Imprimir

Print Friendly and PDF

viernes, 13 de julio de 2012

Budín de manzana / Apple pudding

La manzana es una de las frutas más versátiles en la cocina. Se utiliza como ingrediente de platos dulces y salados, de postres, salsas, acompañamientos, mermeladas, ensaladas. Contiene antioxidantes y celulosa, sacia el apetito, nos proporciona vitaminas. Hay infinidad de variedades, cada cual más rica de sabor y más bonita de aspecto, con texturas diferentes y pieles de todos los colores. Y no olvidemos que con ella se hace la sidra y un vinagre espectacular. ¡Que viva la manzana! En la receta de hoy, las manzanas golden y las starky se unen en un rico budín caramelizado que servido bien frío es un broche perfecto para cualquier comida.
Ingredientes (8 personas)
4 manzanas golden
4 manzanas starky
150 grms de azúcar
1 cucharada de mantequilla
4 huevos
1 vaso de vino de agua
1 vaso de vino de azúcar
Usé manzanas golden de la variedad Perlín pero cualquier otra le iría bien. Se podrían utilizar también las reinetas tradicionales.
Pelamos las manzanas y las cortamos en trozos ni muy grandes ni muy delgados. Las ponemos en una cazuela junto con los 150 grms de azúcar y la mantequilla a fuego medio alto.
Las dejamos hacer, moviendo con cuidado de vez en cuando, alrededor de media hora. Se trata de que se ablanden pero sin llegar a deshacerse.
La manzanas starky son más duras. No importa si quedan algo más tiesas que las golden. El tiempo de horno se encargará de terminar de cocerlas. Apartamos las manzanas del fuego y las dejamos enfriar totalmente.
En un cazo llevamos a ebullición el vaso de agua y el vaso de azúcar. Al cabo de un minuto de hervir se pondrá de un tono oscuro.
Echamos este caramelo en un molde rectangular de horno y lo distribuimos bien. Cuidado con las quemaduras de caramelo, son dolorosísimas.
Precalentamos el horno  a 200 grados. Batimos los huevos y los añadimos a las manzanas totalmente frías de la cazuela. Lo mezclamos todo bien y lo ponemos en el molde caramelizado que también estará totalmente frío.
Deben quedar unos dos cms hasta el borde porque el budín subirá al cocerse. Colocamos el molde en una bandeja con agua en el horno para que se haga al baño maría. Unos 30 minutos después estará listo. Para comprobarlo lo pinchamos con un palillo de madera. Si sale seco, ya está el budín.
No importa que las manzanas se tuesten algo por arriba. Lo dejamos enfriar durante 15 minutos y lo desmoldamos sobre una fuente bonita. Lo podemos adornar con unas cerezas o con algo de nata. Una vez totalmente frío lo metemos en la nevera por lo menos dos horas.
Y listo para comer, sólo o acompañado de helado.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Mi lista de blogs

Foodieblogroll