Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 17 de marzo de 2014

Bundt cake de plátano y manzana / Banana apple bundt cake

No me he podido resistir a esta receta adaptada de una americana que vi en internet el otro día. Tan adaptada, tan adaptada  que realmente lo único que tienen en común es que las dos llevan plátano. Jejejeje, hay cosas que no cambian: en casa siempre se solían quejar de que nunca hacía el mismo plato dos veces de manera igual... Vamos, que la inspiración del momento y aquello de "esto le iría mejor" son una constante. En cualquier caso, es un cake sencillo de preparar y rico, rico. Ni qué decir tiene que podéis prepararlo también en un molde normal. Sí es muy importante embadurnar el molde, sea cual sea, bien de mantequilla para luego no tener problemas al desmoldarlo.
 Ingredientes
100 grms de mantequilla y algo más para embadurnar el molde. Que esté blandita.
250 grms de harina para bizcochos (la que ya lleva algo de levadura incorporada)
1 sobre de levadura royal 
un pellizquito de sal
2 manzanas reineta pequeñas
2 cucharadas de azúcar
50 grms de mantequilla
100 grms de miel
3 huevos
4 plátanos muy maduros
azúcar glas para adornar
Pelamos las manzanas y las cortamos en lonchas. Las ponemos en una cazuela junto con 50 grms de mantequilla y dos cucharadas de azúcar.
Las cocemos a fuego medio alto durante 5 minutos. Vamos removiéndolas y deshaciéndolas hasta tener un puré espeso.
Separamos la cazuela del fuego y lo dejamos enfriar totalmente antes de usarlo. Esto es muy importante. Embadurnamos bien el molde con la mantequilla y lo reservamos. 
Precalentamos el horno a 180 grados. En un bol machacamos los plátanos pelados con un tenedor. Cuanto más maduros estén mejor, con la piel negra. Una vez que el puré de manzana esté frío del todo lo pasamos al bol también junto con la miel y los huevos.
Lo batimos todo hasta que esté bien mezclado. Añadimos ahora la harina, la levadura y el pellizquito de sal. Con la batidora a velocidad baja lo mezclamos hasta obtener una masa espesa. La vertemos en el molde, dándole unos golpes contra la encimera para evitar que se nos formen bolsas de aire.
Y al horno con el durante 55 minutos, hasta que esté dorado y un palillo insertado salga limpio.
Lo dejamos reposar en el molde durante media hora y después lo invertimos sobre un plato.
Una vez que esté totalmente frío lo espolvoreamos con el azúcar glas.
Aquí veis cómo queda por dentro.
Con un café o té os hará levitar.
Bon appétit!

sábado, 15 de marzo de 2014

Ternera asada a la cerveza / Ale roast beef

Sí, ya sé que no estoy publicando tantas recetas como habitualmente. Creedme están siendo unas semanas muy liadas con casos y cosas y no puedo dedicarle a mi cocina el tiempo que me gustaría. Lo importante es que todo va bien y que ya vendrán tiempos más tranquilos. 
Llevaba tiempo queriendo hacer la receta de hoy, fácil, resultona e ideal para reuniones multitudinarias. Se puede hacer la víspera. Y desgrasar totalmente la salsa con lo que, además, es ideal para dietas bajas en calorías. Yo la acompañe de un puré de patatas pero aquéllos que estéis en la lucha con los hidratos de carbono podéis sustituirlo por unas coles de Bruselas, zanahorias o similar. Y no mojar pan en la salsa, que está de muerte. Os doy fotos de la versión con la salsa pasada por la batidora y con la salsa tal cual.
 Ingredientes (6 personas)
1 kg y medio de lomo de ternera
sal
pimienta negra
1 cucharada sopera colmada de mostaza a la antigua
2 cucharadas soperas rasas de azúcar moreno
2 cucharaditas colmadas de gengibre en polvo
2 cebollas medianas
3 cucharadas de aceite de oliva
2 botellines de cerveza 
Yo usé una magnífica pieza de lomo de ternera pero también podríais usar otro corte o incluso carne de cerdo (reduciendo en este caso los tiempos de horno). La saqué de la nevera, la salpimenté y la dejé reposar, fuera de la nevera, durante una hora para que se atemperara. Mientras tanto mezclé en un cuenco la mostaza, el azúcar moreno y el gengibre.
Precalenté el horno a 200 grados. Embadurné con la mezcla del cuenco la pieza de carne por ambos lados. La coloqué sobre la rejilla del grill y debajo puse una fuente de horno para que se recogieran las posible escurriduras.
La dejé en el horno 1 hora. Mientras tanto pelé y piqué la cebolla. Calenté el aceite en una sartén grande y añadí la cebolla junto con un pellizco generoso de sal.
La dejé pochar a fuego suave, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, hasta que estuvo transparente y cogió algo de color.
Añadí entonces la cerveza, lo llevé todo a ebullición y lo dejé hervir un par de minutos para que se evaporara el alcohol.
Retiré la sartén del fuego. Cuando pasó la primera hora de asado éste es el aspecto que tenía la carne.
Bajé la temperatura del horno a 160 grados. Cubrí con salsa y cebolla el fondo de mi nueva cocotte Le Creuset (uno de mis últimos mimos). Podéis usar simplemente una fuente honda de horno que luego podáis tapar, con tapadera o con aluminio. Puse la carne con cuidado dentro de la fuente y añadí el resto de la salsa y de la cebolla.
Tapé la fuente y al horno con ella durante 1 hora. Al cabo de ese tiempo saqué la cazuela del horno y con mucho cuidado le dí la vuelta a la pieza de carne.
Volví a tapar la cazuela y al horno con ella durante otra hora.
Todo esto lo hice la víspera. Saqué la fuente del horno y la dejé sobre la encimera durante toda la noche. Al día siguiente, como veis, la grasa había subido a la superficie.
La retiré con cuidado. Saqué la pieza y la corté en filetes en frío. Podéis calentarla en la salsa cuando vayáis a servirla.
O pasar la salsa por la batidora primero y después calentar la carne en ella. Las bolitas que se ven en la foto son de la mostaza a la antigua.
En ambos casos, un plato para repetir y para mojar pan.
Bon appétit!

domingo, 9 de marzo de 2014

Bundt cake de pomelo / Grapefruit bundt cake

Nunca había pensado en usar el pomelo en un cake y la verdad es que pienso repetir: el resultado ha sido buenísimo y distinto. Tanto, tanto, que yo diría de utilizarlo en otras recetas de cake que lleven limón o naranja.
Ya os he contado en otras recetas de bundt cake que el nombre le viene sólo por el tipo de molde pero que pueden hacerse en otros moldes. Lo importante es siempre dejar espacio suficiente para que suba.
Ingredientes
175 grms de mantequilla blandita
300 grms de harina
300 grms de azúcar
3 huevos a temperatura ambiente
1 cucharadita de azúcar avainillado
1 sobre de levadura Royal
2 yogures naturales
la ralladura de 2 pomelos 
3 cucharadas de zumo de pomelo
azúcar glas para adornar
Untamos bien de mantequilla el molde. Esto es muy importante para poder desmoldarlo con facilidad después. Si estamos utilizando un molde rectangular o cuadrado normal además de enmantequillarlo podemos ponerle un trozo de papel de horno en la base.
Precalentamos el horno a 180 grados.
Ponemos en un bol la mantequilla que deberemos haber sacado de la nevera varias horas antes para que esté blandita. La batimos con el azúcar durante 5 minutos hasta que tengamos una crema espesa, de color pálido. Vamos añadiendo ahora los huevos de uno en uno. Añadimos un huevo
batimos hasta que esté completamente incorporado. Añadimos otro huevo y repetimos la operación. Y finalmente añadimos el tercer huevo y volvemos a batir. Ahora es el turno del yogur,
Lo batimos todo junto. Añadimos ahora el zumo de pomelo y la ralladura de pomelo
 Yo usé pomelos rosas pero pueden utilizarse pomelos normales. Volvemos a batir.  Incorporamos ahora la harina y la levadura y batimos otra vez hasta obtener una masa espesa. La volcamos en el molde y le damos unos golpes para evitar que se formen bolsas de aire.
Y al horno durante 50 minutos o hasta que insertando un palillo largo salga seco.
Lo dejamos enfriar durante una hora y lo invertimos en un plato. Una vez esté completamente frío lo adornamos espolvoreándolo con azúcar glas.
Delicioso con un café o un té
Bon appétit!

martes, 4 de marzo de 2014

Scones de yogur / Yogourt scones

Ya he compartido con vosotros varias recetas de scones, los tradicionales bollitos ingleses que en algunas de sus variantes se asemejan a los biscuits americanos. Son fáciles y rápidos de hacer y una delicia para desayunos, meriendas o porque sí. Estos de hoy van dedicados a mi prima Marién, "sconera" de pro. No podía ser de otra manera. Con un buen té o café levitareis, garantizado.
 Ingredientes
 200 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
1 pellizco de sal
50 grms de azúcar
70 grms de mantequilla
50 grms de yogur natural
80 ml de leche
1 huevo batido para pintarlos
Ponemos la harina y la levadura en un colador sobre un bol.
 Lo tamizamos y añadimos el pellizco de sal. Mezclamos bien y añadimos la mantequilla cortada en trocitos. Ha de estar fría. Con dos cuchillos, con un artilugio como el que veis en la foto (pastry blender) o simplemente con las puntas de los dedos, vamos deshaciendo la mantequilla y mezclándola con la harina. Nos quedará una mezcla de aspecto terroso.
Añadimos ahora el azúcar y el yogur.
Añadimos también la leche y lo mezclamos con un tenedor, sólo justo para obtener una bola de masa algo pegajosa.  El secreto de unos buenos scones es que no amasemos ni mezclemos en exceso. Con las manos bien enharinadas volcamos la mezcla sobre una superficie también enharinada. La aplastamos con la palma de la mano, suavemente, hasta que tenga un grosor como de 1 cm. Y usamos un cortapastas para cortar los scones, de unos 5 cms de diámetro.
Usé un cortapastas que me acabo de comprar, en Amazon, una verdadera joyita.
Vamos colocando los scones en un bandeja de horno que previamente habremos forrado con aluminio y espolvoreado de harina. Los pintamos con el huevo batido.
Los dejamos reposar mientras el horno se calienta a 220 grados. Los horneamos alrededor de 8 minutos (empezad a vigilarlos cuando lleven 6), hasta que estén doraditos. 
Los servimos con un buen té o café, cubiertos de mantequilla o queso Philadelphia y una buena mermelada.
Aquí podéis ver cómo quedan por dentro:
Bon appétit!

Foodieblogroll