Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 8 de mayo de 2011

Tarta de fresas con crema de naranja/ Orange cream strawberry tart

¡Cómo se nota que estoy rematando el curso! Apenas tengo tiempo de nada y me retraso en la subida de recetas. En fin, a ver si hoy puedo subsanarlo un poco.
He tenido una cenona de los más agradable con Delia, Rosa, sus respectivos y dos invitadas de honor: Magda y Marta. Son profesoras checas que han venido acompañando a sus alumnos para un intercambio. Recordando lo que agradecí en el pasado las invitaciones cuando estaba en el extranjero, me animé a pedirles que me hicieran un hueco en su apretada agenda y que vinieran a casa a conocer a mis ínclitos, ( N. & S). Lo pasamos estupendamente bien. ¡Hay que ver cómo hablan español estas dos profes checas! De postre tomamos esta deliciosa tarta. El contraste del sabor a naranja del relleno y las fresas naturales es maravilloso. La receta está adaptada de la que aparece en mi muy recomendado The Great British Book of Baking.
Ingredientes (8 personas)
Masa
175 grms de harina
1 pellizco de sal
2 cucharadas de azúcar glas
100 grms de mantequilla fría
2 yemas de huevo
agua fría
Relleno
300 mls de leche
ralladura de 2 naranjas
4 yemas de huevo
60 grms de azúcar glas
2 cucharadas de maizena (harina de maiz)
150 ml de nata muy fría
Adorno
20 fresas partidas a la mitad.
Empezamos preparando la base de la tarta. Es una masa quebrada. Ya hemos visto en otras recetas el procedimiento para hacer la masa quebrada casera. Supongo que también se puede utilizar la congelada. Eso a gusto del consumidor, pero recordemos que lo casero suele saber mejor, amén de tener la certeza de que nosotros ponemos los ingredientes y, por lo tanto, no hay conservantes, ni colorantes, ni productos químicos raros. En este caso podemos usar tanto el robot de cocina como unos cuchillos. Os recomiendo que reviséis las recetas de tarta de manzana y de quiche de para comprobar los procedimientos. Yo puse la harina, la sal y el azúcar en un bol.
Le añadí la mantequilla cortada en cuadraditos

Y con la ayuda de mi pastry blender  (sustituible por dos cuchillos) lo mezclé todo bien, de modo que tuviera, finalmente, un aspecto terroso.
Fui añadiendo entonces las yemas y mezclando con la mano. Tuve que añadir unas cucharadas de agua fría, mientras seguía mezclando, hasta obtener una masa que no se pegaba.

La tape con film y la metí en el congelador 20 minutos. Precalenté el horno a 190 grados mientras iba preparando los ingredientes del relleno.
A los 20 minutos, en una superficie enharinada extendí la masa hasta tener una capa, de 1 cm o menos de grosor, mayor que el molde que iba a usar. Cubrí con ella el molde.
Después, pasé el rodillo por los bordes
Y ya con ayuda de un cuchillo, eliminé el exceso de masa. A continuación lo pinché todo con un tenedor, para evitar que subiera al cocerse.
Como en otras ocasiones, es necesario el método bake blinding, es decir, cubir el molde con papel de aluminio, adaptar al contorno y rellenar la base con garbanzos o alubias, para que con su peso eviten que la masa suba
Y al horno con la base. Se hornea durante 15 minutos.

Se retiran los garbanzos y el papel de aluminio y se sigue horneando otros 20 minutos, hasta que esté doradita. Y entonces se deja enfriar totalmente.
En los espacios muertos de este proceso fui preparando el relleno de la tarta. Calenté la leche con la ralladura de naranja casi hasta el punto de ebullición. Se trata de que la leche se infusione del sabor de la naranja. 
La aparte y la dejé enfriar.Mientras tanto batí las yemas con el azucar y la maizena durante un par de minutos.
Le añadí la mezcla tibia de leche y ralladura de naranja y seguí batiendo otro minuto para mezclar todo bien. Luego volví a poner todo en la cazuela, a fuego medio, y seguí batiéndolo hasta que empezó a espesarse (cuando empezó a hervir, unos dos o tres minutos).
 
Entonces pasé la crema a un plato, como si fuera masa de croquetas, y la extendí con ayuda de una espátula
Pasé por el grifo una hoja de papel de horno
Y se la puse por encima para evitar que, al enfriarse, se hiciera una costra.
La dejé enfriar totalmente. Mientras tanto batí la nata. Cuando la crema estuvo fría mezclé ambas. Y con esto rellené la masa (ya totalmente fría) y la adorné con las fresas. Y a la nevera con ella.
Nosotros la comimos a las 4 horas de estar hecha. Sobró un pedacito que tomé al día siguiente. Creo que está todavía mejor, si ello fuere posible, de un día para otro.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll