Imprimir

Print Friendly and PDF

miércoles, 28 de agosto de 2013

Fiambre de pollo relleno / Stuffed chicken

Tengo un vago recuerdo de mi abuela Carmen haciendo un pollo relleno en una de sus visitas cuando yo era muy pequeña. Ella misma lo deshuesaba y lo rellenaba. Era una magnífica cocinera. Este pollo quedaba con su forma original y era una maravilla para la vista y el gusto. Se me ocurrió intentar emularla el otro día pero, claro, sin llegar a su nivel de técnica y destreza. Pedí en la carnicería que me deshuesaran el pollo y utilicé la piel, la pechuga y los muslos. Como relleno usé uno de los muslos picados, aderezado con aceitunas negras y unos pimientos de piquillo. Y el resultado fue magnífico. Me voy a animar con otros rellenos. Es sencillo de hacer y rico, rico.
Ingredientes
1 pollo deshuesado
12 aceitunas negras sin hueso
sal
pimienta negra molida
1 cucharadita de orégano
6 pimientos de piquillo
3 cucharadas de jerez seco 
un chorrito de jerez seco
aceite de oliva
En la carnicería os deshuesarán el pollo sin problemas. El caparazón y los demás huesos podéis aprovecharlos para hacer un caldo de pollo para sopas u otros guisos. En mi caso puse la pechuga y uno de los muslos sobre la piel extendida y lo salpimenté.
Corté el otro muslo en trozos y lo puse en la picadora.
Puse el aparato en marcha y lo piqué. Añadí entonces las aceitunas, un pellizquito de sal (las aceitunas ya la llevan), el orégano y las tres cucharadas de jerez.
Lo volví a picar. Como veis, el aspecto es como si llevara trufa.
Precalenté el horno a 200 grados. Rellené con esta mezcla los pimientos y los coloqué en el centro del pollo.
Hice un paquete cubriendo los pimientos con la carne del pollo
Y después lo cubrí con la piel hasta obtener una especie de cilindro grande. Cosí la piel con bramante lo justo para que no se deformara ni se saliera el relleno.
Lo puse en una fuente de horno forrada de aluminio. Pinté el pollo de aceite y le eché un chorrito de jerez por encima.
Y al horno durante una hora.
Le di la vuelta.
Y lo dejé hacer otra media hora. Lo retiré a un plato, con la salsa y lo dejé enfriar totalmente.
Después lo corté en rodajas gorditas y lo serví en platos individuales acompañado de una sencilla ensalada de lechuga y aguacate con aliño de vinagre de módena. Rocié los filetes con un poquito de la salsa.
Delicioso. Bon appétit!

lunes, 26 de agosto de 2013

Escabeche de pavo al jerez / Sherry pickled turkey breast

Los calores de este año han hecho que para mi esté siendo un verano de escabeches. Son un plato rápido de preparar y muy apetecible cuando prácticamente todo lo demás sobra. Además, son poco calóricos y se pueden incluir en cualquier tipo de dieta. Con una buena ensalada, a correr. En lugar de usar sólo vinagre para el escabeche esta vez lo he preparado con una proporción mayor de jerez seco y el resultado ha sido excelente. Además lo he hecho en la olla, listo en un pis-pas. Os lo recomiendo.
Ingredientes (6 personas)
1 pechuga de pavo (alrededor de 800 grms)
1 vasito (de los de vino) de jerez seco
1/2 vasito (de los de vino) de vinagre
1/2 vasito (de los de vino) de aceite de oliva
1/2 cebolla
2 zanahorias
10 granos de pimienta negra
2 hojas de laurel
sal
Ponemos el jerez, el vinagre, el aceite y la sal en la olla junto con un pellizco generoso de sal. Lo removemos para que se mezcle bien.
Añadimos la cebolla picada y las zanahorias peladas y cortadas en trozos no muy grandes. Colocamos la pechuga encima, distribuyendo por encima algún trozo de cebolla y de zanahoria, la pimienta negra y las hojas de laurel.
Lo llevamos a ebullición y tapamos la olla. Cuando salgan las dos rayitas, bajamos el fuego y lo dejamos hacer 25 minutos. Dejamos enfriar la olla y la abrimos.
Como veis la pechuga ha menguado bastante. Le damos la vuelta y la ponemos a fuego alto, para que hierva a borbotones y se reduzca el escabeche durante 5 minutos. Retiramos del fuego, tapamos la olla y lo dejamos enfriar totalmente. Es mejor hacerlo la víspera porque la carne absorberá más los sabores del escabeche. Una vez que se haya enfriado podemos meterla en la nevera, en su escabeche, hasta el momento de servir (o por lo menos 1 hora para que esté fresquita).
La servimos cortada en filetes y acompañada, por ejemplo, de una ensalada de lechuga, pepino y tomate aderezada con algo del escabeche.
Bon appétit!

viernes, 23 de agosto de 2013

Fiambre de cerdo relleno de champiñones y pimientos / Mushroom and red pepper pork meatloaf

Siguen los días de calor y hoy comparto con vosotros un fiambre de cerdo muy sencillo de preparar. Se hace de víspera por lo que es muy cómodo para cuando hay invitados o si se quiere dedicar el día a otra cosa. Recuerdo nebulosamente, allá a principios de los 70 el primer fiambre de este tipo que ví hacer en casa de Ivonne y Pepita, amigas de mis padres, la una americana y la otra extremeña, Era un fiambre de ternera, prensado al final. Tiempos aquéllos. También nos enseñaron a hacer pizza, desconocida por entonces en estos lares (el primer telepizza que abrieron aquí fue por el año 87 u 88 y el primer restaurante italiano muy a finales de los 70). Me estoy poniendo melancólica así que ¡ a la receta!
Ingredientes (6 personas)
600 grms de carne de cerdo picada
1 tarro de pimientos de piquillo
3 champiñones grandes
1 cucharada de pan rallado y un poco más
1/2 vasito (de los de vino) de vino blanco
sal
pimenta negra molida
nuez moscada molida
orégano
aceite de oliva
lechuga y tomate para adornar
En una sartén grande ponemos los pimientos con un chorrito de aceite, un pellizco de sal y el jugo que hubiera en el tarro.
Lo dejamos hacer a fuego fuerte durante 5 minutos, agitando la sartén como si estuviéramos haciendo un pil-pil, hasta que el jugo de los pimientos se haya absorbido.
Los reservamos en un plato. En la misma sartén, echamos los champiñones, limpiados y laminados, con otro pellizquito de sal.
También los salteamos, a fuego fuerte, durante 5 minutos.
Los pasamos a otro plato. Dejamos enfriar ambas cosas totalmente. Mientras tanto untamos de aceite un molde rectangular y lo espolvoreamos con un poquito de pan rallado.
En un bol ponemos el vino blanco, la cucharada de pan rallado, un pellizco de sal, pimienta negra molida al gusto, una cucharadita de orégano y 1/2 cucharadita de nuez moscada.
Lo removemos todo bien con una cuchara y añadimos la carne picada. Es mejor que pidamos en la carnicería que nos la pasen dos veces por la picadora. La mezclamos con el aliño como si estuvieramos preparando la farsa de unas albóndigas. Precalentamos el horno a 180 grados. Y a montar el fiambre. Ponemos una capa fina de carne en el fondo del molde, estirándola y distribuyéndola con cuidado con las puntas de los dedos.
Colocamos encima los champiñones, escurridos, solapando unos con otros.
Ponemos encima otra capa de carne.
Ahora es el turno de los pimientos, también escurridos.
Y, finalmente, el resto de la carne.
Y al horno con el molde durante 35 minutos.
 Le colocamos encima una hoja de aluminio, un brick de leche (lleno) y una jarra de agua. La finalidad es que el peso haga que se comprima la carne y no se parta al cortar el fiambre. Lo dejamos así hasta el día siguiente.
Por la mañana lo metemos en la nevera (ya sin el peso) hasta el momento de servir. Pasamos un cuchillo de postre por los laterales y lo desmoldamos invirtiéndolo en la fuente en que vayámos a servirlo. Podemos presentarlo rodeado de lechuga y adornado con unos tomatitos cherry.
Y ya está.
Bon appétit!

miércoles, 21 de agosto de 2013

Pavo con setas al jerez / Sherry mushroom turkey

Andaba un poco cansada de platos fríos a todas horas y pese a las altas temperaturas de que venimos "gozando" me apetecía algo caliente para variar. Nada pesado, por supuesto, pero que me diera sensación de comida normal. Este verano habitualmente vivo de melón, sandía y similar. Manos a la obra: unos solomillos de pavo de Mercadona, una bolsa de mezcla de setas de Lidl, un vasito de jerez y ya está. Con un simple arroz blanco es un plato único light y satisfactorio. 
Ingredientes (6 personas)
2 solomillos de pavo (unos 800 grms)
450 grms de setas congeladas
3 ajos
1 cucharada sopera colmada de azúcar moreno
1 vasito (de los de vino) de jerez seco
sal
pimienta negra
aceite de oliva
arroz blanco para acompañar
En una cazuela o sartén grande doramos bien el pavo, cortado en tacos y salpimentado, removiéndolo de vez en cuando para que quede hecho por todos los lados.
Mientras tanto, picamos los ajos en trozos no muy pequeños.
Usé una mezcla de setas de Lidl pero también las tenéis muy buenas en Mercadona.
Reservamos el pavo en un plato. Retiramos prácticamente todo el aceite de la cazuela o sartén (dejamos sólo unas 3 cucharadas) y añadimos la bolsa de setas sin descongelar y los ajos.
 Lo dejamos hacer todo junto a fuego medio/alto, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos. El agua que suelten las setas se evaporará casi del todo.
Añadimos ahora la cucharada sopera colmada de azúcar moreno.
Le damos una vueltas e incorporamos el vasito de jerez. Lo mezclamos todo bien y dejamos que dé un hervor a fuego alto para que se evapore el alcohol.
Incorporamos ahora el pavo con los jugos que pueda haber soltado.
Y lo dejamos hacer a fuego medio, semitapado, durante 35 minutos. Mientras podemos preparar un arroz blanco para acompañarlo. Cuando hayan pasado los 35 minutos, lo dejamos hacer otros 5, a fuego alto para que se reduzca un poco más la salsa.
Podemos sacarlo a la mesa ya servido en platos individuales, enmoldando el arroz en una taza y un molde cuadrado, por ejemplo.
Bon appétit!

miércoles, 14 de agosto de 2013

Cordero asado a la hierbabuena / Mint roast lamb

Suelo hacer la pierna de cordero asada entera pero últimamente he descubierto lo estupenda que queda con distintos aderezos si se cocina cortada en chuletas. A diferencia de las chuletillas que tienen mucho hueso y poca carne, la pierna de cordero nos da chuletas que tienen mucha carne y poco hueso. El cordero es contundente así que con una buena guarnición una pierna cunde mucho. En esta ocasión lo he preparado acompañado de patatas y tomate y aliñado con ajo y hierbabuena. Os lo recomiendo.
Ingredientes (6 personas)
1 pierna de cordero
3 ajos
15 hojas de hierbabuena
sal
pimienta negra
3 cucharadas de agua
2 patatas
1 tomate grande
1/2 vasito de vino blanco
aceite de oliva
En la carnicería pedís que os corten la pierna en chuletas gorditas. Ellos lo hacen fácilmente con sus máquinas de cortar. La carne debe estar macerándose por lo menos una hora (el tiempo de pelar y primer asado de las patatas) aunque cuanto más tiempo la tengáis en su aliño más sabor absorberá. O sea que podéis tenerla marinándose toda la noche. En cualquier caso, para preparar la marinada majáis en el mortero los ajos, un buen pellizco de sal, pimienta negra molida al gusto y las hojas de hierbabuena.
Añadís el agua y le dáis unas vueltas pra que se mezcle todo bien.
Y, a continuación, añadís 4 cucharadas de aceite al mortero y lo removéis con una cucharita para que empiece a emulsionarse un poco.
Untáis las chuletas de cordero con esta mezcla y las vais colocando en un bol. Echáis por encima la marinada que sobre. Si vais a hacer el guiso inmediatamente no metáis el bol en la nevera. Así la carne se irá atemperando. Si la vais a marinar toda la noche, pues a la nevera con el bol.
Precelentáis el horno a 190 grados. Untáis de aceite el fondo de una fuente de horno. Peláis y laváis las patatas. Las cortáis en rodajas como en un cm. Las colocáis en el fondo de la fuente.
Laváis el tomate y lo cortáis en rodajas, también de un cm. Y depués cortáis cada rodaja a la mitad. Las colocáis encima de las patatas. Salpimentáis todo.
Y al horno durante 40 minutos.
Colocáis encima las chuletas, distribuyendo por encima la marinada que pudiera sobrar. Lo regáis con el medio vasito de vino blanco. Recordad, cuanto mejor sea el vino, mejor saldrá el guiso.
Y otros 20 minutos al horno.
Podéis llevarlo a la mesa en platos individuales, con las patatas y el tomate como guarnición.
Bon appétit!

Foodieblogroll