Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 26 de octubre de 2014

Budines de toffee con frutas / Sticky toffee puddings

Ya os imaginareis que sigo liada con mil cosas y, aunque mi intención es buena, apenas saco tiempo para cocinar. Suspiro... De hecho, la receta de hoy corresponde a una agradabilísima reunión con buenos amigos de hace más de un mes. Se la hice como postre, usando melocotones que entonces había todavía. Podéis sustituirlos por melocotones de lata, dadas las fechas. Queda riquísimo, para repetir, y la salsa que los acompaña es una maravilla e indispensable para que los budines puedan apreciarse bien.
Ingredientes (6 personas)
Budines
100 grms de mantequilla a temperatura ambiente
1 manzana reineta parda grande
1 melocotón grande (ó 4 mitades de bote)
50 grms de azúcar blanco
100 grms de azúcar moreno
2 huevos batidos, a temperatura ambiente
200 ml de leche
180 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de gengibre en polvo
Salsa de Toffee
125 grms de mantequilla
80 grms de azúcar moreno
50 grms de azúcar blanco
1 cucharadita de azúcar avainillado
250 ml de nata para montar
Empezamos preparando la fruta. Pelamos la manzana y el melocotón (si lo usamos fresco) y partimos la fruta en cuadraditos. La ponemos en una sartén grande con 1 cucharada de azúcar moreno y 1 cucharada de mantequilla.
La dejamos hacer a fuego medio alto durante unos 5 minutos, hasta que la fruta esté blanda. Si usamos melocotones de bote primero tenemos la manzana un par de minutos en la sartén y luego añadimos los melocotones durante los minutos restantes. Separamos la sartén del fuego y lo dejamos enfriar.
Mientras tanto untamos los moldes de mantequilla. Precalentamos el horno a 180 grados. 
Cuando la fruta esté fría, colocamos dos o tres cucharadas en el fondo de cada molde.
En un bol batimos la mantequilla con el azúcar moreno y el azúcar blanco hasta tener una mezcla muy cremosa. Le añadimos un huevo y batimos hasta que esté totalmente incorporado. Añadimos el otro huevo y volvemos a batir. Finalmente añadimos la leche y volvemos a batir. En otro bol mezclamos la harina, la levadura y el gengibre. Se lo añadimos a la mezcla anterior y ponemos la batidora a velocidad mínima. Se trata sólo de que se mezcle. Quedará una masa pegajosa. Vamos echando cucharadas de esta masa en los moldes en que teníamos la fruta y los ponemos en una bandeja de horno.
Los horneamos durante unos 15 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga seco.
Mientras tanto vamos preparando la salsa. En una sartén grande ponemos la mantequilla, el azúcar blanco, el azúcar moreno y el azúcar avainillado.
Cuando se haya derretido la mantequilla, a fuego medio, añadimos la nata y llevamos a ebullición, removiendo, a fuego medio. Lo dejamos hacer todo junto durante un par de minutos.
Una vez listos los budines los desmoldamos en platos individuales. En el momento de servir, recalentamos la salsa y se la echamos por encima a los budines.
Bon appétit!

miércoles, 15 de octubre de 2014

Bundt cake de queso Philadelphia / Philadelphia cream cheese bundt cake

¡Qué semanas llevo! O más bien debería decir meses... El día que yo escriba mis memorias... Pensando en positivo lo bueno es que los problemas se van solucionando y poco a poco voy pudiendo volver a la realidad. Es triste comprobar el grado de mezquindad, la crueldad, la maldad, el egoísmo y la autojustificación que puede llegar a tener la gente. Deseémosles que tanta paz lleven como dejan.
Volviendo a lo nuestro, que debe ser siempre la sonrisa, el optimismo y la buena voluntad, hoy comparto con vosotros una receta absolutamente pecaminosa. Debe ser una inyección de colesterol en vena pero merece la pena y total, un día es un día, y una talla más sólo son unos cms... Podéis hacerlo tanto en un molde como el que uso yo como en uno redondo normal o incluso en dos rectangulares. Es delicioso sólo pero no le iría mal quizá un poquito de mermelada o incluso, como postre, una bola de helado. 
Ingredientes 
250 grms de mantequilla a temperatura ambiente
280 grms de queso Philadelphia a temperatura ambiente
6 huevos a temperatura ambiente
300 grms de azúcar
2 cucharaditas de azúcar avainillada
200 grms de harina
1 pellizco de sal
Es importante que tanto la mantequilla como los huevos y el queso Philadelphia estén a temperatura ambiente. Os recomiendo sacar todo de la nevera la noche anterior.
Empezamos embadurnando bien el molde con un poco de la mantequilla. Así no tendremos problemas para desmoldar el cake luego.
 Precalentamos el horno a 180 grados. Ponemos en un bol grande la mantequilla, el queso Philadelphia, el azúcar y el azúcar avainillado.
Lo batimos todo junto durante 3 ó 4 minutos hasta obtener una mezcla cremosa.
A continuación, siempre batiendo, vamos añadiendo los huevos de uno en uno. 
Esperamos a que cada huevo esté bien incorporado antes de añadir el siguiente. 
Y es el turno de la harina y el pellizco de sal. Ya veis que este cake no lleva levadura. Es importante que mezclemos la harina con la crema de queso, mantequilla y azúcar con la batidora a velocidad baja. Sólo necesita lo justo para que se mezcle todo. Volcamos la masa en el molde y alisamos la superficie un poquito.
Y al horno durante 1 hora más o menos. Estará hecho cuando un palillo largo insertado en el centro salga seco y los bordes empiecen a despegarse del molde.
Lo dejamos reposar unos minutos y lo volcamos en el plato en que vayamos a servirlo.
Lo dejamos enfriar totalmente y listo para comer
Bon appétit!

Foodieblogroll