Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 30 de septiembre de 2013

Pechuga de pollo con cítricos / Citrus chicken breast fillets

Siguiendo en la línea de platos únicos viene la receta de hoy. Es muy rápida de hacer y con un poquito de cuscús o un puré de patatas tendremos la comida lista en un pis-pas. Empieza el otoño y necesitamos recargarnos de vitamina C para prevenir catarros y gripes. Los filetes de pechuga se hacen en zumo de naranja y limón y también llevan su ralladura. Es una combinación agridulce deliciosa.
Ingredientes (6 personas)
1 pechuga y media de pollo en filetes finos
2 cucharadas soperas de comino molido
1 cucharadita de pimienta negra
1 cucharadita de sal
el zumo y la ralladura de 1 naranja
el zumo y la ralladura de 1/2 limón
1 vasito de vino blanco
aceite de oliva
Preparamos en un plato las especias que vamos a usar para macerar el pollo: 1 cucharada de comino molido, la pimienta negra y la sal.
Le añadimos 2 cucharadas de aceite de oliva y lo mezclamos bien.
Vamos untando los filetes de pechuga en esta marinada y pasándolos a otro plato. Les echamos por encima la marinada que sobre.
A continuación rallamos la naranja y el limón y reservamos la ralladura.
Exprimimos la naranja y medio limón. Cubrimos de aceite el fondo de una sartén y freímos los filetes de pechuga, durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando y añadiendo también a la sartén la marinada que hubiera podido quedar en el plato.
Incorporamos ahora la otra cucharada de comino, la ralladura de los cítricos y los zumos.
Lo mezclamos todo bien y añadimos el vino. Lo llevamos a ebullición y dejamos que hierva un par de minutos a fuego fuerte para que se elimine el alcohol.
Bajamos el fuego y dejamos que se haga, semitapado durante 20 minutos. En este tiempo podemos preparar el cuscús siguiendo las instrucciones del fabricante. Y ya está
Servimos acompañado de un poco de cuscús y de un buen pan para mojar en la salsa.
Bon appétit!

domingo, 29 de septiembre de 2013

Arroz de ropa vieja / Meat and chicken rice

Menudo diluvio universal hemos tenido anteayer. Después de semanas de sol y calorcito el otoño ha entrado de repente y con poderío. Me supongo que algún día bueno tendremos todavía antes de que empiece el frío pero mucho me temo que se acabó lo bueno. En fin, toda estación tiene su aquél y uno de los "aqueles" es que el cuerpo nos vuelve a pedir platos calientes. La receta de hoy es una rica manera de aprovechar los restos de cocido más allá de la conocida ropa vieja. He usado caldo, un trozo de carne de morcillo y el muslo y contramuslo de gallina que me habían sobrado de un cocido y unos espárragos trigueros que tenía por la nevera. El resultado ha sido delicioso.
Ingredientes (6 personas)
1/2 cebolla picada
1 pimiento rojo picado
1 pimiento verde italiano picado
1 puerro pelado y picado
1 tomate mediano pelado y picado
1 manojo de espárragos trigueros
1 trozo de carne de cocido de unos 15 cms
1 muslo y contramuslo de gallina del cocido
1 vaso y medio (de los de agua) de arroz
3 vasos y medio de caldo de cocido
1 pellizco de sal
aceite de oliva
Cubrimos el fondo de una paellera o sartén grande de aceite y pochamos toda la verdura menos los espárragos, con un pellizco de sal, a fuego medio, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos.
Añadimos el tomate y seguimos sofriéndolo otros 5 minutos hasta que se ablande y se vaya deshaciendo. Añadimos ahora los espárragos lavados y cortado en trozos de 1 cm y medio de largo. Reservamos las puntas para adornar. Añadimos también las carnes desmenuzadas.
Ponemos a calentar el caldo en una cazuela o lo calentamos en el microondas. Añadimos el arroz a la paellera y lo rehogamos bien durante un par de minutos.
Incorporamos ahora el caldo, rectificamos de sal y colocamos las puntas de espárrago que habíamos reservado.
Lo dejamos hervir a fuego medio durante 15 minutos. Se absorberá prácticamente todo el caldo.
Lo dejamos reposar 5 minutos tapado con un paño de cocina limpio y ya está.
Lo servimos adornando las raciones con una punta de espárrago.
Bon appétit!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Falsa babilla en olla rápida / Pressure cooker roastbeef

Ay, Señor, una vez más empieza el curso, las prisas y el poco tiempo para todo. La receta de hoy es estupenda porque se hace de víspera, permite congelar la carne, cortada en filetes, y resulta de lo más cómodo para comidas de entresemana. También es estupenda para reuniones familiares de finde. Con un acompañamiento de champis, por ejemplo, o de un puré de patatas espeso es un plato único fantástico.
He usado una pieza de falsa babilla pero también podría hacerse con un redondo. La he acompañado con una guarnición de champiñones al ajillo con limón.
 Ingredientes (6 personas)
1kg de falsa babilla
1 cebolla
1 puerro
1 zanahoria
2 tomates pelados y picados
1 vaso de vino
sal
pimienta negra molida
aceite de oliva
Pedí en la carnicería que me envolviesen la carne en una malla para que no se deformara al hacerla. En su defecto podéis atarla con bramante. La salpimenté bien por todas partes.
Cubrí de aceite generosamente el fondo de la olla y doré la carne.
Mientras tanto pelé y piqué la cebolla y los puerros. Lavé, pelé y corté en rodajas la zanahoria.
Cuando la carne estuvo dorada, la reservé en un plato. Retiré prácticamente todo el aceite de la olla. Sólo dejé lo suficiente (unas 3 cucharadas) para pochar la cebolla, la zanahoria y el puerro, con un pellizco de sal, a fuego medio, durante 10 minutos. Añadí entonces el tomate.
Lo mezclé todo bien y lo dejé hacer junto durante otros 5 minutos.
Añadí entonces el vino y lo dejé hervir durante un par de minutos para que se evaporara el alcohol. Incorporé entonces la carne.
Cerré la olla rápida y lo dejé hacer durante 30 minutos. Para comprobar si la carne está ya dejamos que salga toda la presión de la olla, la abrimos y la pinchamos con una aguja. Si penetra facilmente ya está lista.
La dejé enfriar en la olla, con la tapa puesta. La carne es fácil de cortar cuando está fría. Si la preparáis de víspera lo mejor es dejarla en la olla hasta el momento de ir a usarla.
Cuando iba a servirla saqué la carne de la olla. Le quité la malla y la corté en filetes. Pasé la salsa por la batidora. Yo serví los filetes de modo individual, calentándolos en el microondas con tres cucharadas de salsa caliente por encima y el resto de la salsa en salsera individual aparte. Podríais también cortar toda la carne en filetes, cubrirla con la salsa caliente y calentarlo todo junto en el microondas. La acompañe de unos champis al ajillo con limón.
Bon appétit!

lunes, 23 de septiembre de 2013

Pastel de brécol, setas y cebolla al tomillo / Thyme broccoli, mushrooms and onion pie

Pensando en mis amigos vegetarianos he hecho esta tarta de setas, brócoli y cebolla acompañada de una salsa de tomate casera. El tiempo de preparación es breve y está también muy rica de un día para otro templada en el microondas. La salsa de tomate la alegra visual y gustativamente, ya lo veréis. 
Ingredientes (6 personas)
Pastel
2 cebollas
300 grms de brócoli
300 grms de setas
2 tomates medianos
100 grms de queso gouda, cheddar o manchego rallado
5 huevos
1 cucharadita de pimienta negra molida
3 cucharaditas de tomillo
aceite de oliva
sal
Salsa de tomate
2 tomates grandes pelados y picados
1 cucharadita de azúcar
sal
aceite de oliva
 
Cubrimos de aceite el fondo de una sartén. Pochamos a fuego medio, durante 10 minutos, la cebolla pelada y picada menudita, con un pellizco de sal, 1/2 cucharadita de pimienta negra molida y una cucharadita de tomillo.
La ponemos a escurrir en un colador sobre un bol.
Lavamos el brócoli y cortamos sólo las florecitas. Cortamos las setas en trozos pequeños. Volvemos a cubrir de aceite el fondo de la sartén y repetimos la operación con el brócoli y las setas con un pellizco de sal, media cucharadita de pimienta y otra cucharadita de tomillo.
Lo dejamos hacer otros diez minutos, a fuego medio alto, removiéndolo de vez en cuando. Las setas irán soltando su agua y el brócoli se pondrá de un color esmeralda precioso. 
Pasamos la cebolla que teníamos escurriendo a un plato y ponemos ahora a escurrir la mezcla de brócoli y setas.
Precalentamos el horno a 190 grados. Batimos los huevos con otro pellizco de sal y la última cucharada de tomillo. Lavamos los tomate y los cortamos en rodajas finas y luego en medias lunas, excepto dos rodajas. Untamos de aceite un molde de horno alto. Forramos el fondo con un círculo de papel de horno.
Colocamos unas medias lunas y una rodaja de tomate en el fondo del molde. Procuramos que quede bonito porque esta es la parte que va a quedar a la vista cuando desmoldemos el pastel.
Distribuimos por encima la mitad de la cebolla frita.
La espolvoreamos con un tercio del queso rallado.
Distribuimos por encima la mezcla de brócoli y setas.
Volvemos a espolvorear con otro tercio del queso rallado.
Echamos por encima el resto de la cebolla.
Cubrimos con el resto del tomate en rodajas.
Vertemos encima los huevos batidos. Cuando el líquido se haya absorbido espolvoreamos con el queso restante.
Y al horno con el pastel durante 40 minutos. Mientras tanto podemos aprovechar para hacer la salsa de tomate. Ya sabéis, laváis y peláis los tomates y los cortáis en trozos pequeños. Cubrís de aceite el fondo de una sartén y añadís el tomate y un pellizco de sal. Lo dejáis hacer a fuego medio durante 20 minutos. Añadís el azúcar lo mezcláis todos bien y 5 minutos después ya está lista la salsa para pasarla por el pasapurés. Para entonces ya podremos sacar nuestro pastel del horno.
Lo dejamos reposar 5 minutos y pasamos un cuchillo de postre por los laterales. Colocamos encima la fuente en que vayamos a servirlo e invertimos el molde protegiéndonos del calor con un paño de cocina. Cubrimos con unas cucharadas de salsa de tomate y servimos el resto de la salsa aparte.
Bon appétit!

sábado, 21 de septiembre de 2013

Tarta de ciruelas amarillas / Yellow plums pie

Al preparar las fotos para subir la receta de hoy me he dado cuenta de que con el jaleo de la comida familiar en que la serví no hice las fotos correspondientes a la tarta ya horneada. Ay, Señor, qué memoria la mía. A pesar de todo, como el resultado final no discrepa mucho de la tarta antes de hornearla he decidido subirla al blog de todas maneras.
Es una tarta que gustará a los amantes de la crema pastelera casera. La ligera acidez de las ciruelas contrasta muy bien con ella y resulta una tarta muy colorida. Es conveniente que esté fría del todo antes de servirla.
Ingredientes
Base
200 grms de harina
100 grms de mantequilla fría
1 cucharada de azúcar
1 pellizco de sal
1 cucharadita de canela
1 huevo
Relleno
250 ml de leche
1 cucharada de azúcar avainillado
3 yemas de huevo
60 grms de azúcar
1 cucharada de maizena
6 ciruelas amarillas
Empezamos preparando la masa de la base. Es una masa quebrada cuya elaboración ya he descrito en otras muchas ocasiones. Ya sabéis que si tenéis un robot de cocina el procedimiento es sencillo y rápido. También se puede hacer a mano, usando dos cuchillos para deshacer la mantequilla en la mezcla de harina, azúcar y canela y después incorporar el huevo amasando. En mi caso puse los ingredientes secos en el vaso del robot junto con la mantequilla.
 Puse en marcha el aparato y en unos segundos tenía una mezcla de consistencia terrosa.
Añadí el huevo y volví a poner en marcha el aparato y en menos de un minuto tenía la masa lista.
Precalenté el horno a 180 grados. Unté de mantequilla una fuente de horno que luego pudiera sacar a la mesa. Con los dedos estiré la masa sobre la fuente y la pinché con un tenedor.
La cubrí de aluminio y distribuí por encima unos garbanzos secos para que con el peso la masa no subiera al cocerse.
Y al horno con ella durante 15 minutos. Le quité el aluminio y los garbanzos y la volví a meter en el horno otros 10 minutos. La saqué y la dejé enfriándose mientras preparaba la crema pastelera.
En el vaso del robot de cocina puse las yemas, el azúcar y el azúcar avainillado y lo dejé que se batiera durante 1 minuto.
Añadí la maizena y lo volví a batir.
Puse la leche a calentar en una cazuela. Cuando empezó a humear volví a poner en marcha el robot y le fui incorporando la leche poco a poco, como si estuviera haciendo una mayonesa. La finalidad de esto es que la mezcla de huevos, azúcar y maizena se atempere al ir echando poco a poco la leche y que las yemas no se cuajen. Eché la mezcla en la cazuela.
Lo tuve a fuego medio, sin dejar de batir con las varillas durante un par de minutos. Muy rapidamente la crema se espesó. La separé del fuego y la dejé enfriar.
Lavé las ciruelas y las deshuesé. Las partí en cuartos y alguna, más grande, en octavos.
Cuando la crema pastelera ya estaba fría volví a batirla con las varillas para deshacer la costrilla que se había formado encima. Si vamos a tardar más en montar la tarta podemos cubrir la crema con film y meterla en la nevera. No se formará costra. 
Rellené la base con la crema.
La cubrí con las ciruelas
 y la metí en el horno (a 180 grados) durante 40 minutos. Y esa es la foto que falta! En cualquier caso, bon appétit!

Foodieblogroll