Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 28 de enero de 2013

Pastas de limón / Lemon cookies

En Inglaterra a las galletas las llaman biscuits mientras que en Estados Unidos usan biscuits para referirse a una especie de bollos esponjosos típicos de la cocina del sureste. Los biscuits americanos se parecen en su elaboración a los scones ingleses, pero, a diferencia de éstos, se toman como acompañamiento de la comida y no como merienda con nata, mantequilla y/o mermelada. Son, en cierto modo, más parecidos al pan. Por otra parte, los americanos llaman cookies a las galletas. Últimamente, por aquello de la globalización, en Inglaterra se usan ambas palabras para referirse a las galletas pero yo creo que, a veces, diferencian entre biscuits y cookies en Inglaterra como nosotros hacemos entre pastas y galletas. Quizá sea impresión mía. En cualquier caso, hecha esta disquisición, aquí tenéis esta sencilla receta de pastas de limón, similares al shortbread escocés y de sabor delicioso. Y me acabo de dar cuenta de que hasta ahora no había compartido ninguna receta de galletas con vosotros. ¿En qué habré estado yo pensando?
Ingredientes
250 grms de mantequilla a temperatura ambiente
65 grms de azúcar glas
la ralladura de 1 limón
75 grms de maizena
225 grms de harina
Es importante que la mantequilla esté blandita. Si se os ha olvidado sacarla de la nevera podéis meterla en el microondas, a temperatura de descongelar, durante un par de minutos, abriendo el horno cada 30 segundos hasta que empiece a derretirse. La ponemos en un bol junto con el azúcar glas y la ralladura de limón. Ya sabéis que podéis hacer azúcar glas facilmente moliendo azúcar normal en el molinillo de café.
La batimos con la batidora al máximo durante 5 minutos. Se pondrá de un color más pálido y muy esponjosa.
Precalentamos el horno a 190 grados. Añadimos entonces la maizena y la harina y volvemos a batir, a velocidad baja, hasta que esté todo bien mezclado. 
 Con las manos espolvoreadas de harina vamos haciendo bolas del tamaño de las de golf. Las colocamos en una fuente de horno forrada de aluminio, dejando unos cinco cms entre ellas para que no se peguen al cocerse.
 Con un tenedor de postre las aplastamos suavemente a lo largo y a lo ancho para hacerles un dibujo.
Éste es el aspecto que les queda.
Las metemos en el horno durante 20 minutos o hasta que los bordes empiecen a dorarse.
Como veis, no deben quedar demasiado doradas.
Las dejamos enfriar y las guardamos en una caja de hojalata. Son estupendas para los desayunos.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll