Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 25 de enero de 2014

Bundt cake Guinness de chocolate / Guinnes chocolate bundt cake

No todo va a ser dieta en esta vida... Hoy toca tentación para los chocoadictos: un cake de chocolate hecho con cerveza negra, Guinness. Creedme cuando os digo que es uno de los más ricos que probareis nunca. Pelín calórico sí que es, pero, un día es un día. Su color tan oscuro se debe no sólo al chocolate y al cacao que lleva sino también a la cerveza, al azúcar moreno y a la miel que lo componen. Es una verdadera delicia. 
Ya sabéis que en este tipo de masas es importante que tanto la mantequilla como los huevos estén a temperatura ambiente. Es buena idea dejar ambas cosas fuera de la nevera la noche anterior.
Ingredientes
300 cc de cerveza negra (Guinness)
115 grms de miel
215 grms de harina
200 grms de cacao en polvo
1 sobre de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
250 grms de mantequilla a temperatura ambiente
300 grms de azúcar moreno
4 huevos a temperatura ambiente
175 grms de pepitas de chocolate
Empezamos untando bien de mantequilla el interior del molde y espolvoreándolo de cacao. También podríais hacerlo en otro tipo de molde, aunque la forma no quedará tan bonita. Hay que tener en cuenta siempre que subirá al hacerse.
En un cazo ponemos la cerveza y la miel. Lo ponemos a fuego fuerte, removiendo para que se deshaga la miel. En unos segundos veremos que empezará a hacer espuma y ya estará listo. Separamos el cazo del fuego y dejamos templar la mezcla mientras seguimos preparando la masa.
En un bol mezclamos la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal.
En otro bol ponemos la mantequilla. Es muy importante que esté blandita, a temperatura ambiente. La batimos a velocidad alta durante 2 minutos, raspando los laterales con una espátula de vez en cuando. Tiene que quedar cremosa.
Añadimos ahora el azúcar moreno y volvemos a batir a velocidad alta, rebañando los bordes durante vez en cuando, durante 3 minutos.
Una vez esté todo bien mezclado
Volvemos a repasar los bordes con la espátula y echamos un huevo
Batimos bien hasta que el huevo se haya incorporado. Rebañamos los laterales del modo, añadimos otro huevo, volvemos a batir y así sucesivamente hasta haber incorporado los 4 huevos.
A continuación, con la batidora a velocidad media, vamos añadiendo la mezcla de harina a cucharadas, alternándola con chorritos de la mezcla de cerveza. Necesitaremos repasar los bordes del bol con la espátula de vez en cuando. Al final añadimos las pepitas de chocolate y las mezclamos con la espátula.
Quedará una masa bastante líquida.  La echamos en el molde
Lo metemos en el horno precalentado a 180 grados. Y a los 50 minutos estará listo (cuando un palillo insertado salga practicamente seco, quizá con algún granito de masa pegado).
Lo dejamos reposar en el molde durante 15 minutos y después lo desmoldamos invirtiéndolo sobre un plato.
Lo dejamos enfriar totalmente y listo para comer. Es un cake para comer con cucharita.
Bon appétit!

viernes, 24 de enero de 2014

Pechuga de pollo al vino tinto / Red wine chicken breast

Siguiendo con las recetas más light, comparto hoy con vosotros está de pechuga hecha en vino tinto. Aproveché un vaso de un vino excelente que había quedado de las pasadas fiestas y el resultado fue inmejorable. Muchas veces os digo lo de que cuanto mejor sea el vino mejor saldrá el guiso. Me reafirmo. Lleva además puerro, tomate y pimiento verde. Lo acompañé de un cuscús pero le iría igualmente bien un arroz blanco o unas patatas fritas en cuadraditos.
 Ingredientes (6 personas)
3/4 de kg de pechuga de pollo
2 puerros
1 pimiento verde
2 tomates medianos
sal
pimienta negra
2 cucharaditas colmadas de orégano
aceite de oliva
Cortamos la pechuga en tacos de unos 2 cms. Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela o sartén grande. Doramos el pollo, previamente salpimentado, junto con el orégano.
Mientras tanto, lavamos y picamos los puerros y el pimiento verde. Pasamos el pollo a un plato. En la misma cazuela y en el mismo aceite añadimos los puerros y los pimientos junto con un pellizco de sal.
Lo dejamos hacer todo junto durante 5 minutos. Mientras tanto lavamos, pelamos y picamos los tomates. Los añadimos a la cazuela.
Lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer todo junto durante 10 minutos.
Incorporamos ahora el pollo que teníamos reservado y el vaso de vino. Subimos el fuego y dejamos que hierva a borbotones durante un par de minutos para que se evapore el alcohol.
Bajamos el fuego, tapamos la cazuela y lo dejamos hacer, al chup-chup, durante 25 minutos.
Lo servimos acompañado de un cuscús, por ejemplo.
Bon appétit!

lunes, 20 de enero de 2014

Chuletas de cerdo con piña / Pinapple pork chops

Por fin retomamos la cocina habitual y vamos recuperando el ritmo de nuestra vida cotidiana. Las navidades me dejan muy, muy cansada. Son demasiadas fiestas seguidas y demasiadas comidas pesadas. En fin, a la receta de hoy. Son unas simples chuletas hechas en una salsa que lleva cebolla, pimiento y tomate y alegradas con piña y almendras. Con un arroz blanco, un cuscús o unas patatas fritas, un plato único rico y sano.
Ingredientes (6 personas)
6 chuletas de cerdo de palo
1 cebolla
1/2 pimiento verde
2 tomates medianos
1 latita pequeña de piña en su jugo
1 puñado de almendras crudas
aceite de oliva
sal
pimienta negra molida
Salpimentamos las chuletas. Cubrimos de aceite el fondo de una sartén o cazuela. Doramos las chuletas por tandas a fuego medio.
Las vamos reservando en un plato. Mientras tanto vamos lavando y picando la verdura. Después, en el mismo aceite pochamos la cebolla picada durante cinco minutos, a fuego medio, con un pellizco de sal, removiendo de vez en cuando.
Añadimos entonces el pimiento verde.
Volvemos a mezclar y lo dejamos hacer todo junto otros 5 minutos. Incorporamos ahora los tomates, lavados, pelados y picados, y las almendras.
Mezclamos nuevamente. A los 10 minutos añadimos la piña cortada en trocitos, el jugo de la lata y medio vaso de agua.
Cuando vuelva a hervir incorporamos las chuletas, procurando que queden cubiertas de salsa y verdura.
Tapamos la cazuela y lo dejamos hacer a fuego suave durante 20 minutos. Mientras tanto podemos preparar un arroz blanco o unas patatas fritas como acompañamiento.
Servimos con la guarnición que hayamos preparado o solas.
Bon appétit!

domingo, 19 de enero de 2014

Panetón de Milán de la Marquesa de Parabere / Marchioness of Parabere's Milan panettone

Siguiendo con las recetas de la Enciclopedia Culinaria de Confitería y Repostería (1930) de la Marquesa de Parabere he estrenado uno de mis regalos de Reyes: un magnífico molde para hacer panettones. Es un molde desmoldable más alto de lo habitual y además llevaba 5 moldes de papel para meter dentro del molde metálico. Así el resultado final sería profesional total. Ya os imaginareis la ilusión que me ha hecho. 
La receta de la Marquesa de Parabere es una delicia aunque, como ya os he contado otras veces, hay que interpretar la temperatura y tiempos de horno y adaptar un poquito las cantidades de los ingredientes. En su receta original usaba piñones que he sustituido por almendra picada dado el precio desorbitado de los frutos de la piña piñonera. Tampoco he incluido fruta escarchada. Por algún lado tenemos que intentar limitar calorías, ejem...
Ingredientes
150 grms de harina fuerte para la masa madre
1 dl de leche
25 grms de levadura fresca
400 grms de harina fuerte para la masa
150 grms de azúcar
200 grms de mantequilla derretida
1 pellizco de sal
la ralladura de un limón
3 huevos a temperatura ambiente
200 grms de pasas sultanas
100 grms de almendras picadas
En este tipo de bollo, como en el roscón todo es cuestión de tener paciencia y respetar los tiempos de levado. La elaboración, por lo demás, es sencilla. Empezamos preparando la masa madre. Templamos en el microondas la mitad de la leche. Sólo templarla, si está demasiado caliente mataremos la levadura. Diluimos en ella la levadura y un pellizco de azúcar. Ponemos 150 grms de harina en un bol. Añadimos la levadura diluida en la leche y con la mano bien limpita vamos mezclando y amasando hasta obtener una bola.
Tapamos el bol con un paño humedo y ponemos el recipiente en un lugar cálido, al abrigo de corrientes, durante 2 horas, hasta que haya duplicado su tamaño.
Aquí podéis ver mi maravilloso molde con su molde de papel dentro. Unté un poquito de mantequilla el molde metálico por dentro para fijar el de papel.
Cuando ya está lista la masa madre, ponemos en el bol de la Kitchen Aid (o en un bol normal si vamos a amasar a mano) la mantequilla derretida (que no debe estar caliente), los huevos, la sal, la ralladura de limón, el resto de la leche y el azúcar.
Lo batimos todo bien con las varillas. Ponemos el bol en la Kitchen Aid y a velocidad 1 vamos añadiendo la harina a cucharadas. Añadimos la masa madre cortada en trozos. Subimos luego la velocidad a 4 y dejamos que se amase unos 5 minutos hasta obtener una masa brillante.
Añadimos ahora las pasas y las almendras y volvemos a poner en marcha la Kitchen Aid, a velocidad 1, sólo para que se mezcle bien todo.
Echamos la masa en el molde que tenemos preparado, aplastándola algo y golpeando el molde contra la encimera para evitar que se nos formen bolsas de aire.
Como me parecía que había demasiada masa, preparé otro molde con papel de horno en el fondo y los laterales y puse en él la masa sobrante. La verdad es que podía haber puesto todo en un sólo molde. Los cubrí con un paño húmedo y otra vez a un sitio cálido al abrigo de corrientes. Al cabo de dos horas estaban así:
Los cocí en el horno precalentado a 190 grados durante 45 minutos. Y éste es el aspecto del grande (el pequeño quedó también estupendo aunque más bajito, claro):
Los dejé enfriar en sus moldes y luego los desmoldé. Aquí tenéis el grande:
Y así estaba por dentro:
Bon appétit!

viernes, 17 de enero de 2014

Pinchos mar y montaña / Prawn & chorizo skewers

Y para terminar la ronda de recetas de pescado aquí tenéis estos pinchos de chorizo y gambón. Sí, aunque os pueda sonar rara, es una combinación estupenda. El gambón va aderezado con harissa, una pasta árabe picante que ahora se encuentra en grandes superficies facilmente. Podéis ponerle menos si os gusta poco especiado, o incluso omitirla si no os gusta nada el picante. El chorizo debe estar poco curado o ser para asar. Van acompañados de una salsa que atempera un poco el sabor picante. Una entrada distinta que os va a encantar.
Ingredientes
12 rodajas de chorizo gorditas
12 gambones crudos
1 cucharadita de Harissa
2 cucharadas soperas de mayonesa
2 cucharadas soperas de yogur natural
sal 
pimienta negra molida
La Harissa se vende en tubos. Suele estar en la sección de especias.
 Precalentamos el horno a 200 grados. Pelamos los gambones y les añadimos la cucharadita de Harissa.
Embadurnamos bien los gambones. Y nos lavamos bien las manos después. Ojito con tocaros un ojo: es una pasta picante y lloraríais lo que no está escrito.
Ponemos las rodajas de chorizo, sin piel, en una fuente de horno.
A los 5 minutos los sacamos y añadimos los gambones, mezclándolos con la grasita que haya soltado el chorizo.
Tres minutos más y ya está. Sacamos la fuente del horno y la dejamos enfríar.
Mientras tanto, mezclamos la mayonesa y el yogúr en un cuenco y lo aderezamos con sal y pimiento. Pasamos la salsa a un platito en que la serviremos.
Montamos los pinchos ensartando en palillos un gambón primero y una rodaja de chorizo después (así el chorizo quedará como base). Y a la mesa, con la salsa.
Bon appétit!

Foodieblogroll