Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 8 de julio de 2013

Filetes de pechuga al curry / Curry chicken breast steaks

Los años van pasando sin que nos demos cuenta y las nuevas generaciones empiezan a vivir las situaciones que nosotros experimentamos en su momento. Con mayor o menor acierto, siempre tratamos de proteger a los polluelos hasta que están listos para dejar el nido, y aún después. Inicio, por eso, esta nueva sección de recetas para recién emancipados, para "niños" y no tan niños que repentinamente tienen que pensar ¿y hoy qué como?. Los huevos fritos y las salchichas pueden llegar a hartar cuando se convierten en "monomenú". 
La receta de hoy es sencilla y rápida: unos simples filetes de pechuga de pollo (o de pavo) aderezados con curry. Con una buena ensalada son una cena rica, rica, para todos los recién emancipados. Si sobra alguno puede utilizarse al día siguiente en bocata o como complemente de una ensalada ilustrada.
Va por vosotros, O. & C.
Ingredientes 
3 ó 4 filetes de pechuga de pollo (o de pavo) por persona
1 cucharadita de curry
un pellizco de sal
1 cucharadita de pimienta negra molida
aceite de oliva
Ensalada mixta de lechuga y tomate aderezada con aceite, sal y vinagre de módena.
En cualquier supermercado, en la sección de especias, podéis encontrar tarritos de curry. Ya sabéis que el curry es realmente una mezcla de especias y, por tanto, no hay dos curries iguales. Para empezar podéis utilizar cualquiera de los que venden ya preparados. 
En un plato sopero se pone alrededor de 1 dedo de aceite (si vais a freír más de 4 filetes aumentáis la cantidad de aceite proporcionalmente), la sal, la pimienta y el curry.
Lo mezcláis todo bien.
Vais untando los filetes, de uno en uno, por las dos caras.
Y los vais reservando en otro plato. Si queda algo de aliño al terminar se lo echáis por encima.
Lo tapáis con otro plato y a la nevera. Podéis dejarlo macerando mientras preparáis la ensalada o el acompañamiento. Cuanto más tiempo esté en la nevera más irá absorbiendo los sabores del aliño. Incluso podríais dejarlo en adobo, siempre en la nevera, desde la noche anterior.
Cuando estéis listos para comer ponéis un par de dedos de aceite en una sartén y lo calentáis. Cuando empiece a humear bajáis la temperatura a fuego medio ( en mi cocina la temperatura va de 1 a 9, los freí a 7). Añadís un par de filetes y los dejáis hacer durante 2 minutos. Si fueran más gorditos, los dejáis un minuto más. Cuando ya casi no se ve el rosa estarán listos para darles la vuelta.
Otros dos minutos por el otro lado
 y los pasáis a un plato o fuente que tapareis con un plato para mantenerlos calientes mientras freís el resto de filetes. 
Coláis (con cuidado de no quemaros) el aceite que haya sobrado. Podéis utilizarlo para hacer unas patatas fritas con sabor a curry, o unos filetes con aroma de curry, o, incluso, unas salchichas con un toque diferente.
 Y ya está:
 Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Mi lista de blogs

Foodieblogroll