Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 26 de octubre de 2014

Budines de toffee con frutas / Sticky toffee puddings

Ya os imaginareis que sigo liada con mil cosas y, aunque mi intención es buena, apenas saco tiempo para cocinar. Suspiro... De hecho, la receta de hoy corresponde a una agradabilísima reunión con buenos amigos de hace más de un mes. Se la hice como postre, usando melocotones que entonces había todavía. Podéis sustituirlos por melocotones de lata, dadas las fechas. Queda riquísimo, para repetir, y la salsa que los acompaña es una maravilla e indispensable para que los budines puedan apreciarse bien.
Ingredientes (6 personas)
Budines
100 grms de mantequilla a temperatura ambiente
1 manzana reineta parda grande
1 melocotón grande (ó 4 mitades de bote)
50 grms de azúcar blanco
100 grms de azúcar moreno
2 huevos batidos, a temperatura ambiente
200 ml de leche
180 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de gengibre en polvo
Salsa de Toffee
125 grms de mantequilla
80 grms de azúcar moreno
50 grms de azúcar blanco
1 cucharadita de azúcar avainillado
250 ml de nata para montar
Empezamos preparando la fruta. Pelamos la manzana y el melocotón (si lo usamos fresco) y partimos la fruta en cuadraditos. La ponemos en una sartén grande con 1 cucharada de azúcar moreno y 1 cucharada de mantequilla.
La dejamos hacer a fuego medio alto durante unos 5 minutos, hasta que la fruta esté blanda. Si usamos melocotones de bote primero tenemos la manzana un par de minutos en la sartén y luego añadimos los melocotones durante los minutos restantes. Separamos la sartén del fuego y lo dejamos enfriar.
Mientras tanto untamos los moldes de mantequilla. Precalentamos el horno a 180 grados. 
Cuando la fruta esté fría, colocamos dos o tres cucharadas en el fondo de cada molde.
En un bol batimos la mantequilla con el azúcar moreno y el azúcar blanco hasta tener una mezcla muy cremosa. Le añadimos un huevo y batimos hasta que esté totalmente incorporado. Añadimos el otro huevo y volvemos a batir. Finalmente añadimos la leche y volvemos a batir. En otro bol mezclamos la harina, la levadura y el gengibre. Se lo añadimos a la mezcla anterior y ponemos la batidora a velocidad mínima. Se trata sólo de que se mezcle. Quedará una masa pegajosa. Vamos echando cucharadas de esta masa en los moldes en que teníamos la fruta y los ponemos en una bandeja de horno.
Los horneamos durante unos 15 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga seco.
Mientras tanto vamos preparando la salsa. En una sartén grande ponemos la mantequilla, el azúcar blanco, el azúcar moreno y el azúcar avainillado.
Cuando se haya derretido la mantequilla, a fuego medio, añadimos la nata y llevamos a ebullición, removiendo, a fuego medio. Lo dejamos hacer todo junto durante un par de minutos.
Una vez listos los budines los desmoldamos en platos individuales. En el momento de servir, recalentamos la salsa y se la echamos por encima a los budines.
Bon appétit!

2 comentarios:

  1. Ummm qué postre más rico, imagino como tiene que estar de bueno y con la salsa de toffee una maravilla...
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll