Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 15 de marzo de 2014

Ternera asada a la cerveza / Ale roast beef

Sí, ya sé que no estoy publicando tantas recetas como habitualmente. Creedme están siendo unas semanas muy liadas con casos y cosas y no puedo dedicarle a mi cocina el tiempo que me gustaría. Lo importante es que todo va bien y que ya vendrán tiempos más tranquilos. 
Llevaba tiempo queriendo hacer la receta de hoy, fácil, resultona e ideal para reuniones multitudinarias. Se puede hacer la víspera. Y desgrasar totalmente la salsa con lo que, además, es ideal para dietas bajas en calorías. Yo la acompañe de un puré de patatas pero aquéllos que estéis en la lucha con los hidratos de carbono podéis sustituirlo por unas coles de Bruselas, zanahorias o similar. Y no mojar pan en la salsa, que está de muerte. Os doy fotos de la versión con la salsa pasada por la batidora y con la salsa tal cual.
 Ingredientes (6 personas)
1 kg y medio de lomo de ternera
sal
pimienta negra
1 cucharada sopera colmada de mostaza a la antigua
2 cucharadas soperas rasas de azúcar moreno
2 cucharaditas colmadas de gengibre en polvo
2 cebollas medianas
3 cucharadas de aceite de oliva
2 botellines de cerveza 
Yo usé una magnífica pieza de lomo de ternera pero también podríais usar otro corte o incluso carne de cerdo (reduciendo en este caso los tiempos de horno). La saqué de la nevera, la salpimenté y la dejé reposar, fuera de la nevera, durante una hora para que se atemperara. Mientras tanto mezclé en un cuenco la mostaza, el azúcar moreno y el gengibre.
Precalenté el horno a 200 grados. Embadurné con la mezcla del cuenco la pieza de carne por ambos lados. La coloqué sobre la rejilla del grill y debajo puse una fuente de horno para que se recogieran las posible escurriduras.
La dejé en el horno 1 hora. Mientras tanto pelé y piqué la cebolla. Calenté el aceite en una sartén grande y añadí la cebolla junto con un pellizco generoso de sal.
La dejé pochar a fuego suave, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, hasta que estuvo transparente y cogió algo de color.
Añadí entonces la cerveza, lo llevé todo a ebullición y lo dejé hervir un par de minutos para que se evaporara el alcohol.
Retiré la sartén del fuego. Cuando pasó la primera hora de asado éste es el aspecto que tenía la carne.
Bajé la temperatura del horno a 160 grados. Cubrí con salsa y cebolla el fondo de mi nueva cocotte Le Creuset (uno de mis últimos mimos). Podéis usar simplemente una fuente honda de horno que luego podáis tapar, con tapadera o con aluminio. Puse la carne con cuidado dentro de la fuente y añadí el resto de la salsa y de la cebolla.
Tapé la fuente y al horno con ella durante 1 hora. Al cabo de ese tiempo saqué la cazuela del horno y con mucho cuidado le dí la vuelta a la pieza de carne.
Volví a tapar la cazuela y al horno con ella durante otra hora.
Todo esto lo hice la víspera. Saqué la fuente del horno y la dejé sobre la encimera durante toda la noche. Al día siguiente, como veis, la grasa había subido a la superficie.
La retiré con cuidado. Saqué la pieza y la corté en filetes en frío. Podéis calentarla en la salsa cuando vayáis a servirla.
O pasar la salsa por la batidora primero y después calentar la carne en ella. Las bolitas que se ven en la foto son de la mostaza a la antigua.
En ambos casos, un plato para repetir y para mojar pan.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll