Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 23 de noviembre de 2014

Risotto de setas al parmesano / Parmesan funghi risotto

Estamos en plena temporada de setas pero la receta que comparto hoy con vosotros puede prepararse en cualquier época del año. Me trajeron hace un tiempo unas maravillosas setas desecadas de mi adorada Italia y son las que he usado. Las setas desecadas también se encuentran aquí en grandes superficies. Son riquísimas y superapañadas para cualquier imprevisto. El truqui está en enjuagarlas antes de ponerlas a hidratar para poder aprovechar después el líquido que sueltan al volver a su ser. Ya sabéis que el risotto es meloso, no se trata de un plato en que el arroz quede suelto como en una paella. Le he añadido también unas almendras laminadas por aquello del contraste de texturas (algo se aprende con los programas culinarios de moda). No olvidéis que es mejor utilizar parmesano que hayáis rallado vosotros mismos. Es un plato rápido de hacer y muy resultón.
Ingredientes (6 personas)
100 grms de setas desecadas (ó 250 grms de setas frescas)
4 vasos de agua
2 vasos de arroz
75 grms de almendras laminadas
75 grms de parmesano rallado
sal
aceite de oliva
Empezamos calentando el agua para desecar las setas. Las lavamos primero para quitarles posible polvo y/o impurezas.
Las dejamos desecando durante una media hora. Después las ponemos a escurrir en un colador y pasamos el líquido a una cazuela. La ponemos a hervir con un pellizco generoso de sal.
Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela grande. Rehogamos el arroz a fuego medio durante un par de minutos. Añadimos las almendras laminadas y volvemos a rehogar todo junto otro par de minutos.
Finalmente añadimos las setas escurridas y volvemos a rehogarlo todo junto.
Si usáis setas frescas, deberéis lavarlas (ya sé, no muy ortodoxo para los puristas) y trocearlas, y rehogarlas durante 5 minutos por los menos, en vez del par de minutos necesario para las desecadas.
A diferencia de otros arroces el risotto requiere que se le remueva constantemente y que se le vaya añadiendo el agua poco a poco. Se trata de ir añadiendo el agua a cazos, removiendo e incorporando bien el líquido antes de añadir el siguiente cazo. Haremos esto, a fuego medio, durante 15 minutos. Es momento entonces de añadir el parmesano.
Le damos unas vueltas para que se mezcle bien y separamos la cazuela del fuego.
Como veis, debe quedar algo caldoso. Cubrimos la cazuela con una tapadera o con un paño y lo dejamos reposar 5 minutos. Y listo para comer:
Bon appétit!

sábado, 22 de noviembre de 2014

Cake navideño / Christmas fruit cake

Se van acercando ya las fiestas. Jo, otro año que casi se ha ido. Y así se pasa la vida... Con los sucesos de estos días, la muerte de la señora duquesa, el suicidio de un compañero de trabajo, la noticia del fallecimiento de la profe que me descubrió que el Latín era una maravilla, ando dándole vueltas con medio cerebro a la fugacidad de todo. Repitámonos aquello de vivir el momento presente y de tratar de disfrutar de todo lo bueno que nos rodea. Y aunque parezca banal, qué mejor que un rico cake de pasas, almendras y orejones. Es una adaptación de los cakes navideños ingleses tradicionales. Entre otras especias lleva mixed spice. Es una mezcla de especias que se encuentra fácilmente en grandes superficies. Si no la podéis comprar no pasa nada. Está buenísimo con un té o un café. Envuelto en aluminio puede durar semanas y para los aficionados a los cakes borrachillos se le pueden añadir una cucharaditas de coñac de vez en cuando. 
Ingredientes
350 grms de pasas sultanas (sin pipos)
6 cucharadas de cognac
125 grms de mantequilla a temperatura ambiente
125 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
1 pellizco de sal
1/2 cucharadita de clavo molido
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de gengibre molido
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 cucharadita de mixed spice (opcional)
80 grms de orejones picados
80 grms de almendras peladas
80 grms de azúcar moreno
la ralladura de 1 naranja
la ralladura de 1 limón
3 huevos a temperatura ambiente
1 chorrito de leche
Empezamos calentando el cognac en una cazuela. La separamos del fuego y le añadimos las pasas.
Las dejamos enfriar y absorber el cognac mientras vamos preparando el resto de ingredientes. Yo usé almendras sin pelar. Para pelarlas las puse en una cazuela cubiertas de agua. La herví durante 3 minutos.
Las escurrí en un plato.
Una vez templadas o frías se pelan en un pis pas:
Las partí en trozos menudos. Esto se puede hacer en el mortero o, si las habéis escaldado como yo, incluso con unas tijeras. 
Se pican los orejones
 Puse las especias y la sal en un platito.
Unté de mantequilla un molde alto. Le puse en la base un redondel de papel de horno que enmantequillé también.
Se precalienta el horno a 170 grados. Mientras tanto se pone la harina, la levadura y las especias en un colador y se tamiza todo junto en un bol.
Se añaden al bol las pasas, las almendras picadas y los orejones y se mezcla todo bien con una cuchara metálica.
En otro bol se bate la mantequilla con el azúcar moreno y las ralladuras de naranja y limón durante 3 ó 4 minutos. Se van incorporando ahora los huevos, batiendo bien antes de incorporar cada uno de ellos. Se añade también un chorrito de leche.
Se añade la mezcla de fruta almendras y harina y se remueve todo con una cuchara metálica. Se vierte en el molde untado de mantequilla. Yo había reservado unas almendras enteras para adornarlo pero al hacerse desaparecieron.
Se deja hacer durante 1 hora. Luego se baja la temperatura del horno a 130 grados y se cubre el molde con una hora de papel de aluminio. Se deja hacer durante otra hora y media. Está listo cuando un palillo largo insertado en el centro sale seco y el cake empieza a despegarse un poco por los bordes. Sí, ya sé que parece mucho tiempo de horno pero el resultado merece la pena. Se saca el molde del horno y se deja reposar unos 5 minutos.
Se invierte sobre un plato y otra vez sobre el plato en que vayamos a servirlo. Se deja enfriar totalmente y listo para comer. Podemos adornarlos con algún motivo navideño o como prefiramos.
Bon appétit!

jueves, 6 de noviembre de 2014

Crema de calabaza /Pumpkin cream

Y seguimos con las recetas de calabaza. ¡Qué se le va a hacer, es la estación! Además, con el frío que ha entrado tan de repente, algo calentito es lo que más puede apetecer. Y, por otra parte, esta crema se puede congelar, o sea que plato rápido para esos días en que se llega tarde. La hice en cazuela pero evidentemente también se puede hacer en olla a presión. Lleva como aderezo final un chorrito de nata que podéis omitir o sustituir por un poquito de queso rallado o de crème fraîche.
Ingredientes
1kg de calabaza
2 cebollas
1/2 pimiento verde
75 grms de mantequilla
sal
pimienta negra
1/4 de cucharadita de pimienta de cayena
1 litro de agua
Nata líquida (opcional)
Pelamos y picamos las cebollas. Lavamos y picamos el pimiento verde. Ponemos la mantequilla, la cebolla y el pimiento verde junto con un pellizco de sal y las pimientas en  una cazuela a fuego medio. Vamos removiéndolo todo con una cuchara de madera hasta que se derrite la mantequilla.
Lo dejamos hacer mientras pelamos la calabaza. Quitamos las pepitas y la cortamos en dados. La añadimos a la mezcla anterior y removemos todo.
Lo rehogamos 5 minutos más y añadimos el agua. 
Lo llevamos todo a ebullición.
Bajamos el fuego y lo dejamos hervir durante 20 minutos o hasta que la calabaza esté blandita.
Retiramos la cazuela del fuego y lo pasamos todo por la batidora. Quedará una crema algo espesa.
La servimos bien caliente y con un chorrito de nata.
Bon appétit!

domingo, 2 de noviembre de 2014

Bundt cake de calabaza / Pumpkin bundt cake

Empezamos un nuevo mes con un tiempo que hoy sí parece otoñal después de los inusitados calores de octubre. Y es época de calabazas. Reconozco que apenas les he prestado atención porque de niña en casa no se comían. Y la verdad es que son de lo más versátil tanto para platos dulces como para salados. Son ricas en fibra, en betacaroteno y además tienen pocas calorías amén de un color precioso. En la receta de hoy va como ingrediente principal de un cake. Lo he hecho en uno de mis moldes para bundt cakes, más bonitos, pero queda igual de bueno en un molde redondo o rectangular normal. Ya me contareis qué os parece para desayunos, meriendas, entre horas...
Ingredientes
180 grms de mantequilla a temperatura ambiente
250 grms de azúcar
1 cucharadita de azúcar avainillado
1 sobre de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita generosa de canela molida
1/4 de cucharadita de clavo molido
1/2 cucharadita de sal
300 grms de calabaza
1 yogur natural
3 huevos a temperatura ambiente
azúcar glas para decorar
Empezamos preparando la calabaza. Como tiene que estar totalmente fría y bien escurrida antes de poder usarla yo os recomiendo cocerla el día anterior. La pelamos y la cortamos en dados. La ponemos en una cazuela, cubierta de agua.
 La dejamos hervir, a fuego medio, durante unos 20 minutos o hasta que esté blandita.
La ponemos a escurrir en un colador durante por lo menos media hora. Después la pasamos por el colador para obtener un puré fino.
La dejamos enfriar totalmente.
Cuando vayamos a hacer el cake, precalentamos el horno a 180 grados.
Untamos bien de mantequilla el molde. Esto es importante porque nos permitirá desmoldar el cake luego sin problemas.
En un bol ponemos la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela, el clavo y la sal.
Mezclamos el puré de calabaza con el yogur en otro bol.
Ponemos la mantequilla, cortada en trozos, el azúcar y el azúcar avainillado en el vaso de la batidora.
Lo batimos durante 3 ó 4 minutos, por lo menos, rebañando los laterales con una espátula de vez en cuando, hasta obtener una mezcla cremosa.
Vamos incorporando los huevos de uno en uno, sin dejar de batir, esperando a que cada uno esté bien incorporado antes de añadir el siguiente. Añadimos ahora la mezcla de calabaza y yogur. Bajamos al mínimo la velocidad de la batidora y añadimos la mezcla de harina, levadura y especias. Lo batimos lentamente solo lo justo para que se mezcle. Echamos la masa en el molde y la alisamos con el dorso de una cuchara metálica.
Y al horno durante unos 50 minutos, hasta que un palillo largo insertado en el centro salga seco y se vea que el cake se despega de los bordes.
Lo dejamos reposar en el molde durante unos 10 minutos y lo volcamos sobre el plato en que vayamos a servirlo.
Lo dejamos enfriar totalmente y lo espolvoreamos de azúcar glas.
Y listo para comer:
Bon appétit!

Foodieblogroll