Imprimir

Print Friendly and PDF

miércoles, 16 de octubre de 2013

Berenjenas rellenas con gambones / King prawn stuffed aubergines

Ya he compartido con vosotros diferentes recetas de berenjenas rellenas. Es una hortaliza de lo más versátil y admite un montón de maneras de cocinarla. Me suelo inclinar más por hacerlas rellenas aunque fritas o rebozadas también están riquísimas (aunque se convierten en bombas calóricas). Esta vez me he animado a preparar una bechamel partiendo de un sofrito de pimiento verde y cebolla. Me temía que quedara con grumos pero no ha sido así en absoluto. Como siempre, el secreto de una bechamel es que tenga el aceite o la mantequilla suficiente. Les he puesto también unas bolitas de mozzarella y el resultado ha sido buenísimo.
Ingredientes (6 personas como entrada)
3 berenjenas
1 cebolla
1 pimiento verde
2 cucharadas rasas de harina
1/2 litro de leche
12 gambones crudos
12 bolitas de mozzarella
5 cucharadas de aceite
sal
pimienta blanca molida
1/2 cucharadita de nuez moscada
3 cucharadas de pan rallado
Ya os he contado otras veces que las berenjenas contienen solasonina que en cantidades muy elevadas puede ser tóxica. No así en las berenjenas, que contienen muy poca. Es lo que les da un sabor algo amargo por lo que se suele ponerlas a "sudar" antes de cocinarlas. Esto es, se las tiene alrededor de una hora con algo de sal por encima para eliminar esta solasonina. Es lo que hace que esta receta sea algo más larga de preparar pero no afecta a su sencillez. Alrededor de una hora antes de ponernos a elaborar las berenjenas las lavamos, las partimos por la mitad y les hacemos unos cortes longitudinales profundos, con cuidado de no cortar la piel de la berenjena. Las espolvoreamos de sal y las vamos colocando en un colador.
A la media hora, las colocamos en posición vertical en el colador, para que se vaya escurriendo el líquido que sueltan. Las tenemos así otros 30 minutos, con un plato debajo del colador. Mientras, precalentamos el horno a 200 grados.
Transcurrido este tiempo, las lavamos para eliminar el exceso de sal y las colocamos en la bandeja de horno que habremos forrado de aluminio (así, al final, nos resultará más fácil fregar la bandeja).
Y al horno con ellas durante otra media hora. Las sacamos del horno y las dejamos templar.
Mientras tanto, pelamos y cortamos la cebolla y lavamos y picamos el pimiento. Ponemos el aceite en una sartén honda y pochamos la verdura con un pellizco de sal y pimienta blanca molida durante 10 minutos, a fuego medio, removiendo de vez en cuando.
Como veis, da la sensación de que hay un exceso de aceite pero es que vamos a necesitarlo para que se haga bien y sin grumos la bechamel. Añadimos la harina.
A fuego medio, vamos removiéndola con una cuchara de madera para que se deshaga bien. Añadimos entonces la leche.
Y seguimos removiendo, a fuego medio, durante 15 minutos, hasta que esté lista la bechamel. La mezcla se irá espesando. Al final, rectificamos de sal y le añadimos otro pellizco de pimienta blanca y la nuez moscada. La apartamos del fuego y la reservamos en la misma sartén.
Para entonces las berenjenas ya estarán templadas. Les vamos sacando la carne, con cuidado de no romper la piel, con una cucharilla metálica. Se la añadimos a la bechamel.
Lo mezclamos todo bien y lo reservamos.
Pelamos los gambones. Vamos colocando dos gambones en el fondo de cada berenjena.
Las rellenamos con la bechamel y le colocamos dos bolitas de mozzarella a cada barquita. Las espolvoreamos con el pan rallado.
Y las metemos al horno (a 200 grados) durante media hora o hasta que la superficie esté tostadita. Y a comer
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll