Imprimir

Print Friendly and PDF

jueves, 26 de diciembre de 2013

Croquetas de setas / Mushroom croquettes

Tras un paréntesis por las fiestas y por un catarrazo inoportuno que me ha dejado sólo con fuerzas para hacer lo justito, retomo las recetas en este sprint final antes del Año Nuevo. No es que mis fogones hayan estado apagados, es que he tenido poco tiempo y menos ganas de ponerme delante del ordenador.
Estas croquetitas, y uso el diminutivo porque son pequeñas, son estupendas como entrada para cualquier comida de fiesta. Se pueden preparar con antelación, congelarlas y simplemente freírlas cuando nos hagan falta. Las he hecho con un tarro de setas variadas pero pueden utilizarse también setas naturales o congeladas (descongelándolas previamente).
Ingredientes
1 tarro de 1/2 kg de setas variadas
50 grms de jamón serrano
3 cucharadas soperas de harina
1 litro de leche
aceite de oliva
sal
pan rallado
2 huevos batidos
Éste es el tarro de setas que yo usé.
Como véis, contiene alrededor de 1/2 kg de setas variadas. Si vais a hacer las croquetas con setas frescas, calculad un poquito más de ese peso. 
Las escurrí en un colador y las enjuagué bien bajo el grifo del agua fría. Luego volví a dejarlas escurrir bien.
Cubrí de aceite el fondo de la sartén en que luego iba a hacer las croquetas y salteé las setas, a fuego vivo, con un pellizco de sal, durante cinco minutos. 
Volví a ponerlas en el colador, sobre un bol, para aprovechar el aceite en que se habían frito.
Al cabo de un ratito, cuando ya estaban templadas, las pasé por la picadora junto con el jamón serrano.
En la misma sartén, añadí el aceite de saltear las setas y un poquito más. Añadí la harina y, a fuego medio, la deshice dejando que se tostara un poquito.
Añadí entonces la leche, y sin dejar de remover, a fuego medio, hice una bechamel espesa. Tardó en total unos 20 minutos en hacerse. Al principio usé las varillas y cuando se fue espesando utilicé una cuchara de madera. Ya sabéis, se nota que la masa está lista cuando al pasar la cuchara del centro a los bordes la masa se separa y se puede ver claramente el fondo de la sartén.
Añadí entonces las setas picadas y lo mezclé todo bien. Rectifiqué de sal.
Pasé la masa a dos platos y dejé que se enfriara totalmente.
Una vez fría (mejor hecha de víspera) fui haciendo croquetas pequeñas y pasándolas por pan rallado, huevo batido y pan rallado a la manera tradicional. En este momento podríais congelarlas para usarlas otro día. Ya sabéis se ponen en una sola capa en una bandeja y se meten en el congelador. Tras un par de horas se pueden pasar a una bolsa para así almacenarlas más fácilmente. Y cuando las necesitemos las freímos sin descongelar.
En mi caso las freí directamente en abundante aceite caliente, dándoles la vuelta para que quedaran bien doraditas.
Y ya está.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll