Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 26 de abril de 2014

Hornazo de Salamanca 3 / Salamanca Easter Pie 3

Y un año más Cefe y yo hemos preparado el tradicional hornazo de Salamanca. En años anteriores he compartido con vosotros la receta de Cefe (podéis verla pinchando aquí) y otra receta tradicional (que podéis ver pinchando aquí). Este año he probado con una masa distinta que lleva algo de manteca de cerdo y me ha encantado el resultado. Es la que comparto con vosotros. Está inspirada en un documental sobre su elaboración del que me habló mi amiga Rosa Mari (podéis verlo pinchando aquí). Animaos a hacerlo y repetiréis.
Ingredientes
Masa
600 grms de harina
20 grms de levadura fresca
115 ml de leche 
75 grms de manteca de cerdo
90 ml de aceite
un buen pellizco de sal
1 huevo
1 huevo para pintar el hornazo
Relleno
350 grms de chorizo tierno, cortado en rodajas no muy finas
10 filetes gorditos de lomo de cerdo adobado
350 grms de jamón serrano en lonchas
3 huevos duros
Ponemos la manteca a derretir a fuego suave en una sartén.
Asustamos en la manteca derretida las rodajas de chorizo, vuelta y vuelta. 
Reservamos el chorizo y lo dejamos enfriar. Mezclamos la manteca, que tendrá un color rojizo del pimentón del chorizo, con el aceite. Lo dejamos enfriar. Mientras tanto templamos la leche en el microondas, unos 20 segundos, y disolvemos en ella la levadura. Cuidado con calentar demasiado la leche porque mataríamos la levadura. Yo hice la masa en mi Kitchen Aid pero también podríais amasarla al modo tradicional. En el vaso de la Kitchen Aid ponemos la harina, la sal, el huevo batido, la leche con la levadura disuelta y el aceite.
Ponemos en marcha el aparato a velocidad 1 para que se mezclen los ingredientes. Luego la subimos a velocidad 4 y dejemos que se amase hasta que las paredes del vaso estén limpias. Quizá haga falta añadir algún pellizquito más de harina.
Pasamos la masa a un bol grande.
 lo cubrimos con un paño húmedo y lo dejamos en un lugar cálido, al abrigo de corrientes, durante 1 hora o hasta que la masa haya duplicado su volumen.
Precalentamos el horno a 200 grados. La dividimos en dos partes, una más grande para la base del hornazo y otra más pequeña para la tapadera. Estiramos la más grande con el rodillo y la colocamos en una bandeja de horno cuyo fondo habremos forrado con aluminio. Recortamos los bordes. Colocamos encima las rajas de chorizo.
Distribuimos por encima los filetes de lomo, cortados en dos. Sobre ellos ponemos el jamón y lo coronamos todo con los huevos duros cortados en rodajas gorditas.
Estiramos la otra bola de masa y cubrimos el relleno. Vamos apretando los bordes de la masa para sellarlo.
Recortamos la masa sobrante. Vamos volviendo hacia arriba los bordes para sellar completamente el hornazo. Con los recortes de masa le hacemos unos adornos. Lo pintamos con el huevo batido.
Y al horno con el durante unos 50 minutos, hasta que esté doradito.
Lo dejamos enfriar cubierto con un paño y lo pasamos a la bandeja en que vayamos a servirlo. Y ya está:
Bon appétit!

sábado, 5 de abril de 2014

Cake de compota de fresas / Strawberry compote cake

Ya os habréis imaginado que llevo unas semanas espesas de cosas y casos. No es que no haya cocinado es que no he tenido tiempo material de subir recetas. Puedo prometer enmienda pero mejor que no lo haga porque las semanas próximas no van a ser mejores. En fin, a ver cómo se da la cosa. Tan y mientras aquí tenéis una receta ideal para desayunos y meriendas. Con un buen té o un café y tomado con cucharilla está de muerte. No es una tarta, que conste, aunque a primera vista pueda parecerlo. Lleva una cobertura similar al merengue. La masa es distinta a las habituales pero rica, rica, rica.
Ingredientes
Masa
120 grms de mantequilla y un poquito más para untar el molde
200 grms de azúcar y dos cucharadas más para el molde
190 grms de harina
1 pellizco de sal
6 huevos
Compota de Fresa
1/2 kg de fresas lavadas y cortadas en trozos
30 grms de azúcar
2 cucharadas de vinagre
Cobertura
2 claras de huevo
200 grms de azúcar glas
1 cucharada de vinagre
1 pellizco de sal
Empezamos forrando la base de un molde desmoldable con aluminio. Lo untamos bien de mantequilla y lo espolvoreamos de azúcar.
Preparamos dos cazuelas, una más grande y otra más pequeña que encaje en ella. El primer paso para hacer esta más es al baño maría. Echamos agua en la cazuela grande de modo que al poner dentro la pequeña el agua no llegue a tocarla. La ponemos a hervir.
Mientras tanto ponemos el azúcar y los huevos en la cazuela pequeña.
Lo batimos todo con las varillas.
Ponemos la cazuela pequeña dentro de la grande. 
 Bajamos el fuego, de modo que el agua hierva poquito a poquito y salga vapor. Seguimos batiendo con las varillas unos 5 minutos hasta que el azúcar se haya disuelto. Apagamos el fuego y ponemos la cazuela pequeña encima de la encimera.
Precalentamos el horno a 180 grados. Derretimos la mantequilla en el micro-ondas (en menos de un minuto estará lista). La dejamos enfriar mientras seguimos preparando la masa. Con la batidora eléctrica lo batimos bien durante otros cinco minutos. La mezcla se espesará y se pondrá de un color más pálido.
Vamos añadiendo la harina con el pellizco de sal en tres veces. La mezclamos suavemente con una cuchara metálica.
Añadimos ahora la mantequilla derretida fría.
La mezclamos suavemente con la cuchara. Rellenamos el molde con la masa.
Y al horno con el cake durante 1 hora. Estará listo cuando un palillo largo insertado en el centro salga limpio. Mientras tanto vamos preparando la compota. Ponemos las fresas lavadas y cortadas, el azúcar y el vinagre en una cazuela.
Dejamos que se haga a fuego medio/alto, removiendo, durante 10 minutos. Las fresas irán soltando su juguillo. Al final tendrá pinta casi de mermelada.
Pasamos la compota a un plato y la dejamos enfriar totalmente. 
Cuando haya pasado la hora y el cake esté cocido lo sacamos del horno.
Lo dejamos reposar en el molde 10 minutos. Pasamos un cuchillo de postre por el lateral. Lo desmoldamos con cuidado. Lo invertimos sobre un plato y retiramos la base y el aluminio con que la habíamos forrado.
Lo dejamos enfriar totalmente. Volvemos a invertirlo sobre el plato en que vayamos a servir el cake. Con un cuchillo grande lo partimos con cuidado a la mitad. Lo rellenamos con la compota de fresas cuidando de dejar un cm y medio o dos alrededor para que al taparlo no se escape por los bordes. Reservamos una fresa para adornar.
La cubrimos con la otra mitad.
Preparamos ahora la cobertura. Ponemos en un bol las claras, el azúcar, la sal y el vinagre. Lo batimos todo con la batidora eléctrica hasta que empiece a tener un aspecto espumoso.
 Seguimos batiendo y vamos incorporando el azúcar glas a cucharadas. Ya sabéis que podéis hacer azúcar glas en casa facilmente en el molinillo de café (es mucho más barato que el azúcar glas comprado). Nos quedará una mezcla espesa y brillante líquida. No se trata de hacer merengue.
Ponemos cuatro rectángulos de aluminio debajo de los lados del cake relleno. Se trata de evitar que al poner la cobertura se nos manche el plato.
Vertemos la cobertura por encima, alisando los lados con el dorso de una cuchara metálica o con una espátula. Ponemos en el centro la fresa que habíamos reservado.
Y ahora debemos dejar secar la cobertura, con el cake a temperatura ambiente. En mi caso tardó 2 horas. Pasamos un cuchillo con cuidado por debajo del cake, para separar la cobertura del alumnio. Retiramos el alumnio y ya está:
Éste es el aspecto que tiene por dentro.
 Con un cafelito o un té es una verdadera delicia.
Bon appétit!

Foodieblogroll