Imprimir

Print Friendly and PDF

viernes, 18 de octubre de 2013

Tarta de manzana con crema de caramelo al romero / Rosemary caramel apple pie

Sí, estamos en plena temporada de manzanas y hay que aprovechar lo que nos ofrecen nuestros campos. La receta de hoy es sencilla de preparar aunque lleva algo de tiempo. Organizándonos podemos tenerla lista para meterla en el horno en unos tres cuartos de hora. El resultado merece la pena y si sobra algo, al día siguiente con un buen café está deliciosa. Se puede tomar templada o a temperatura ambiente pero no la guardéis en la nevera. Además de la manzana lleva una crema de caramelo que os hará levitar.
Ingredientes
Crema de caramelo
200 grms de azúcar
100 ml de agua
200ml de nata líquida (de la de montar), a temperatura ambiente
30 grms de mantequilla
2 ramitas de romero
Masa
400 grms de harina
50 grms de almendras laminadas crudas
200 grms de mantequilla fría
100 grms de azúcar
2 huevos
agua fría
2 cucharadas de azúcar moreno para espolvorear al final
Relleno
6 manzanas reinetas pardas medianas
100 grms de almendras laminadas
2 cucharadas de harina
Empezamos preparando la crema de caramelo porque debe estar prácticamente a temperatura ambiente cuando rellenemos nuestra tarta.
En una cazuela ponemos el agua y el azúcar a fuego medio, removiendo con una cuchara metálica hasta que se nos disuelva el azúcar. Subimos entonces el fuego para que hierva a borbotones. Ni se os ocurra dejar de vigilarla porque el proceso que sigue es muy rápido.
En un par de minutos comenzará a humear y se pondrá de color caramelo.
Retiramos la cazuela del fuego y añadimos la mantequilla. Removemos con cuidado para que se disuelva. Insisto, fuera del fuego.
Añadimos entonces la nata, que deberá estar a temperatura ambiente. Todo esto con la cazuela apartada del fuego, vuelvo a insistir. Cuidado porque puede saltar y la quemadura de caramelo es dolorosisima. 
 Lo removemos con la cuchara metálica para que se mezcle todo bien. Volvemos a poner a fuego bajo, removiendo, durante un minuto hasta que tengamos una crema suave. Apagamos el fuego y añadimos las ramitas de romero que dejaremos infusionándose hasta que vayamos a utilizar la crema.
Lo más cómodo para hacer la masa es el robot de cocina. Podéis hacerla también a mano, claro, pero es siempre más engorroso. Es prácticamente igual que una masa quebrada tradicional. 
Empezamos poniendo en el vaso del robot la harina, el azúcar y las almendras.
Lo ponemos en marcha durante un minuto para que se muelan las almendras y quede todo bien mezclado.
Añadimos ahora la mantequilla, bien fría, cortada en trozos.
Volvemos a poner en marcha el robot durante otro minuto hasta que obtengamos una mezcla de consistencia terrosa. Añadimos ahora los huevos.
Volvemos a poner en marcha el aparato. Necesitaremos ir añadiendo cucharadas de agua fría hasta obtener una masa pegajosa y blanda. En la pasta brisa tradicional la masa se empieza a despegar de las paredes del vaso rápidamente pero en esta, al llevar una mayor cantidad de harina, lo que ocurre es que se apelmaza en el fondo del vaso. Es cuestión de parar el aparato, despegarla del fondo, añadir tres o cuatro cucharadas de agua fría y repetir la operación dos o tres veces. No os asustéis si la masa os parece demasiado blanda, debe quedar así. Enharinamos bien la encimera, volcamos la masa sobre ella y con las manos bien enharinadas hacemos dos bolas. Una más grande y otra más pequeña.
Las pasamos a un plato y las metemos en la nevera. 
Es el momento de pelar las manzanas y picarlas como si fueran patatas para una tortilla. Las vamos poniendo en un bol grande. Las espolvoreamos con la harina y lo mezclamos todo bien.
Untamos de mantequilla una fuente de horno que luego podamos llevar a la mesa.
Precalentamos el horno a 190 grados. Sacamos la masa de la nevera. En la encimera enharinada y con el rodillo enharinado estiramos la bola más grande. Ésta será la base de nuestra tarta. Ayudándonos del rodillo (la enrollamos suavemente en él) pasamos la masa a la fuente, dejando que cuelgue por los bordes.
La rellenamos con la mitad de las manzanas. Espolvoreamos por encima la mitad de las almendras.
Con una cuchara distribuimos por encima la mitad de la crema de caramelo (que ya estará fría y de la que retiraremos las ramitas de romero).
 Repetimos la operación con la otra mitad de las manzanas y de las almendras.
Distribuimos por encima el resto de la crema de caramelo.
Estiramos la otra bola de masa y le hacemos un corte en el centro con un cortapastas.
Nuevamente ayudándonos con el rodillo, la colocamos encima de la tarta. Presionamos los bordes de las dos masas para sellarlos y los volvemos, juntos, hacia dentro para formar un reborde. Lo adornamos apretándolo con un tenedor. Espolvoreamos la tapa con el azúcar moreno. Y al horno con ella durante 50 minutos o hasta que la superficie esté doradita.
Y por dentro queda así
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll