Imprimir

Print Friendly and PDF

martes, 30 de abril de 2013

Curry de pollo con arándanos / Cranberry (or redcurrant) curry

Para terminar este desabrido mes de abril que nos ha traído de tó' (hasta nieve ayer mismito) aquí tenéis un curry de pollo con arándanos, rico de sabor y que os entonará en estos días desapacibles. Ya sabéis que los ingleses son grandes aficionados a estos platos que importaron de su estancia en la India. Se llama curry realmente a una mezcla de especias que pueden variar mucho haciendo que el plato sea más o menos picante, más o menos aromático. Os recomiendo que hagáis vuestras propias mezclas. Ay, mi molinillo de café que muele de todo menos café. En esta ocasión el curry lleva gengibre en polvo, comino molido, cilantro en semilla, cúrcuma y un poquito de cayena. Los arándanos los podéis encontrar fácilmente en grandes superficies. Son estupendos tanto para cakes, magdalenas y bollos como para platos de carne.
El curry se suele servir acompañado de un simple arroz blanco.
 Ingredientes (6 personas)
6 muslos y contramuslos partidos en dos trozos (muslo y contramuslo)
2 cebollas
2 ajos
1 cucharadita de gengibre en polvo
1 cucharada de comino molido
1/2 cucharadita de cayena molida (o más, al gusto)
1 cucharadita de cúrcuma
el zumo de medio limón
150 grms de arándanos desecados
1 vaso de agua
2 hojas de laurel
sal
pimienta negra
aceite de oliva
Empezamos dorando el pollo, salpimentado,  en una cazuela grande con el fondo cubierto de aceite.  Lo vamos reservando en un plato.
Mientras el pollo se dora ponemos la cebolla cortada en trozos grandes con el ajo y el gengibre en el robot de cocina.
Esto se puede hacer también con la batidora. Hacemos una pasta con todo.
Preparamos las especias que vamos a utilizar. En la foto podéis ver las semillas de cilantro arriba a la izquierda, el comino en el centro, a su derecha la cúrcuma y abajo la cayena.
Compré los arándanos en Mercadona pero también se encuentran en otras grandes superficies.
Una vez dorado el pollo, nuevamente con el fondo de la cazuela cubierto de aceite, freímos esta mezcla a fuego medio durante 10 minutos, removiendo con frecuencia. Veremos que se va tostando y que empieza a pegarse al fondo de la cazuela. Le añadimos entonces las especias y el zumo de limón y lo removemos todo durante un par de minutos.
Vamos añadiendo los trozos de pollo de uno en uno y embadurnándolos con la mezcla de cebolla y especias.
Aquí tenéis todos los trozos de pollo en la cazuela.
Una vez incorporado todo el pollo le añadimos el agua, los arándanos y el laurel.
Lo dejamos hacer a fuego suave, tapado, durante 30 minutos. Destapamos la cazuela y le damos la vuelta a los trozos de pollo. Rectificamos de sal y lo volvemos a dejar hacer otra media hora destapado.
La salsa se espesará y reducirá bastante. Servimos sobre una capa de arroz blanco.
Bon appétit!

jueves, 25 de abril de 2013

Pastel de pavo con verduritas / Turkey veggie pie

Los ingleses y los americanos son muy aficionados a los pasteles de carne, pollo o pavo cubiertos con una capa de puré de patatas espeso y hechos al horno. Uno de los más típicos es el shepherd's pie o cottage pie hecho con ternera picada. Ésta vez he utilizado pechuga de pavo, que ahora se encuentra con facilidad en grandes superficies, y menestra de verduras. Es un plato único de lo más apañado.
 Ingredientes (6 personas)
4 ó 5 patatas medianas
75 grms de mantequilla
1 chorrito de leche
1/2 kg de pechuga de pavo
 2 puerros grandes
1 cebolla mediana
2 zanahorias
150 grms de verduras variadas congeladas
1/2 vaso (de los de agua) de vino blanco
1 vaso de agua
sal
pimienta negra molida
aceite de oliva
Empezamos cociendo las patatas con piel en la olla a presión. El tiempo variará de olla a olla. Yo tuve las mías 20 minutos. Las escurrimos y las dejamos templar mientras preparamos el relleno del pastel.
En Mercadona se puede comprar pechuga envasada que da muy buen resultado.
Cortamos la pechuga de pavo en tacos de unos 2 cms y los salpimentamos. Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela grande y doramos el pavo, removiéndolo de vez en cuando.
Sacamos el pavo y lo reservamos en un plato. En el mismo aceite pochamos la cebolla pelada y picada y los puerros lavados y picados durante 5 minutos. Le añadimos un pellizco de sal y lo removemos de vez en cuando.
Mientras tanto pelamos, lavamos y rallamos las zanahorias.
Las añadimos a la cazuela.
Lo mezclamos todo bien y dejamos que se haga todo junto otros 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
Incorporamos ahora las verduras congeladas.
Lo volvemos a remover y dejamos que se haga un par de minutos para que las verduras se atemperen. Incorporamos el pavo y lo mezclamos todo.
Echamos el agua y el vino y lo dejamos hacer todo junto durante 10 minutos a fuego medio. Rectificamos de sal.
El líquido debe evaporarse casi por completo. Mientras tanto pelamos las patatas y las ponemos en un bol con el chorrito de leche, 50 grms de mantequilla y sal y pimienta al gusto. Las aplastamos con un potato masher o simplemente con un tenedor, incorporando bien la leche y la mantequilla.
Precalentamos el horno a 200 grados. Pasamos la mezcla de pavo y verduras a una fuente de horno.
Ahora se trata de cubrirla con el puré. Vamos echando encima cucharadas de puré.
Las unimos alisándolas con una espátula.
Con las puntas de un tenedor hacemos un dibujo pasándolas suavemente por encima del puré. Colocamos por encima la mantequilla restante.
Y al horno durante 20 minutos. Empezaremos a ver que hay burbujitas por los bordes de la fuente, señal de que está listo. Ponemos el grill otros cinco minutos para que la superficie se tueste un poco. Y ya está:
Bon appétit!

martes, 23 de abril de 2013

Tarta de fresas, kiwi y piña / Strawberry, kiwi and pineaple pie

Hoy es fiesta en mi tierra y en otras comunidades y además el día del libro. Parece ser que es el aniversario de la muerte de Don Miguel de Cervantes y de William Shakespeare, allá por 1616,  aunque acabo de ver que en la Wikipedia dicen que Don Miguel se fue el día 22, aunque lo enterraron el 23. Si añadimos que en España e Inglaterra se adoptó el calendario gregoriano en distintas épocas, pues resulta que no murieron el mismo día. Ah,  la Fiesta del Libro empezó en 1930. El 23 de abril de 1523 tuvo lugar la batalla de Villalar, siendo decapitados los comuneros Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco de Maldonado al día siguiente. Y San Jorge murió el 23 de abril del año 303.
Tras  estas disquisiciones, aquí tenéis una tarta de lo más aparente y apropiada para cualquier celebración. Su elaboración parece un poquitín larga pero realmente no lo es y el resultado merece la pena. Podéis hacer la base y la crema pastelera el día anterior y montarla una horita antes de servirla.
Ingredientes
Base
200 grms de harina
120 grms de mantequilla
50 grms de azúcar
1 pellizco de sal
1 huevo
Crema
300 cc de leche
3 yemas
50grms de azúcar
1 cucharada de azúcar avainillado
1 cucharada rasa de maizena
Nata
200cc de nata para montar
1 cucharada de azúcar
Fruta
1 bote pequeño de piña
3 kiwis
350 grms de fresones
Empezamos preparando la base. Si tenéis prisa siempre podéis utilizar masa quebrada congelada y seguir las instrucciones del fabricante. Merece la pena hacerla casera, de verdad, y es muy fácil. Ponemos la harina, la mantequilla, la sal y el azúcar en el robot de cocina:
y lo mezclamos todo hasta obtener una mezcla de consistencia terrosa. Si no tenéis robot podéis hacer esto frotando la mantequilla con la mezcla de azúcar, sal y harina con los dedos o cortándola con dos cuchillos. Añadimos entonces el huevo
Y volvemos a enchufar la máquina hasta que se hace una bola y la masa se separa de las paredes.
Sobre la encimera ponemos un trozo largo de film transparente y encima colocamos la bola de masa.
La cubrimos con otro trozo de film dejando como unos 20 cms de film por cada lado. Con el rodillo aplastamos y estiramos la bola de masa dándole forma redondeada.
Como podéis ver se saldrá un poquito por los lados del film, pero no importa. La colocamos sobre un plato (colgará sobre los bordes) y la metemos en la nevera durante 20 minutos. Mientras tanto enmantequillamos un molde desmoldable. Precalentamos el horno a 190 grados. Sacamos la masa de la nevera. Retiramos el film de la parte superior, y la colocamos con cuidado sobre el molde. Retiramos ahora el film de la otra parte. Adaptamos la masa al molde y recortamos la sobrante pasando el rodillo sobre el molde.
La pinchamos con un tenedor, la cubrimos con aluminio y echamos un puñado de garbanzos encima para que al cocerse no suba.
Y al horno con ella durante 15 minutos. La sacamos entonces, retiramos el aluminio y los garbanzos y la volvemos a meter al horno otros 5 minutos para que se dore un poco. Cuidado con pasarse porque se endurecerá.
La dejamos enfriar totalmente. Mientras tanto vamos haciendo la crema. En un bol batimos las yemas con el azúcar y el azúcar avainillado. Yo pasé mi azúcar por el molinillo y me quedó como azúcar glas.
Se bate durante 3 minutos.
Se añade el harina y la maizena y se vuelve a batir para mezclarlo todo bien.
Echamos la leche en una cazuela pequeña y la ponemos al fuego. Cuando empiece a humear la retiramos del fuego. Vamos echando chorritos de leche en el bol de la mezcla de azúcar, yemas y harina y batiendo con la batidora. Se trata de que se vaya mezclando todo sin que se cuaje el huevo. Volvemos a pasar la mezcla a la cazuela y otra vez al fuego sin dejar de remover con una cuchara. Enseguidita se espesará. Retiramos la cazuela del fuego y dejamos enfriar totalmente.
Tanto la base como la crema podemos hacerlas el día anterior. Si lo hacemos todo en el mismo día, nos pondríamos ahora a batir la nata con el azúcar para montarla.
Cortaríamos la piña en trocitos, pelaríamos los kiwis y los cortaríamos en rodajas y medias rodajas, lavaríamos la fresas, les quitaríamos el pie y las cortaríamos en rodajas y medias rodajas. La fruta debe cortarse siempre en el último momento para que no se ponga mustia.
Con todo totalmente frío podemos proceder a montar la tarta:
Ponemos la base desmoldada (podemos dejar la base circular de abajo) en el plato en que la vayamos a servir. Cubrimos la base de masa quebrada con la crema:
Distribuimos la nata por encima:
Y la adornamos con la fruta. La dejamos en la nevera durante una hora más o menos antes de servirla.
Bon appétit!

jueves, 18 de abril de 2013

Pollo con setas / Mushroom chicken

Una de las maravillas del mundo moderno es que la congelación nos permite disfrutar de productos otrora de temporada durante todo el año. Un buen ejemplo son las setas. Existen en el mercado mezclas de setas congeladas que incluyen boletus, setas de cardo, etc, por un precio más asequible que las frescas y que mantienen su rico sabor. En esta ocasión las he usado para un sencillo pollo guisado, ideal como menú de domingo acompañado de un arroz blanco o de unas patatas fritas.
 Ingredientes (6 personas)
4 muslos y contramuslos de pollo cortados en trozos
1 cebolla
100 grms de bacon
1 cucharada rasa de harina
1 vaso (de los de agua) de vino blanco
1 vaso y medio de agua
300 grms de setas congeladas
aceite de oliva
sal
pimienta negra molida
Salpimentamos el pollo. Cubrimos de aceite una cazuela que luego podamos meter al horno. Doramos el pollo y lo reservamos en un plato.
Picamos la cebolla y cortamos el bacon en cuadraditos.
En la misma cazuela y con el aceite sobrante, pochamos la cebolla junto con el bacon y un pellizco de sal durante 10 minutos, a fuego medio, removiendo de vez en cuando.
Añadimos la cucharada rasa de harina y la deshacemos, removiendo con una cuchara durante un par de minutos. Añadimos el vino y el agua y le damos un hervor a todo junto durante 3 minutos.
Precalentamos el horno a 190 grados. Añadimos el pollo a la cazuela y lo mezclamos todo bien. Rectificamos de sal.
Tapamos la cazuela con aluminio.
Y al horno durante 30 minutos. La sacamos del horno y le damos la vuelta a los trozos de pollo.
  Espolvoreamos por encima las setas sin descongelar y volvemos a mezclarlo todo.
Volvemos a meter al horno, sin tapar, durante otra media hora. Et voilá
Servimos sólo o acompañado de arroz blanco, o de unas patatas fritas.
Bon appétit!

Foodieblogroll