Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 21 de diciembre de 2014

Tarta de mandarina/ Tangerine cake

Y seguimos con ideas de recetas para estas fiestas. La de hoy resulta especialmente apropiada porque lleva como ingredientes productos muy típicos de estos días: almendras y unas riquísimas mandarinas. Acompañada de helado o simplemente de nata líquida queda de lujo y no es especialmente pesada. Ah, y como no lleva harina también es apta para celiacos.
Ingredientes
5 mandarinas (mejor sin pipos)
1 palito de canela
el zumo de 1 limón
Algo de mantequilla para untar el molde
275 grms de azúcar
1 cucharadita de azúcar avainillado
300 grms de almendras 
1 cucharadita de semillas de cardamomo (opcional)
1 sobre de levadura royal
6 huevos
 Podemos empezar la víspera (incluso preparar la tarta el día anterior). Es mejor usar mandarinas clementinas, de las que no tienen pipos, aunque las mandarinas normales también valen.
Ponemos 3 de ellas en la olla a presión, con algo de agua.
Cerramos la olla y cuando la válvula tiene dos rayitas (en la rápida) las tenemos unos 20 minutos. Las dejamos enfriar, totalmente, en la olla.
Las escurrimos y las pasamos a la picadora o robot, con piel y todo. Si no son clementinas, les quitamos los pipos. Hacemos un puré y lo reservamos.
Exprimimos las otras 2 mandarinas. Ponemos en un cazo el zumo de estas mandarinas, el zumo del limón, 50 gramos de azúcar y el palito de canela. Lo llevamos a ebullición, a fuego medio, removiendo hasta que se disuelve el azúcar. Lo dejamos hervir a fuego suave durante 5 minutos y lo dejamos enfriar del todo antes de retirar el palito de canela. Reservamos este almíbar.
Untamos de mantequilla un molde desmoldable y forramos la base con papel de horno.
Precalentamos el horno a 180 grados. En un bol mezclamos 225 gramos de azúcar, el azúcar avainillado, las almendras molidas, el cardamomo y la levadura.
Añadimos los 6 huevos batidos y lo mezclamos todo con un tenedor. Incorporamos ahora el puré de mandarinas que teníamos reservado, mezclándolo todo con el tenedor. Quedará una masa muy líquida. La vertemos en el molde que tenemos preparado.
Y al horno con la tarta durante 1 hora o hasta que un palillo insertado en el centro salga seco. Puede ser necesario cubrir el molde con una hoja de aluminio cuando lleve media hora en el horno para evitar que la superficie se tueste en exceso.
Una vez cocida dejamos reposar la tarta en el molde durante 10 minutos y luego la pasamos al plato en que vayamos a servirla. La pinchamos con el palillo y vertemos encima el almíbar que teníamos reservado. La dejamos enfriar totalmente y lista:
La servimos a temperatura ambiente.
Bon appétit!

martes, 16 de diciembre de 2014

Pasta con salmón y calabacín/ Smoked salmon and courgette pasta

Una buena amiga italiana me ha pasado esta receta de pasta que me ha encantado. Originalmente se hace con espagueti pero como pueden ser un poco liosos de comer he preferido hacerla con espirales (o fusilli). No quedaría mal tampoco con pajaritas. Es muy sencilla y merece la pena. La salsa puede prepararse con algo de antelación y montar el plato justo antes de servirlo.
Ingredientes (6 personas)
1/2 kg de espirales
2 calabacines pequeños
1 cebolla
200 grms de salmón ahumado
200 cc de nata líquida
aceite de oliva 
sal
pimienta negra molida
Pelamos y picamos la cebolla. Cubrimos de aceite el fondo de una sartén grande y la ponemos a pochar, con un buen pellizco de sal y pimienta negra molida al gusto, a fuego medio, removiendo de vez en cuando.
Lavamos bien los calabacines
Los cortamos en trocitos, sin pelarlos. Cuando la cebolla lleva unos 5 minutos haciéndose añadimos los calabacines.
Lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer, a fuego medio, durante unos 10 minutos o hasta que el calabacín esté blandito.
Pasamos la mezcla al robot o picadora y lo trituramos. En la misma sartén salteamos el salmón ahumado (que previamente habremos cortado en trocitos) en un par de cucharadas de aceite. 
Con un minuto basta, lo justo para que empiece a ponerse de un tono más pálido. Añadimos la crema de calabacín y la nata y lo mezclamos todo.
Ponemos a cocer la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Una vez cocida añadimos dos o tres cazos del agua de cocer la pasta a la salsa. Escurrimos la pasta. Volvemos a calentar la salsa y la salteamos con la pasta.
Y ya está. La servimos con un platito de parmesano para que cada uno se pueda poner el queso que quiera.
Bon appétit!

lunes, 15 de diciembre de 2014

Dip de queso azul y nueces / Blue cheese walnut spread

Se acercan las fiestas y hoy os propongo esta entrada que queda rica, rica. Es sencilla y rápida de hacer, incluso podéis prepararla la víspera: éxito garantizado.
Ingredientes
150 grms de queso Philadelphia
75 grms de queso azul
1/4 de cebolla
8 nueces
1 cucharadita de mantequilla
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de cominos
1 cucharada de aceite
1/2 cucharadita de pimienta negra molida
1 pellizco de sal
Pelamos las nueces y reservamos unos trocitos para adornar. Ponemos todos los ingredientes en el robot o en la picadora.
 Lo batimos todo bien y a la nevera por lo menos un par de horas o desde la víspera. Lo servimos acompañado de pan de centeno, adornándolo con los trocitos de nuez que habíamos reservado.
Bon appétit!

domingo, 14 de diciembre de 2014

Scones de calabaza / Pumpkin scones.

Y ya casi se ha pasado otro mes, y ya casi estamos en navidades, ¡qué barbaridad ! ¡Vaya meses que llevo! En fin, a la tarea. Hoy comparto con vosotros unos scones hechos con calabaza. Ya sabéis que los scones son unos bollitos ingleses que se toman con mantequilla o nata (la inglesa no es como la nuestra montada) y alguna mermelada rica. Ya he compartido alguna receta más con vosotros. La de hoy es "culpa" de mi hermano mayor que me regaló una hermosa calabaza. No llevan azúcar así que lo de la mermelada es muy, muy recomendable.
Ingredientes
300 grms de calabaza (ya pelada, sin pipas y cortada en cuadrados)
1 palito de canela
350 grms de harina
1 sobre de levadura royal
75 grms de mantequilla a temperatura ambiente
50 grms de queso rallado (tipo parmesano)
1 pellizquito de nuez moscada rallada
sal
pimienta negra
un poquitín de leche para pintarlos
Ponemos la calabaza en una cazuela, con el palito de canela, y la cubrimos de agua.
Cuando rompa a hervir la dejamos hacer a fuego medio unos 20 minutos o hasta que la calabaza esté blandita. La ponemos a escurrir en un colador y la dejamos enfriar totalmente.
Una vez fría la hacemos puré aplastándola con un tenedor.
Forramos de aluminio la bandeja del horno y la untamos de mantequilla.
Precalentamos el horno a 200 grados.
En un bol mezclamos la harina, la levadura, la nuez moscada, un pellizco de sal y un poco de pimienta negra. Añadimos la mantequilla.
Lo mezclamos todo con la punta de los dedos hasta que tenga un aspecto terroso. Añadimos entonces la calabaza.
Usamos un cuchillo de mesa para mezclarlo todo bien. Añadimos ahora el queso rallado.
Volvemos a mezclar usando el cuchillo. Nos quedará una masa blanda pero manejable.
La volcamos sobre la encimera enharinada y la aplastamos con las manos hasta que nos quede de unos 2 cms y me dio de grosor. Usamos un cortapastas para cortar los scones.
Los vamos colocando en la bandeja del horno. Con los recortes hacemos una bola, volvemos a aplastarla y cortamos más scones. Pintamos la parte de arriba con el dedo mojado en leche.
Y al horno con ellos alrededor de 15 minutos o hasta que estén tostaditos por encima.
Los dejamos enfriar y listos para comer
Con mantequilla y mermelada están de muerrrrrteeeeee
Bon appétit!

domingo, 23 de noviembre de 2014

Risotto de setas al parmesano / Parmesan funghi risotto

Estamos en plena temporada de setas pero la receta que comparto hoy con vosotros puede prepararse en cualquier época del año. Me trajeron hace un tiempo unas maravillosas setas desecadas de mi adorada Italia y son las que he usado. Las setas desecadas también se encuentran aquí en grandes superficies. Son riquísimas y superapañadas para cualquier imprevisto. El truqui está en enjuagarlas antes de ponerlas a hidratar para poder aprovechar después el líquido que sueltan al volver a su ser. Ya sabéis que el risotto es meloso, no se trata de un plato en que el arroz quede suelto como en una paella. Le he añadido también unas almendras laminadas por aquello del contraste de texturas (algo se aprende con los programas culinarios de moda). No olvidéis que es mejor utilizar parmesano que hayáis rallado vosotros mismos. Es un plato rápido de hacer y muy resultón.
Ingredientes (6 personas)
100 grms de setas desecadas (ó 250 grms de setas frescas)
4 vasos de agua
2 vasos de arroz
75 grms de almendras laminadas
75 grms de parmesano rallado
sal
aceite de oliva
Empezamos calentando el agua para desecar las setas. Las lavamos primero para quitarles posible polvo y/o impurezas.
Las dejamos desecando durante una media hora. Después las ponemos a escurrir en un colador y pasamos el líquido a una cazuela. La ponemos a hervir con un pellizco generoso de sal.
Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela grande. Rehogamos el arroz a fuego medio durante un par de minutos. Añadimos las almendras laminadas y volvemos a rehogar todo junto otro par de minutos.
Finalmente añadimos las setas escurridas y volvemos a rehogarlo todo junto.
Si usáis setas frescas, deberéis lavarlas (ya sé, no muy ortodoxo para los puristas) y trocearlas, y rehogarlas durante 5 minutos por los menos, en vez del par de minutos necesario para las desecadas.
A diferencia de otros arroces el risotto requiere que se le remueva constantemente y que se le vaya añadiendo el agua poco a poco. Se trata de ir añadiendo el agua a cazos, removiendo e incorporando bien el líquido antes de añadir el siguiente cazo. Haremos esto, a fuego medio, durante 15 minutos. Es momento entonces de añadir el parmesano.
Le damos unas vueltas para que se mezcle bien y separamos la cazuela del fuego.
Como veis, debe quedar algo caldoso. Cubrimos la cazuela con una tapadera o con un paño y lo dejamos reposar 5 minutos. Y listo para comer:
Bon appétit!

sábado, 22 de noviembre de 2014

Cake navideño / Christmas fruit cake

Se van acercando ya las fiestas. Jo, otro año que casi se ha ido. Y así se pasa la vida... Con los sucesos de estos días, la muerte de la señora duquesa, el suicidio de un compañero de trabajo, la noticia del fallecimiento de la profe que me descubrió que el Latín era una maravilla, ando dándole vueltas con medio cerebro a la fugacidad de todo. Repitámonos aquello de vivir el momento presente y de tratar de disfrutar de todo lo bueno que nos rodea. Y aunque parezca banal, qué mejor que un rico cake de pasas, almendras y orejones. Es una adaptación de los cakes navideños ingleses tradicionales. Entre otras especias lleva mixed spice. Es una mezcla de especias que se encuentra fácilmente en grandes superficies. Si no la podéis comprar no pasa nada. Está buenísimo con un té o un café. Envuelto en aluminio puede durar semanas y para los aficionados a los cakes borrachillos se le pueden añadir una cucharaditas de coñac de vez en cuando. 
Ingredientes
350 grms de pasas sultanas (sin pipos)
6 cucharadas de cognac
125 grms de mantequilla a temperatura ambiente
125 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
1 pellizco de sal
1/2 cucharadita de clavo molido
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de gengibre molido
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 cucharadita de mixed spice (opcional)
80 grms de orejones picados
80 grms de almendras peladas
80 grms de azúcar moreno
la ralladura de 1 naranja
la ralladura de 1 limón
3 huevos a temperatura ambiente
1 chorrito de leche
Empezamos calentando el cognac en una cazuela. La separamos del fuego y le añadimos las pasas.
Las dejamos enfriar y absorber el cognac mientras vamos preparando el resto de ingredientes. Yo usé almendras sin pelar. Para pelarlas las puse en una cazuela cubiertas de agua. La herví durante 3 minutos.
Las escurrí en un plato.
Una vez templadas o frías se pelan en un pis pas:
Las partí en trozos menudos. Esto se puede hacer en el mortero o, si las habéis escaldado como yo, incluso con unas tijeras. 
Se pican los orejones
 Puse las especias y la sal en un platito.
Unté de mantequilla un molde alto. Le puse en la base un redondel de papel de horno que enmantequillé también.
Se precalienta el horno a 170 grados. Mientras tanto se pone la harina, la levadura y las especias en un colador y se tamiza todo junto en un bol.
Se añaden al bol las pasas, las almendras picadas y los orejones y se mezcla todo bien con una cuchara metálica.
En otro bol se bate la mantequilla con el azúcar moreno y las ralladuras de naranja y limón durante 3 ó 4 minutos. Se van incorporando ahora los huevos, batiendo bien antes de incorporar cada uno de ellos. Se añade también un chorrito de leche.
Se añade la mezcla de fruta almendras y harina y se remueve todo con una cuchara metálica. Se vierte en el molde untado de mantequilla. Yo había reservado unas almendras enteras para adornarlo pero al hacerse desaparecieron.
Se deja hacer durante 1 hora. Luego se baja la temperatura del horno a 130 grados y se cubre el molde con una hora de papel de aluminio. Se deja hacer durante otra hora y media. Está listo cuando un palillo largo insertado en el centro sale seco y el cake empieza a despegarse un poco por los bordes. Sí, ya sé que parece mucho tiempo de horno pero el resultado merece la pena. Se saca el molde del horno y se deja reposar unos 5 minutos.
Se invierte sobre un plato y otra vez sobre el plato en que vayamos a servirlo. Se deja enfriar totalmente y listo para comer. Podemos adornarlos con algún motivo navideño o como prefiramos.
Bon appétit!

Foodieblogroll