Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 29 de junio de 2015

Ensalada de cerezas, mango y mozzarella/ Cherry, mango and mozzarella salad

Estos últimos días, con temperaturas sobrepasando los 40 grados, están siendo criminales. La sugerencia de hoy es una ensalada fresquita, fresquita, que os va a encantar. Lleva cerezas, tan estupendas esta temporada, mango y bolitas de mozzarella. Es mejor que compréis el mango poco maduro para poderlo cortar sin problemas. Podéis usar mozzarella entera y cortarla en cuadraditos o bien las perlas de mozzarella que se venden en Mercadona.
Ingredientes (8 personas)
1 kg de cerezas (sin deshuesar)
2 mangos
1 tarrina de perlas de mozzarella ( ó 2 bolsitas de mozzarella)
1 cucharada de mostaza a la antigua
aceite
vinagre
sal
Lavamos las cerezas y las deshuesamos.
Las cortamos a la mitad y las vamos poniendo en un bol grande.
Pelamos los mangos, los cortamos en lonchas y luego en cuadraditos. Los añadimos al bol de las cerezas.
Cortamos en dos las perlas de mozzarella y las añadimos al bol.
Lo mezclamos todo bien y metemos el bol en la nevera por lo menos 3 horas para que esté todo bien fresquito. Podéis tenerlo así desde el día anterior. En el momento de ir a servirlo añadimos la cucharada de mostaza antigua y aceite, vinagre y sal al gusto. Lo mezclamos todo bien.
Lo pasamos a una fuente y listo
Bon appétit!!

domingo, 21 de junio de 2015

Pastel de pollo y chorizo / Chicken and chorizo pie

La receta de hoy es muy británica. Les encantan los pasteles salados que sólo llevan masa por arriba. Son sencillos de preparar y ricos, ricos. En esta ocasión la tapa es de hojaldre congelado así que más fácil, imposible. Yo lo he preparado con pechuga pero podrían utilizarse también muslos deshuesados. Os recomiendo que uséis un buen chorizo. El mío es ibérico, recomendado por mi amigo Antonio, el marido de Araceli (de quien he compartido varias recetas con vosotros).
El relleno se puede preparar la víspera y el día de autos con ponerle la tapa y 20 minutitos de horno está listo para comer.
 Ingredientes (6 personas)
1 pechuga grande de pollo (deshuesada y sin piel)
sal
pimienta negra
aceite de oliva
2 cebollas
200 grms de chorizo ibérico en lonchas finas
1 cucharada de harina
100 ml de oporto
1/2 litro de agua
200 ml de nata para montar
1 manojo de perejil
1 hoja de hojaldre congelado
1 huevo para pintar
Empezamos cortando la pechuga en dados de unos dos cms.
La salpimentamos y la ponemos a dorar en una sartén grande con 4 cucharadas de aceite. Mientras se hace pelamos y picamos las cebollas.
Una vez dorados los trozos de pechuga, retiramos parte del aceite y ponemos a pochar la cebolla, a fuego medio bajo, con 1 pellizco de sal, durante unos cinco minutos o hasta que esté transparente. Añadimos entonces las rodajas de chorizo, peladas y cortadas en cuatro.
A fuego medio, lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer, removiendo de vez en cuando durante un par de minutos. Añadimos entonces la harina y lo mezclamos todo bien durante otro minuto.
Incorporamos ahora el oporto y lo dejamos hervir a fuego medio/alto otros dos minutos, para que se evapore el alcohol. Podéis utilizar también vino blanco.
Se le añada entonces el agua y se da un hervor a todo junto. Incorporamos ahora el pollo que teníamos reservado. Lo mezclamos todo bien y lo llevamos a ebullición.
Bajamos el fuego y lo dejamos hacer, a fuego medio/bajo, semitapado, durante 30 minutos. Entonces, con una espumadera sacamos el pollo, el chorizo y lo que podamos de la cebolla. Añadimos la nata a la salsa. La llevamos a ebullición.
Dejamos que hierva a fuego medio durante unos diez minutos. Mientras tanto, con unas tijeras desmenuzamos el pollo.
Picamos el perejil.
La salsa para entonces se habrá espesado y reducido como a la mitad. Rectificamos de sal. Incorporamos el pollo y el perejil.
Le damos un par de vueltas para que mezcle todo bien y lo vertemos en una fuente de horno honda. Debemos dejar que se enfríe totalmente. Por ello podemos preparar este relleno la víspera y simplemente guardarlo en la nevera hasta que vayamos a utilizarlo.
Precalentamos el horno a 200 grados. Con el relleno totalmente frío le ponemos encima la hoja de hojaldre congelado. Recortamos los bordes para que se adapte al tamaño de nuestra fuente. Con los recortes le podemos hacer unos adornos. Pintamos el hojaldre con el huevo batido. Le hacemos unos cortes con la punta de un cuchillo para que pueda salir el vapor y no se deforme.
Y al horno durante veinte minutos o hasta que el hojaldre esté dorado.
Bon appétit!

miércoles, 17 de junio de 2015

Ternera asada con cerezas al oporto / Port and cherry roast beef

Seguimos con la bajada de temperaturas pero estamos ya casi en verano. O sea, tenemos a nuestro alcance las mejores frutas del año pero nos siguen apeteciendo platos no demasiado fríos. Y por eso comparto con vosotros esta receta. Es una delicia, el sabor de las cerezas le va estupendamente a la carne asada. La salsa final lleva también algo de mostaza. Vamos, un toque algo distinto para un plato tradicional. Usé un maravilloso lomo abierto de ternera pero también se puede hacer con cinta de lomo (eso sí, variando el tiempo de horno, el cerdo tarda la mitad en estar listo).
Ingredientes (8 personas)
1 kg y medio de lomo abierto de ternera
1 cucharadita de pimienta negra
3 cucharaditas de sal
2 cucharaditas de tomillo
3 cucharadas de aceite
1/2 kg de cerezas deshuesadas (como 3/4 de kg de cerezas con hueso)
1 vasito de oporto
1/4 de cucharadita de clavo molido
1 cucharada de mostaza a la antigua
la ralladura de una naranja
1 cucharada de azúcar moreno.
En un platito ponemos la pimienta negra, la sal, el tomillo y el aceite. 
Lo removemos todo bien.
Embadurnamos bien la pieza de carne y la colocamos en un bol. 
La tapamos con un paño. La metemos en la nevera durante 3 horas o desde la víspera.
Este año está habiendo unas cerezas excelentes y a buen precio. Cuando vayamos a asar la carne las lavamos bien en un colador.

Deshuesarlas es relativamente rápido con un aparatito deshuesador. Si no tenéis, también podéis ponerlas con hueso.
Precalentamos el horno a 200 grados. Ponemos la carne en una fuente de horno, vertiendo por encima la marinada que haya podido quedar el bol. 
La metemos en el horno precalentado a 200 grados durante 20 minutos.
 Bajamos la temperatura a 180 grados.Ponemos alrededor las cerezas. 
 Cubrimos la fuente con aluminio, pero no herméticamente. 
Dejamos que se ase durante 2 horas. Retiramos entonces el aluminio y dejamos que se siga haciendo durante media hora más. 
Sacamos la carne de la fuente y la dejamos reposar, tapada, sobre la tabla en que vayamos a cortarla. Vertemos la salsa que haya quedado en la fuente en una cazuela, pasándola por un colador para retirar las cerezas y eliminar las hojitas de tomillo. Añadimos a la cazuela el oporto, el azúcar, la mostaza, el clavo y la ralladura de naranja. Lo dejamos hervir a fuego medio durante 10 minutos para que se reduzca y le añadimos las cerezas para que se caliente todo.
Cortamos la carne en filetes con un cuchillo afilado o con uno eléctrico. La servimos en una fuente rodeada de las cerezas y con parte de la salsa. El resto de la salsa la ponemos en una salsera.
Y ya está.
Bon appétit!

lunes, 15 de junio de 2015

Tarta de queso con chocolate blanco y frambuesas / Raspberry and white chocolate cheesecake

Qué estupendo es volver a mis fogones. Este finde me he podido dar el gustazo de dedicarle varias horas a recetas que quería hacer desde hace tiempo. Una de ellas es esta delicia de tarta de queso. Lleva chocolate blanco y además frambuesas. Las frescas son bastante caras así que he usado congeladas que se encuentran fácilmente y a precio más asequible en Liddl. Queda rica, rica. Os aconsejo que la saquéis de la nevera una media horita antes de tomarla.
Ingredientes
Base
14 galletas maría
75 grms de mantequilla
1 cucharadita de canela
1 cucharada sopera de azúcar
Relleno
150 grms de chocolate blanco
200 ml de nata para montar
300 grms de queso Philadelphia
1 cucharada sopera de azúcar avainillado
el zumo y la ralladura de 1 limón
1 huevo
200 grms de azúcar
2 cucharadas soperas rasas de maizena
250 grms de frambuesas congeladas
2 cucharadas de azúcar glas.
1 cucharadita de azúcar
Empezamos poniendo la nata en un bol y metiéndola en el microondas durante un minuto. Añadimos entonces el chocolate en trocitos.
Como la nata estará caliente bastará con que revolvamos todo con una cuchara para que el chocolate se deshaga totalmente. Reservamos esta mezcla que deberá estar totalmente fría antes de usarla en el relleno.
Precalentamos el horno  a 180 grados. Mientras tanto vamos preparando la base. En la picadora o simplemente en el mortero desmenuzamos las galletas hasta hacerlas migas.
Ponemos la mantequilla en un bol pequeño y la metemos 1 minuto al microondas, lo justo para que se derrita. Añadimos entonces la bol las galletas desmenuzadas, la cucharadita de canela y la cucharada de azúcar y lo mezclamos todo bien. Forramos con aluminio la base de un molde desmoldable. Distribuimos por ella la mezcla de galletas. Y al horno con el molde durante unos 10 minutos.
Lo sacamos y lo dejamos enfriar. No apagamos el horno.
En otro bol ponemos el queso, el azúcar avainillado, el zumo y la ralladura de limón y el huevo.
Lo batimos todo junto con la batidora hasta que esté todo bien mezclado.
 Añadimos ahora la mezcla de chocolate y nata, el azúcar y la maizena. Volvemos a batir, lo justo para que se mezcle todo. Incorporamos ahora las frambuesas, reservando alguna para decorar luego. No hace falta descongelarlas previamente. Simplemente las mezclamos suavemente con el relleno, usando una cuchara metálica. Vertemos el relleno en el molde. Debe quedarnos un borde de unos 2 cms libre porque al cocerse el relleno subirá.
Y al horno con la tarta durante 1 hora. La sacamos del horno y la dejamos enfriar totalmente.
Pasamos un cuchillo de postre, de punta redonda, con cuidado por el lateral, todo alrededor. Retiramos el aro del molde. Y ya podemos pasarla al plato en que vayamos a servirla. Es relativamente fácil retirar el papel de aluminio de la base. La metemos en la nevera durante varias horas o la noche anterior. En el momento de servirla la espolvoreamos con azúcar glas y la adornamos con varias frambuesas enteras. Y ya está:
Bon appétit!

sábado, 13 de junio de 2015

Albóndigas en salsa de calabacín (De Maricruz) / Meatballs in courgette sauce (Maricruz style)

Con tanta tormenta y tanta bajada de temperaturas después de los calores de este principio de junio la verdad es que unas albóndigas como las de hoy no estarán de más. Están hechas en una salsa de calabacín y puerro que les da un toque distinto. Se pueden congelar por lo que resultan estupendas para guardar y sacar uno de esos días en que llega uno tardísimo y sin nada preparado. Yo las serví con arroz pero seguro que con unas patatas fritas estarían de muerrrrteee.
Ingredientes (unas 40 albóndigas)
1 kg de carne picada (mitad cerdo, mitad ternera)
150 grms de jamón serrano picado
1 huevo
1/2 barra de pan
leche
harina
3 puerros grandes
1 calabacín mediano
aceite de oliva
2 vasos de agua
sal
pimienta negra
1 cucharadita de orégano
Ponemos el pan en un bol cubierto de leche para que se empape bien.
En otro bol ponemos la carne salpimentada, el jamón, el huevo y el pan escurrido. 
Ponemos harina en un plato. Vamos haciendo bolas de carne, de unos 2 cms de diámetro, y las pasamos por la harina del plato. Las vamos poniendo en una fuente.
Una vez preparadas todas las albóndigas cubrimos de aceite el fondo de una sartén grande o de la cazuela en que las vayamos a preparar. Vamos friendo las albóndigas en tandas.
 Las vamos dejando en otro plato cubierto con papel de cocina para que se escurra el aceite sobrante.
Mientras tanto lavamos y picamos bien los puerros.
 También lavamos el calabacín y lo cortamos en cuadraditos ( sin pelar)
 Una vez fritas las albóndigas retiramos casi todo el aceite. Añadimos el puerro y lo dejamos pochar 5 minutos. Añadimos entonces el calabacín y el orégano.
 Lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer, removiendo de vez en cuando, otros 10 minutos, hasta que el calabacín esté blandito.
 Pasamos esta mezcla a un bol, añadimos 1 vaso de agua, y lo trituramos con la batidora. Quedará un puré más o menos espeso. Lo echamos en la cazuela junto con otro vaso de agua. 
Removemos bien y vamos poniendo encima las albóndigas en una capa. 
Subimos el fuego y cuando rompa a hervir, lo bajamos y cubrimos la cazuela con una tapadera. Lo dejamos hacer a fuego lento, agitando la cazuela de vez en cuando, durante media hora.
Y ya está. 
Yo las serví con un arroz de pimentón (ya sabeis, arroz blanco al que se le añade una cucharadita de pimentón al rehogarlo justo antes de echar el agua).
Bon appétit!

Foodieblogroll