Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 12 de julio de 2015

Caponata siciliana (Comisario Montalbano) / Sicilian caponata (Inspector Montalbano)

La serie de El Comisario Montalbano ha sido un descubrimiento reciente para mí y no sólo por ser unos relatos policíacos magníficos, ni por los maravillosos escenarios en que se desarrolla ni por unos personajes que se me han metido en el corazón. Es que también me han dado a conocer la cocina siciliana, atractiva, deliciosa, intrigante... En fin, empiezo hoy una nueva sección dedicada a los platos que han ido apareciendo de la mano del gourmet Salvo Montalbano.
La receta de hoy es una especie de pisto a la italiana que recuerda también a los relish ingleses. Se toma a temperatura ambiente, sola o acompañando a pescado o carne. El nombre, Caponata, a muchos os recordará a la gallina Caponata de los programas infantiles, pero no tiene nada que ver. La elaboración lleva varios pasos pero una vez que se pone uno la verdad es que se hace del tirón y el resultado merece la pena. Y mucho.
 Ingredientes (6 personas)
2 berenjenas (alrededor de 1 kg)
4 ramas de apio (alrededor de 1/2 kg)
1/2 cebolla (alrededor de 250 grms)
50 grms de alcaparras
1 bote de aceitunas negras deshuesadas
60 grms de piñones
1 bote de tomate triturado (480 grms) o 1/2 kg de tomate natural
50 grms de azúcar
50 grms de vinagre
aceite de oliva
sal
Empezamos preparando las berenjenas. Las lavamos y primero las cortamos en rodajas como de 1 cm de grosor.
Cortamos cada rodaja en tiras a lo largo
Giramos la rodaja y volvemos a cortar a lo largo para que nos queden cuadraditos
Según vayamos cogiendo práctica esto lo podremos hacer con dos o más rodajas a la vez. Vamos poniendo los cuadraditos en un escurridor. Cuando ya estén todos echamos por encima un buen puñado de sal.
Ponemos un plato debajo del escurridor y encima otro con algo que pese (como veis yo usé un paquete de arroz). Se trata de conseguir que la berenjena suelte su líquido amargo. Las dejamos así alrededor de 1 hora mientras vamos preparando el resto de ingredientes.
Ponemos agua a hervir en una cazuela, con un pellizco de sal. Lavamos el apio, eliminando las hojas. Cortamos los tallos primero en dos o tres tiras y después en trocitos como de 1 cm.
Cuando el agua esté hirviendo echamos el apio en la cazuela y lo dejamos hervir a fuego fuerte durante 4 minutos.
Lo escurrimos y lo colocamos en un paño limpio para que se seque bien.
A continuación picamos la cebolla.
Ponemos 3 cucharadas de aceite en una cazuela y pochamos la cebolla, removiendo de vez en cuando, a fuego muy bajito, durante 10 minutos.
Ponemos las alcaparras en un colador y las pasamos por el chorro de agua fría para que se desalen.
Escurrimos las aceitunas. Pasados los 10 minutos de pochar la cebolla, añadimos las alcaparras, las aceitunas y los piñones a la cazuela. Debo confesar que dado el precio tremendo de los piñones en la actualidad yo los sustituí por pipas de calabaza peladas. Creo que tampoco quedaría mal con unas almendras.
Lo mezclamos todo bien, subimos un poquito el fuego, y dejamos que se haga todo junto durante otros diez minutos, removiendo de vez en cuando.
Mientras tanto eliminamos el líquido que hayan soltado las berenjenas y las pasamos por el chorro de agua fría para eliminar el exceso de sal. Las distribuimos por un paño limpio para que se sequen bien.
Añadimos el bote de tomate a la cazuela, mezclamos todo bien, y lo dejamos hacer a fuego bajito durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando.
Mientras tanto ponemos abundante aceite en una sartén grande y freímos las berenjenas, a fuego medio/alto, durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
Una vez fritas (un poco tostaditas, como veis), las ponemos en un colador sobre un bol para que se escurra bien el aceite sobrante.
Pasados los 20 minutos de elaboración de la mezcla de tomate, añadimos las berenjenas a la cazuela
Mezclamos bien y añadimos el apio
Volvemos a mezclarlo todo bien. En un vaso ponemos el vinagre y el azúcar
Lo removemos para que se mezcle y lo añadimos a la cazuela. Le damos unas vueltas, subimos el fuego, y lo dejamos hacer, sin dejar de remover, durante un par de minutos, a fuego fuerte para que se eliminen los vapores del vinagre.
Pasamos la caponata a una fuente y la dejamos enfriar totalmente antes de servirla. Debe estar a temperatura ambiente.
Bon appétit!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll