Imprimir

Print Friendly and PDF

jueves, 2 de enero de 2014

Pastel inglés de jamon y pollo / English Ham and chicken pie

Empezamos el nuevo año con esta receta típica de la cocina inglesa. Ya sabéis que tienen una panadería y repostería exquisitas. La masa de este pastel es distinta a nuestras masas habituales. Lleva manteca y mantequilla derretidas a las que se une la harina en caliente y que apenas necesita amasarse. Los ingleses cuentan en su cocina con multitud de pasteles de este tipo con los rellenos más variopintos, desde caza a carne con patatas a jamón y pollo, como éste. Los hacen grandes o individuales. Se comen fríos y son ideales para reuniones numerosas. Si pincháis aquí podréis ver otro que ya compartí con vosotros hace tiempo. Además, se preparan la víspera y dejan libre a la cocinera para encargarse de otras cosas. En cierto modo, son el equivalente inglés de nuestras empanadas.
 Ingredientes
Relleno
1 cebolla
2 cucharadas de aceite
sal
1 cucharadita de tomillo
pimienta negra molida
4 muslos y contramuslos deshuesados y sin piel
1/2 kg de jamón cocido en lonchas gordas
50 grms de almendras picadas
50 grms de arándanos desecados
50 grms de orejones
1 cucharadita de nuez moscada
Masa
250 grms de harina normal
250 grms de harina de fuerza
100 grms de mantequilla
125 grms de manteca
4 cucharadas de agua
un buen pellizco de sal
1 huevo para pintar
Empezamos preparando el relleno. Pelamos y picamos la cebolla y la ponemos en la sartén junto con el aceite, un pellizco de sal, el tomillo y pimienta molida.
La dejamos pochar, a fuego medio bajo durante unos diez minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que esté transparente.
La reservamos en la misma sartén. Cortamos el jamón en taquitos de 1 cm. Cortamos el pollo en trocitos pequeños. Ponemos un tercio del jamón y un tercio del pollo en la picadora y los picamos.
En el paso siguiente vamos a necesitar arándanos desecados. Ahora se encuentran facilmente en grandes superficies.
Pasamos esta farsa picada a un bol y le añadimos las almendras, los arándanos picaditos y los orejones picaditos también, junto con la cebolla pochada, un pellizco de sal, la nuez moscada y una cucharadita de pimienta negra molida.
Lo mezclamos bien, con las manos bien lavaditas, como si estuviéramos preparando la farsa de unas albóndigas.
En otro bol ponemos el resto del pollo y del jamón en taquitos junto con otro pellizco de sal y también lo mezclamos bien.
Forramos el fondo de un molde desmoldable con aluminio. Lo untamos bien de mantequilla y ponemos unas tiras de papel de horno en los laterales. Al estar el molde enmantequillado se adherirán facilmente.
Precalentamos el horno a 200 grados. En un bol grande ponemos las harinas y un pellizco generoso de sal. Lo mezclamos todo y hacemos un hueco en el centro.
En una cazuela pequeña ponemos la manteca, la mantequilla, un pellizco generoso de sal y el agua.
Lo vamos calentando a fuego suave sin dejar de remover. La manteca y la mantequilla se irán deshaciendo.
Una vez completamente derretidas subimos un poquito el fuego y cuando empiece a espumear y a hervir retiramos la cazuela del fuego.
Echamos esto en el bol de la harina.
Con una cuchara de madera lo vamos removiendo hasta obtener una masa manejable.
Volcamos dos tercios sobre la encimera enharinada y la estiramos con el rodillo. Es una masa bastante blanda así que tendréis dificultades para pasarla entera al molde que habíamos preparado. No importa porque si se rompe podremos unir los trozos facilmente en el molde simplemente presionando un poco con los dedos. Debéis adaptar esta masa bien al molde.
Ponemos la mitad de la mezcla de pollo y jamón en tacos en el fondo, apretando suavemente para que quede bien distribuida.
Distribuimos por encima la farsa de pollo y jamón picados, nuevamente apretando suavemente para que no queden bolsas de aire.
Y finalmente distribuimos por encima el resto del pollo y jamón en taquitos procurando que quede un copete en el centro.
Estiramos el tercio de masa que habíamos reservado y lo colocamos encima. Apretamos los bordes para sellarlos, recortando el exceso de masa. Con estos recortes podemos hacer unos adornos con un cortapastas. Nos enrollamos una tira de aluminio en el dedo para hacer una chimenea que clavaremos en la masa en el centro del pastel. Así saldrá el vapor al cocerse y no se nos deformará. Pintamos esta tapadera con la mitad del huevo batido.
Y al horno con él durante 1 hora. Pasado este tiempo lo sacamos del horno y retiramos con cuidado el aro del molde. 
Pintamos los laterales con el huevo que habíamos reservado y volvemos a pintar la superficie del pastel. Y otra vez al horno con él durante otra media hora hasta que esté doradito.
Lo dejamos enfriar totalmente y listo para comer.
Éste es el aspecto que tiene por dentro
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll