Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 24 de enero de 2015

Pastel de bonito y piña de Araceli M. / Araceli's Tuna pineapple pie

Una buena amiga me ha pasado la receta de hoy. Es fácil de hacer y además se prepara casi en su totalidad el día anterior. Es ideal para reuniones familiares tanto como entrada como, acompañada de una ensalada, como plato principal. Es fría así que en verano debe resultar una auténtica delicia. En la receta original se usa boca de mar pero he preferido aprovechar unos langostinos que tenía de navidades. El número de rebanadas de pan que doy es aproximado, son las que necesité yo para mi fuente cuadrada pero puede variar en función del recipiente que utilicéis. 
Ingredientes (6 personas como plato principal)
 9 rebanadas de pan de molde sin corteza
6 huevos duros
12 langostinos grandes cocidos y pelados
1 lata grande de piña en su jugo (sobrará)
1 lata de 280 grms de bonito en aceite (escurrido)
1 bote pequeño de mayonesa
sal
pimienta negra molida
Preparamos primero una fuente forrándola de film transparente. Dejaremos que cuelgue por los extremos para poder tapar luego el pastel. Colocamos en el fondo las rebanadas de pan necesarias para que quede cubierto (en mi caso dos enteras y 1 partida).
En un bol mezclamos 5 huevos duros picados (reservamos uno para adornar), 5 rodajas de piña picaditas (habremos reservado 1 para adornar), los langostinos pelados y picados (reservando uno para adornar), el bonito escurrido y 4 cucharadas de mayonesa. Debe quedar una mezcla similar a la de la ensaladilla rusa. Añadimos más mayonesa si vemos que es necesario. Le añadimos también 2 ó 3 cucharadas del jugo de la piña. Salpimentamos al gusto. Distribuimos la mitad de esta mezcla sobre las rebanadas de pan.
La cubrimos con otra capa de pan
Distribuimos por encima la otra mitad del relleno y la cubrimos con otra capa de pan. Usamos el film que habíamos dejado cayendo por los laterales para cubrir el pastel.
Le ponemos por encima dos o tres bricks de leche, para que con el peso se compacte, y a la nevera con la fuente hasta el día siguiente. Un poco antes de servirla invertimos la fuente sobre el plato en que vayamos a llevarla a la mesa. Retiramos con cuidado el film. La cubrimos de mayonesa ayudándonos con una espátula y la adornamos con el huevo, la piña y el langostino que habíamos reservado. Y listo:
Bon appétit!

martes, 20 de enero de 2015

Lomo de cerdo Wellington relleno de setas / Mushroom Wellington pork sirloin

El solomillo Wellington le encanta a uno de mis hermanos. Ya he compartido con vosotros la receta clásica que solemos hacer en casa. Podéis verla pinchando aquí. Tradicionalmete se llama así a un plato hecho con solomillo de ternera, rodeado de paté y setas y envuelto en hojaldre. Y algo similar he hecho en la receta que comparto hoy con vosotros. He utilizado lomo de cerdo y he cocinado las setas con una reducción de Pedro Ximenez. El resultado es espectacular. Además es sencillísimo de preparar.
Ingredientes (6 personas)
1 kg de lomo de cerdo
sal
pimienta negra molida
1 cebolla
2 ajos
1/2 kg de setas
1 cucharada de tomillo
aceite de oliva
5 cucharadas de Pedro Ximenez
100 grms de paté
2 hojas de hojaldre congelado
1 huevo batido para pintar
Sacamos la carne de la nevera para que se vaya atemperando mientras preparamos el relleno.
Empezamos preparando las setas porque el relleno debe estar completamente frío antes de poder utilizarlo. Pelamos y picamos la cebolla. Cubrimos de aceite el fondo de una sartén grande. Pochamos la cebolla con un buen pellizco de sal 1 cucharadita de pimienta negra molida, a fuego medio/bajo, removiendo de vez en cuando.
Añadimos entonces el ajo picadito, le damos unas vueltas y lo dejamos hacer otro par de minutos.
Incorporamos ahora las setas, que habremos lavado y picado finamente, y el tomillo.
Lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer, removiendo de vez en cuando, otros diez minutos. Incorporamos ahora el Pedro Ximenez, subimos el fuego, y dejamos que se reduzca hasta que esté prácticamente seco.
Apartamos la sartén del fuego y lo dejamos enfriar totalmente.
Sacamos el hojaldre de la nevera. Precalentamos el horno a 190 grados. Salpimentamos la pieza de carne por ambos lados.
Forramos de aluminio la bandeja del horno. Extendemos encima una de las planchas de hojaldre. Embadurnamos por abajo (la parte más plana) la carne.
La colocamos sobre la plancha de hojaldre dejando hacia arriba la parte que no tiene paté.
Untamos esa parte con el resto del paté.
Distribuimos por encima las setas, que deben estar absolutamente frías.
Tapamos la pieza con la otra plancha de hojaldre y presionamos los bordes para sellarlos.
Recortamos la masa sobrante dejando con 2 cms alrededor. Los volvemos hacia arriba y lo volvemos a sellar presionando con un tenedor. Pinchamos la superficie con el tenedor para que pueda salir el vapor al hacerse la carne. Pintamos todo con el huevo batido.
 Y al horno durante media hora. El hojaldre estará doradito. Ya podemos servir el plato, retirándolo con cuidado del aluminio. No importa si queda algo debajo.
Bon appétit!

viernes, 16 de enero de 2015

Canelones del abuelo Vicente / Granpa Vincent Cannelloni

Voy recogiendo recetas aquí y allá, de amigos, de amigos de amigos y hasta de perfectos desconocidos. La de hoy viene de uno de esos días en que está una con la antena puesta. Oí cómo una señora encargaba lo que ella llamó una "picada". Me llamó la atención la palabra y vi que le estaban pasando por la picadora, todo junto, carne de ternera, de cerdo, panceta y jamón. Le pregunté y me dijo que era el relleno para unos canelones que en su casa llamaban del abuelo Vicente. Cual japonesa de pro, a imitalllllll!!! Y aquí los tenéis. Llevan también paté. Van cubiertos de bechamel y de queso rallado. Son una delicia.
Ingredientes (Unos 50 canelones)
Relleno
150 grms de ternera picada
150 grms de cerdo picado
50 grms de bacon o panceta picado
75 grms de jamón serrano picado
1 latita de paté
1 bote de tomate natural triturado
aceite de oliva
sal
75 grms de queso rallado (tipo gouda)
Bechamel
50 grms de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas soperas colmadas de harina
1 litro de leche
sal
1 cucharadita de nuez moscada.
 Pedimos en la carnicería que nos piquen juntos dos veces la ternera, el cerdo, el bacon y el jamón.
Cubrimos de aceite el fondo de una sartén grande y vamos friendo las carnes, a fuego medio, desmenuzándolas con una cuchara de madera. Una vez bien frito todo añadimos la latita de paté.
Lo mezclamos todo bien y añadimos el bote de tomate.
Volvemos a mezclar bien y lo dejamos hacer, a fuego medio, removiendo de vez en cuando, durante unos 20 minutos.
Retiramos la sartén del fuego y dejamos enfriar totalmente el relleno. Mientras tanto vamos haciendo la bechamel. Si pincháis aquí podréis ver instrucciones detalladas de cómo hacer la bechamel.
Cocemos las planchas de canelones siguiendo las instrucciones del fabricante, las escurrimos y refrescamos con agua fría y las vamos colocando sobre paños limpios.
Precalentamos el horno a 200 grados. Untamos de bechamel el fondo de una fuente de horno, 3 ó 4 cucharadas bastarán. Una vez totalmente frío el relleno, vamos rellenando los canalones y colocándolos en la fuente. Los cubrimos con la bechamel y con el queso rallado.
Y al horno con ellos hasta que empiecen a borbotear. Ponemos el grill y tostamos la superficie. Y listos:
Bon appétit!

martes, 13 de enero de 2015

Rollo de merengue y nata / Meringue roulade

Seguimos en este frío mes de enero con un postre para chuparse los fingueretes. Confieso que tenía mis dudas sobre el posible resultado pero la verdad es que quedó la mar de bien. Se trata de un rollo hecho con merengue y relleno de nata, adornado con kiwi y frutas del bosque. Ni qué decir tiene que podéis usar otras frutas, piña, por ejemplo, o fresas naturales, dependiendo de la estación. Es fácil de hacer y ligerito como final de una comida copiosa. Ah, y dura (si es que sobra) varios días. Acompañado de un cafelito es delicioso.
Ingredientes
Un poco de mantequilla para untar la bandeja de horno forrada
5 claras de huevo
275 grms de azúcar
75 grms de almendras picadas
300 ml de nata para montar
2 kiwis
1 bote de frutas del bosque escurridas
Precalentamos el horno a 200 grados. Forramos una fuente de horno con papel de horno y la untamos de mantequilla.
Ponemos en un bol las claras de huevo. Las batimos con la batidora eléctrica hasta montarlas y que queden bien duritas.
Seguimos batiendo y le vamos añadiendo el azúcar a cucharadas, batiendo bien después de cada cucharada hasta que esté totalmente incorporada.
Le añadimos la mitad de las almendras y las incorporamos suavemente. Distribuimos esta mezcla en la bandeja de horno y la salpicamos con el resto de las almendras.
Y al horno con la bandeja durante unos 10 minutos o hasta que el merengue empiece a tostarse. Bajamos la temperatura a 170 grados y lo dejamos que termine de hacerse, unos 20 minutos. Sacamos la fuente del horno. Le colocamos otra hoja de papel encima e invertimos el merengue. Retiramos la hoja que estaba abajo. Lo dejamos enfriar.
Mientras tanto montamos la nata con la batidora. Una vez que el merengue está totalmente frío extendemos por encima la nata.
Ayudándonos con el papel de horno enrollamos el merengue. Se nos romperá un poco pero no importa.
Lo metemos en la nevera hasta casi el momento de servir. Entonces lo adornamos con el kiwi pelado y cortado en rodajas y con los frutos del bosque, procurando tapar los posibles rotos en el merengue. Y ya está:
Bon appétit!

miércoles, 7 de enero de 2015

Lebkuchen o galletas de gengibre alemanas/ Lebkuchen cookies

Empezamos el nuevo año con unas riquísimas galletas alemanas. Son típicas de la ciudad de Nürnberger. Esto de tener a parte de la familia por aquellas tierras me está haciendo conocer una cocina distinta. Debo decir que ya desde hace muchos años Alemania me ha robado el corazón por sus gentes, por sus paisajes, por su arte y, cómo no, por su cocina. Ay.... En fin, a la receta. Los dos ingredientes especiales de estas galletonas son, por un lado, las almendras molidas y, por otro, una mezcla de especias que suele comprarse ya preparada aunque también se puede fabricar en casa. Lleva canela, clavo, nuez moscada, cilantro, cardamomo, gengibre y anís. Como tengo enchufe, jejejeje, a mí me regalaron un tarrito de las especias ya mezcladas, ehem, ehem. Son fáciles de hacer y pueden durar (si se esconden) varios días. Nosotros más que galletas las llamaríamos pastas pero no tienen una consistencia dura sino más bien algo abizcochada.
Ingredientes (Para unas 30 galletas)
120 grms de mantequilla a temperatura ambiente
200 grms de azúcar
4 huevos (a temperatura ambiente)
350 grms de harina
6 gramos de especias para galletas Lebkuchen 
2 cucharaditas de cacao en polvo
1 sobre de levadura royal
225 ml de leche a temperatura ambiente (mejor leche entera)
150 grms de azúcar molido.
Es conveniente preparar primero los ingredientes. Como resulta importante que tanto la mantequilla como los huevos estén a temperatura ambiente, os recomiendo dejar ambas cosas fuera de la nevera la noche anterior, o por lo menos unas horas antes. Ya os he indicado que la mezcla de especias se vende ya preparada. Aquí tenéis mi tarrito:
Podéis preparar en casa vuestro propio bote con 2 cucharadas de canela, dos cucharaditas de clavo molido, 1/2 cucharadita de nuez moscada molida, 1/2 cucharadita de semillas de cilantro molidas, media cucharadita de semillas de cardamomo molidas, 1/2 cucharadita de gengibre en polvo y media cucharadita de anís en polvo. Obtendréis suficiente mezcla para varias tandas de galletas o para utilizar como condimento de otros bollos.
Precalentamos el horno a 190 grados. En un bol mezclamos la harina, las especias, el cacao y la levadura royal.
En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar durante unos cinco minutos, hasta obtener una crema.
Vamos añadiendo los huevos de uno en uno, batiendo bien después de añadir cada uno. En la foto veis cómo queda justo al añadir el cuarto:
Una vez incorporado el cuarto huevo vamos añadiendo la mezcla de harina, batiendo a velocidad baja y alternando la adición de harina con la incorporación de la leche. Una vez mezclado todo añadimos las almendras molida y lo mezclamos todo con suavidad.
Forramos de papel de horno las bandejas que vayamos a usar. Hay que hacerlas en varias tandas. Vamos colocando la masa a cucharadas, procurando dejar varios centímetros entre galleta y galleta. Con una cucharada de masa por galleta basta. A mí me quedaron algo grandes y creo que es mejor que sean algo más pequeñas. Y al horno durante 15 ó 20 minutos, hasta que están tostaditas:
Las dejamos enfriar  y listas. Envueltas en papel de aluminio duran varios días fresquisimas.
Bon appétit!

Foodieblogroll