Imprimir

Print Friendly and PDF

viernes, 31 de agosto de 2012

Helado de frutos rojos / Berry ice cream

Confieso que he pecado: me he comprado la heladera de Kitchen Aid. Llevaba meses dudando, diciéndome que realmente no la necesitaba, que el que rehuye la tentación evita el peligro. Pero, al final, he caído, y estoy feliz con ella. La primera prueba ha sido este helado de mermelada de frutos rojos con un resultado fantástico. He seguido las indicaciones de Mercado Calabajío, adaptando la receta, y todo ha ido de cine, nada que ver con el helado industrial.
 Ingredientes
200 grms de mermelada de frutos rojos
1/2 litro de nata para montar
250 ml de leche
2 cucharadas de queso Philadelphia
4 cucharadas de azúcar
La heladera de la Kitchen Aid es básicamente un bol que se adapta al aparato.
Lleva en el interior un líquido congelante. Debe guardarse en el congelador durante, al menos, 15 horas antes de utilizarlo para hacer helado. Tiene unas aspas que también se adaptan al aparato y que "mantecan" o montan el helado. Lo mejor es hacerle un hueco en el congelador y dejarlo ahí permanentemente. Así siempre estará listo cuando queramos hacer helado casero.
Empezamos calentando la leche y disolviendo la mermelada en ella.
Dejamos enfriar totalmente y metemos en la nevera durante por lo menos una hora. Entonces ponemos en un bol la nata, el queso y el azúcar. Para los helados se utiliza algo llamado azúcar invertido que evita que se formen cristales de hielo. Se puede comprar en grandes superficies o preparar en casa. Pinchando aquí podéis ver cómo se hace. Yo no tenía y usé azúcar normal. He visto después que la miel funciona casi también como el azúcar invertido. Ya probaré ambas cosas y os contaré. 
Decía que ponemos en un bol la nata, el queso y el azúcar. Lo batimos hasta montarlo.
Lo mezclamos con la leche con mermelada, después de haberla tenido una hora en la nevera, usando una espátula, con movimientos envolventes procurando que la nata se baje lo menos posible. Es importante que todo esté muy frío.
Volvemos a meterlo en la nevera otra hora. Lo ponemos en el bol heladera de la Kitchen Aid y dejamos que el aparato lo bata ("manteque") a velocidad 1 durante 15 minutos. Así estaba a los 5 minutos.
Y así al final
Lo pasamos a un tupper con ayuda de una espátula no dejándonos nada en el bol ni en las aspas.
Y al congelador durante tres horas para que acabe de hacerse.
Bon appétit!

miércoles, 29 de agosto de 2012

Marmitako / Tuna stew

En casa mi madre solía hacer un guiso de bonito con tomate muy similar al de la receta tradicional vasca. Recuerdo que llevaba mucha cebolla y que estaba estupendo tanto caliente como frío. Aprovechando que estamos en la mejor época para comprar un buen bonito, aquí tenéis el tradicional marmitako, que lleva también patatas amén de pimiento rojo y verde.
Ingredientes (6 personas)
1 cebolla picadita
1 pimiento rojo lavado y cortado en cuadraditos
1 pimiento verde lavado y cortado en cuadraditos
2 ajos picados
2 tomates medianos lavados, pelados y picados
2 cucharaditas de azúcar
2 patatas grandes peladas, lavadas y cortadas en trozos
2 hojas de laurel
agua
sal
pimienta negra
2 rodajas de bonito
aceite de oliva
Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela grande. Pochamos en él la cebolla y el ajo durante 5 minutos a fuego medio/bajo. Añadimos los pimientos, lo mezclamos todo bien, salpimentamos y seguimos haciendo otros 10 minutos.
Incorporamos entonces el tomate. Lo dejamos hacer durante 15 minutos. Añadimos el azúcar y rectificamos de sal. 
 Echamos las patatas que habremos cortado "chascándolas". Esto es, cortamos con un cuchillo y cuando ya está casi cortado el trozo de patata usamos el cuchillo de palanca para separarlo. Así se consigue que las patatas segreguen más almidón y que la salsa se espese. Las rehogamos en la salsa.
Las cubrimos con agua fría
Añadimos el laurel, llevamos a ebullición y lo dejamos hacer al chup-chup unos 25 minutos o hasta que al pinchar las patatas con un tenedor veamos que estén cocidas.
Mientras tanto cortamos el bonito en dados, eliminando las espinas y limpiándolo de piel y sangre. Lo lavamos. Cuando las patatas están hechas añadimos el bonito y mezclamos todo bien. Tapamos la cazuela y lo dejamos hacer 5 minutos. Et voilá
 Bon appétit!

lunes, 27 de agosto de 2012

Pasta con langostinos, pimiento y calabacín / Prawn, green pepper and courgette pasta

Siguiendo con las recetas de pasta, aquí tenéis una con langostinos y verduritas. Pueden utilizarse langostinos crudos o congelados. Ya sabéis que suele haber buenas ofertas. Es cuestión de aprovecharlas y congelar para recetas como ésta en un mes sin erre. Con una buena ensalada son un plato único estupendo y de buen precio.
Ingredientes (4 personas)
24 langostinos crudos 
2 ajos
1 pimiento verde picado
1/2 calabacín lavado y en cuadraditos
1 cucharadita de pimienta de cayena (opcional)
aceite de oliva 
sal
pimienta negra molida (opcional)
300 grms de farfalle (lacitos) vegetales
Cubrimos el fondo de una sartén honda con aceite de oliva y lo calentamos. Salteamos los langostinos durante 1 minuto. No queremos que se hagan del todo porque si no luego quedarán secos.
Pasamos los langostinos y el aceite a un colador sobre un bol. Vamos a usar ese aceite con sabor a langostino. Dejamos enfriar los langostinos y los pelamos.
En la misma sartén echamos el aceite escurrido de los langostinos y freímos los pimientos y el ajo durante cinco minutos a fuego medio. Es el momento de añadir también la cayena, si nos gusta el picante, o un poco de pimienta negra molida. Echamos también un pellizco de sal.
Añadimos el calabacín bien lavado y cortado en cuadraditos. La piel del calabacín es rica y contiene muchas vitaminas y minerales. Lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer otros cinco minutos.
Lo apartamos del fuego y hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Echamos un cazo del agua de hervir la pasta en la sartén de las verduras. Escurrimos la pasta. Volvemos a poner la sartén al fuego y llevamos a ebullición. Rectificamos de sal.
Añadimos los langostinos pelados. Les damos unas vueltas para que se calienten
 Y salteamos la pasta en ellos.
Et voilá, con o sin parmesano rallado, delicioso
Bon appétit!

viernes, 24 de agosto de 2012

Tarta de ciruelas / Plum Pie

Existen infinidad de variedades de ciruelas, rojas, verdes, amarillas, a cual más deliciosa y todas llenitas de vitaminas, minerales y fibra. Este año vienen especialmente buenas. Son ideales para la elaboración de tartas fresquitas, fresquitas para los calores estivales. La receta de hoy lleva una base de chocolate y un relleno de mascarpone con miel. Se prepara la víspera y es vistosa y adictiva.
Ingredientes
Topping de ciruelas
14 ciruelas rojas grandes (no demasiado maduras)
150 grms de azúcar
1 cucharadita de azúcar avainillado
el zumo de medio limón
Base
150 grms de harina
75grms de cola-cao
100 grms de azúcar
150 grms de mantequilla
2 huevos
Relleno
1 tarrina de 200 grms de mascarpone
2 cucharadas de queso Philadelphia
2 cucharadas de miel
Empezamos preparando las ciruelas que cubrirán la tarta. Es mejor que las ciruelas estén duritas para que no pierdan la forma al hornearlas. Las lavamos, las partimos por la mitad y les sacamos el hueso con ayuda de un cuchillo pequeño de cocina. Las vamos colocando en un bol. Espolvoreamos por encima el azúcar y el azúcar avainillado y les echamos el zumo de limón. Las mezclamos con el azúcar con cuidado usando una cuchara metálica.
Precalentamos el horno a 180 grados. Forramos el fondo de una bandeja de horno con papel de aluminio. Colocamos encima las ciruelas, en una sola capa. Le vamos poniendo por encima un poquito de la mezcla de azúcar y los jugos que hayan soltado. Reservamos el resto.
Horneamos durante 20 minutos o hasta que veamos que la piel de las ciruelas empiece a romperse. Es importante vigilarlas porque si las horneamos demasiado perderán la forma y se pondrán excesivamente blandas. Las sacamos del horno y, escurrimos lo que hayan soltado en el bol en que teníamos reservado la mezcla de azúcar y jugos.
Las dejamos enfriar totalmente. Mientras tanto ponemos el azúcar y los jugos en un cazo. Lo llevamos a ebullición.
 y lo dejamos hacer a fuego lento durante unos 20 minutos o hasta que el almíbar resultante se haya reducido a la mitad. Hay que tener cuidado con la potencia del fuego porque este almíbar sube con mucha facilidad y se nos puede derramar. Además, ojito, la quemadura de almíbar es muy dolorosa.
Lo dejamos enfriar totalmente.
Preparamos ahora la base de nuestra tarta. En el robot de cocina se hace en un pis-pas aunque también podemos elaborarla a mano. Mezclamos la harina, el cola-cao y el azúcar  en el vaso del robot.
Le añadimos la mantequilla, fría, cortada en dados. Ponemos en marcha el aparato y dejamos que se mezcle hasta que tenga un aspecto arenoso. Esto también puede hacerse a mano, mezclando los ingredientes secos e incorporando la mantequilla con ayuda de dos cuchillos.
Se añaden los huevos y se vuelve a poner en marcha el motor. Si se hace a mano, lo mezclaríamos todo usando una cuchara de madera.
Colocamos una hoja de film transparente en la encimera y volcamos la masa, rebañando bien el vaso con una espátula.
La cubrimos con otra hoja de film.
La vamos aplastando y dándole una forma redondeada, con cuidado de que no se nos salga por los laterales. Doblamos hacia arriba el film sobrante.
La metemos en el congelador durante 1/2 hora. Desdoblamos el film de los laterales. Estiramos la masa con el rodillo para adaptarla al tamaño del molde que vayamos a utilizar. 
Precalentamos el horno a 180 grados. Enmantequillamos un molde redondo y algo hondo. Despegamos la hoja de film de arriba. Al principio nos dará la impresión de que la masa se va a quedar pegada al film pero ya veréis que se despega bien y sin problemas. Volcamos la masa sobre el molde y la adaptamos a su forma. Le quitamos la hoja de film que queda. Pinchamos bien la base con un tenedor. Volvemos a meterla en el congelador durante otra media hora.
 Cubrimos la base con papel de horno.
Y al horno durante 25 minutos. La sacamos, le quitamos el papel de horno y la dejamos enfriar totalmente.
Mientras tanto en un bol batimos el mascarpone, el queso Philadelphia y las dos cucharadas de miel. Nos quedará una crema espesa.
Metemos en la nevera la mezcla hasta que la base de la tarta se haya enfriado del todo. Procedemos ahora a montar la tarta. Rellenamos la base con el mascarpone batido y lo distribuimos bien con una espátula.
Colocamos encima las ciruelas. Con una cuchara metálica las bañamos con el almibar. Cuidado con pasarse con la cantidad de almibar, sólo queremos que las ciruelas queden brillantes. Y a la nevera hasta el día siguiente o por lo menos tres horas para que esté bien fría. Et voilá
Bon appétit!

miércoles, 22 de agosto de 2012

Arroz a la zamorana / Zamora style rice

Parece mentira que estando tan cerca la conociera tan poco. Me estoy refiriendo a la cocina zamorana. Sí había probado el plato que llaman "Dos y pingá" (dos huevos fritos con chorizo en los que se "pinga" (pringa) pan) y las famosas sopas de ajo que se toman como desayuno durante la Semana Santa pero no había oído nunca del arroz a la zamorana ni sabía que tienen unos exquisitos pimientos verdes picantes con denominación de origen. Gracias a Maricruz y Tomás he podido probar estas delicias.
La receta de hoy es un humilde intento de imitar el arroz a la zamorana que Tomás borda. No me ha quedado mal pero tendré que seguir practicando porque el listón de Tomás está muy alto.
Ingredientes (8 personas)
1 pie de cerdo
1 oreja de cerdo
1/2 cebolla grande picada
3 ajos picados
1/2 kg de magro de cerdo cortado en dados de 2cms
250 grms de jamón serrano en taquitos
1 cucharada sopera de pimentón dulce
7 vasos de agua caliente
2 hojas de laurel
3 vasos de arroz redondo
aceite de oliva
sal
Empezamos cociendo el pie y la oreja en abundante agua caliente. Yo los tuve 40 minutos en la olla rápida. Los escurrimos y los dejamos enfriar. Deshuesamos el pie y lo cortamos en trozos pequeños. Cortamos la oreja en cuadraditos.
Cubrimos de aceite el fondo de una sartén o cazuela grande. Freimos la cebolla y los ajos a fuego medio hasta que la cebolla esté transparente.
Añadimos el magro de cerdo y lo rehogamos bien, removiendo de vez en cuando.
Echamos el jamón cortado en taquitos y lo asustamos. Esto es, le damos unas vueltas hasta que se ponga rosa. Añadimos el pie y la oreja y lo mezclamos todo bien.
Añadimos la cucharada de pimentón.
Le damos unas vueltas, fuera del fuego para que no se queme el pimentón. Añadimos el agua caliente y el laurel. Llevamos todo a ebullición.
Rectificamos de sal. Hay que tener en cuenta que el jamón salará un poco más el plato. Añadimos el arroz y lo mezclamos con lo anterior.
 Lo dejamos hacer a fuego medio durante 15 minutos. El arroz a la zamorana es algo caldoso.  Y a la mesa.
Bon appétit!

Foodieblogroll