Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 21 de septiembre de 2013

Tarta de ciruelas amarillas / Yellow plums pie

Al preparar las fotos para subir la receta de hoy me he dado cuenta de que con el jaleo de la comida familiar en que la serví no hice las fotos correspondientes a la tarta ya horneada. Ay, Señor, qué memoria la mía. A pesar de todo, como el resultado final no discrepa mucho de la tarta antes de hornearla he decidido subirla al blog de todas maneras.
Es una tarta que gustará a los amantes de la crema pastelera casera. La ligera acidez de las ciruelas contrasta muy bien con ella y resulta una tarta muy colorida. Es conveniente que esté fría del todo antes de servirla.
Ingredientes
Base
200 grms de harina
100 grms de mantequilla fría
1 cucharada de azúcar
1 pellizco de sal
1 cucharadita de canela
1 huevo
Relleno
250 ml de leche
1 cucharada de azúcar avainillado
3 yemas de huevo
60 grms de azúcar
1 cucharada de maizena
6 ciruelas amarillas
Empezamos preparando la masa de la base. Es una masa quebrada cuya elaboración ya he descrito en otras muchas ocasiones. Ya sabéis que si tenéis un robot de cocina el procedimiento es sencillo y rápido. También se puede hacer a mano, usando dos cuchillos para deshacer la mantequilla en la mezcla de harina, azúcar y canela y después incorporar el huevo amasando. En mi caso puse los ingredientes secos en el vaso del robot junto con la mantequilla.
 Puse en marcha el aparato y en unos segundos tenía una mezcla de consistencia terrosa.
Añadí el huevo y volví a poner en marcha el aparato y en menos de un minuto tenía la masa lista.
Precalenté el horno a 180 grados. Unté de mantequilla una fuente de horno que luego pudiera sacar a la mesa. Con los dedos estiré la masa sobre la fuente y la pinché con un tenedor.
La cubrí de aluminio y distribuí por encima unos garbanzos secos para que con el peso la masa no subiera al cocerse.
Y al horno con ella durante 15 minutos. Le quité el aluminio y los garbanzos y la volví a meter en el horno otros 10 minutos. La saqué y la dejé enfriándose mientras preparaba la crema pastelera.
En el vaso del robot de cocina puse las yemas, el azúcar y el azúcar avainillado y lo dejé que se batiera durante 1 minuto.
Añadí la maizena y lo volví a batir.
Puse la leche a calentar en una cazuela. Cuando empezó a humear volví a poner en marcha el robot y le fui incorporando la leche poco a poco, como si estuviera haciendo una mayonesa. La finalidad de esto es que la mezcla de huevos, azúcar y maizena se atempere al ir echando poco a poco la leche y que las yemas no se cuajen. Eché la mezcla en la cazuela.
Lo tuve a fuego medio, sin dejar de batir con las varillas durante un par de minutos. Muy rapidamente la crema se espesó. La separé del fuego y la dejé enfriar.
Lavé las ciruelas y las deshuesé. Las partí en cuartos y alguna, más grande, en octavos.
Cuando la crema pastelera ya estaba fría volví a batirla con las varillas para deshacer la costrilla que se había formado encima. Si vamos a tardar más en montar la tarta podemos cubrir la crema con film y meterla en la nevera. No se formará costra. 
Rellené la base con la crema.
La cubrí con las ciruelas
 y la metí en el horno (a 180 grados) durante 40 minutos. Y esa es la foto que falta! En cualquier caso, bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll