Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 4 de mayo de 2013

Pollo a la tetrazzini / Chicken tetrazzini

La receta de hoy es un clásico de la cocina americana. Parece ser que se inventó a principios del siglo XX, no se sabe bien si en Nueva York o en San Francisco. En cualquier caso, el nombre se lo debe a la cantante italiana Luisa Tetrazzini (1871-1940). Es una mezcla de pasta, champiñones o verduritas, y pollo o pavo (o incluso langostinos u otro pescado), que se termina de hacer en el horno. Con una buena ensalada es un plato único ideal que gustará a grandes y chicos. Se puede hacer con espagueti o con cualquier otro tipo de pasta.
Ingredientes (6 personas)
400 grms de pollo 
250 grms de espaguetti (en crudo)
3 ajos
250 grms de verduritas o de champiñones
2 cucharadas de harina
300 ml de caldo
100 ml de leche
3 cucharadas de vino blanco o de jerez
1/2 cucharadita de nuez moscada
sal
pimienta negra
75 grms de mantequilla
aceite de oliva
2 cucharadas de parmesano rallado (opcional)
Se empieza preparando el pollo. Si estamos usando restos, se trata simplemente de deshuesarlo y cortarlo en trozitos pequeños. En mi caso utilicé una bolsa de 1 kg de muslitos congelados de Mercadona. Sale muy bien de precio (menos de 3 euros). Los puse a hervir en la olla a presión durante 15 minutos, con un pellizco de sal. 
Reservé 300 ml del líquido de cocción para hacer la salsa después. Los saqué de la olla y los puse a enfriar en un plato. Utilicé lo que quedaba de caldo y un poco más para hervir la pasta (¿cueces o enriqueces?) siguiendo las instrucciones del fabricante. Lo hice en la misma olla, destapada, y, así, un cacharro menos que limpiar.
Cuando estuvo cocida al dente la pasé a un escurridor y la reservé. Una vez que el pollo estuvo templado, le quité la piel a los muslos y los deshuesé. Lo desmenucé en trozos pequeños.
A continuación cubrí de aceite el fondo de una sartén y doré los ajos pelados y picados.
Utilicé ahora una bolsa de verduras asadas congeladas, también de Mercadona. Ya sé, ya sé, la reina de Mercadona.
Se podrían usar también champiñones, o una mezcla de 100 grms de cebolla picadita, medio pimiento rojo y medio pimiento verde, la imaginación al poder.
Una vez dorados los ajos salteé la verduritas sin discongelar durante 8 minutos, a fuego medio, revolviendo de vez en cuando.
Las puse a escurrir en un colador en una fuente de horno que pudiera sacar luego a la mesa.
En la misma sartén, derretí la mantequilla.
Añadí entonces la harina, la mezclé bien con la mantequilla derretida y dejé que se tostara un poquitín, un par de minutos. Añadí entonces el caldo de cocer el pollo que había reservado. Si hacéis la receta con restos de pollo podéis utilizar un cubito de caldo  y 300 ml de agua. Con las varillas, a fuego medio, lo mezclé todo y lo dejé hacer unos 10 minutos sin dejar de remover. Es como si estuvierais haciendo una especie de bechamel con caldo en vez de con agua. La salsa se espesará y cuando al remover se separa con facilidad del fondo ya está lista. La retiré del fuego.
Añadí la leche, el vino blanco, la nuez moscada, sal y pimienta negra molida y lo mezclé todo bien. 
Precalenté el horno a 190 grados. Puse la mitad de la pasta en el fondo de la fuente de horno y la mezclé con el aceite que habían escurrido las verduritas.
Por encima distribuí las verduritas y sobre ellas el pollo desmenuzado.
 Cubrí esto con la otra mitad de la pasta. Eché por encima la salsa.
Si os gusta el queso, éste es el momento de espolvorearlo sobre la salsa. Y al horno con la fuente durante 30 minutos, hasta que se vean borbotones por los bordes y esté doradita.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll