Imprimir

Print Friendly and PDF

domingo, 30 de diciembre de 2012

Tronco de Navidad / Chocolate Log

Siguiendo con los postres navideños, aquí tenéis otra tarta tradicional en Inglaterra y otros países sajones y ahora también aquí. Evidentemente puede disfrutarse de ella en toda ocasión festiva. Es muy importante hacer la cobertura con azúcar glas para que quede cremosa. Ya sabéis que con el molinillo de café os lo podéis hacer en un pis-pas y sale mucho más barato.
Esta será la última receta de este año, la número 127, no está mal. Mis mejores deseos para todos para este 2013 que comienza. Ojalá no sea tan negro como pronostican.
Ingredientes
Bizcocho
3 huevos a temperatura ambiente
75 grms de azúcar
2 cucharadas soperas de cola-cao
60 grms de harina
4 cucharadas de mermelada de frutos rojos ( o de fresa, cerezas o similar)
cerezas escarchadas para adornar
 Cobertura
100 grms de mantequilla a temperatura ambiente
200 grms de azúcar glas
75 grms de chocolate
Empezamos preparando el bizcocho. Precalentamos el horno a 220 grados. Forramos de papel una bandeja rectangular de horno que untamos de mantequilla.
En un bol ponemos los huevos y el azúcar.
Lo batimos todo durante 5 minutos, se irá poniendo de color más pálido y se espesará.
Añadimos el cola-cao y la harina y lo mezclamos todo lentamente con una cuchara metálica.
Echamos la mezcla en la fuente de horno. Quedará una capita fina.
Y al horno durante unos 7 minutos. Hay que vigilarlo para que no se nos queme.
Ponemos en la encimera un paño de cocina limpio. Colocamos encima un rectángulo de papel de cera que espolvorearemos con un poco de azúcar glas.
Volcamos encima el bizcocho.
Retiramos el papel de aluminio con cuidado y recortamos los bordes que se nos puedan haber tostado.
Lo cubrimos con otro trozo de papel de cera.
Lo enrollamos, empezando por uno de los laterales más estrechos, ayudándonos con el paño de cocina.
Lo dejamos enfriar totalmente. Mientras tanto preparamos la cobertura. En un bol ponemos la mantequilla y el azúcar glas y lo batimos todo hasta que quede bien mezclado.
En otro bol derretimos el chocolate en el microondas. Ya sabéis, lo metéis en el micro a velocidad alta durante un minuto, lo removéis un poco, lo metéis otro minuto y así sucesivamente hasta que se derrita. Cuidado con dejarlo más de la cuenta porque el chocolate se quema fácilmente. Lo dejamos enfriar y lo añadimos a la mezcla anterior. 
Con una cuchara metálica vamos removiendo hasta tener una mezcla uniforme.
Ahora toca desenrollar el bizcocho y extender una capa fina de mermelada con ayuda del dorso de una cuchara metálica.
Lo volvemos a enrollar con cuidado ayudándonos con el papel de cera.
Lo colocamos sobre la fuente en que vayamos a servirlo. Vamos cubriéndolo con la cobertura, usando una lengüeta metálica o el dorso de una cuchara metálica.
Con un tenedor de postre le hacemos unos surcos, pasándolo suavemente por encima en segmentos de unos diez cms.
Lo adornamos con las cerezas escarchadas y lo espolvoreamos con azúcar glas. Y a la nevera hasta el momento de servir.
Con un buen café está estupendo. 
Bon appétit!

viernes, 28 de diciembre de 2012

Cake de Navidad / Christmas cake

Los dulces tradicionales navideños por excelencia en España son los turrones, polvorones, peladillas... Si os fijáis, están todos basados en las almendras, tan abundantes en nuestro país y tienen una clara influencia árabe. En Inglaterra, país de poco sol, los dulces navideños se elaboran con pasas, ciruelas pasas y frutas escarchadas (cáscara de naranja y de limón, cerezas). Generalmente todas estas frutas se maceran en coñac, oporto o madeira, antes de su utilización. Son tradicionales los mince pies (pastelitos rellenos pasas y frutas escarchadas), el Christmas pudding ( una especie de pastel con pasas y frutas escarchadas que se hace con harina, azúcar, sebo de cordero...) y el Christmas Cake que es un bollo que no lleva levadura, hecho con mucha fruta escarchada, pasas, ciruelas pasas, cerezas. Con frecuencia lo recubren de mazapán y le ponen adornos festivos. Es riquísimo. Tarda más de tres horas en cocerse en el horno a fuego muy bajo. La receta que os doy está adaptada a los productos que podemos encontrar aquí fácilmente y no lleva mazapán. Envuelto en papel de aluminio se conserva mucho tiempo. Es estupendo para desayunos, meriendas o con el cafelito de después de comer.
Ingredientes
225 grms de mantequilla a temperatura ambiente
225 grms de azúcar (blanco o moreno)
1 cucharada de miel
5 huevos a temperatura ambiente
250 grms de harina
2 cucharaditas de canela molida
1 cucharadita de clavo molido
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 cucharadita de gengibre molido
50 grms de almendras crudas molidas
100 grms de almendras crudas machacadas
22 almendras crudas para adornar
la ralladura de 1 limón
la ralladura de 1 naranja
100 grms de cerezas escarchadas picadas en trozos pequeños
100 grms de orejones picados en trozos pequeños
100 grms de ciruelas pasas deshuesadas picadas en trozos pequeños
1 bolsita de arándanos deshidratados
450 grms de pasas sultanas (las que no tienen pipos)
1 vasito de coñac
el zumo de media naranja
La víspera ponemos la ralladura de naranja, la ralladura de limón, las cerezas escarchadas, los orejones, las ciruelas y las pasas a macerar en el vasito de coñac. 
Empezamos enmantequillando un molde desmoldable cuyo fondo habremos envuelto en papel de aluminio.
 Ponemos la mantequilla y el azúcar en un bol.
Lo batimos durante 5 minutos con la batidora.
Añadimos la miel y la incorporamos batiendo con la batidora. Vamos mezclando los huevos con lo anterior de uno en uno y sin dejar de batir. Echamos uno, batimos hasta que se haya mezclado todo bien, añadimos otro y así sucesivamente. Lo reservamos. En otro bol ponemos la fruta escurrida (reservando el coñac en que se ha macerado). Añadimos las especias, las almendras molidas y las almendras machacadas. 
 Echamos la harina y lo mezclamos todo bien con una cuchara metálica.
Precalentamos el horno a 140 grados. Añadimos todo esto al bol en que habíamos batido la mantequilla con el azúcar y lo huevos. Lo mezclamos bien con una espátula o una cuchara de madera, vertiendo en el bol también el zumo de naranja y dos cucharadas del coñac de macerar las frutas. Resulta una mezcla espesa.
Rellenamos el molde enmatequillado con esta mezcla, alisando la superficie con la espátula y dándole varios golpes sobre la encimera para que no queden bolsas de aire. Lo adornamos con las almendras enteras.
Y al horno durante 3 horas y media o hasta que un palillo insertado en el centro salga seco.
Lo dejamos enfriar en el molde durante media hora, le pasamos un cuchillo de postre por los bordes y lo desmoldamos. Lo invertimos con cuidado sobre un plato para quitarle la base del molde y le volvemos a dar la vuelta. Dejamos que se enfríe totalmente. Para conservarlo lo envolvemos en papel de aluminio. En días sucesivos podemos pincharlo con un palillo y echar por encima un par de cucharadas de coñac. El cake las absorbe y todo su sabor se potencia.
Y este es el aspecto que tiene por dentro (es uno de los trozos que regalé a unos amigos, ¡¡¡no una ración individual!!!)
 Está de muerrrrteeee...
Bon appétit!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Pimientos rellenos de langostinos a los tres quesos / 3 cheese prawn stuffed peppers

Y siguiendo con los menús navideños aquí tenéis unos festivos pimientos de piquillo rellenos de langostinos y aderezados con chalotas y queso de cabra, queso gouda y queso de bola. Sí, ya se que suena potente pero realmente son muy suaves. Además llevan una salsa de pimiento rojo que está de pringar y no parar. Son de elaboración sencilla y resultan muy vistosos. Ah, y son también un buen modo de aprovechar esos langostinos que os puedan haber sobrado de alguna comilona navideña.
 Ingredientes (6 personas como entrada)
3 chalotas
3 ajos
1/2 pimiento rojo grande
1 vaso de agua
aceite de oliva
sal
1 tarro de pimientos de piquillo
1/2 kgm de langostinos cocidos
75 gramos de queso de cabra (en rulo)
75 gramos de queso gouda (rallado)
75 gramos de queso de bola (rallado)
Empezamos preparando la salsa de los pimientos. Tanto la salsa como el relleno llevan chalotas o cebollitas francesas que ahora se encuentran fácilmente en fruterías y grandes superficies.
Las pelamos y las picamos en trocitos pequeños. Lavamos, pelamos y picamos el pimiento rojo. Picamos los ajos. Cubrimos de aceite el fondo de una sartén y pochamos una de las chalotas (reservamos las otras dos para el relleno), los ajos y el pimiento rojo, a fuego medio, durante 10 minutos o hasta que tanto las chalotas como el pimiento estén blanditos.
Añadimos el vaso de agua, el juguillo que pueda haber en el tarro de pimiento de piquillo y un pellizco de sal. Llevamos a ebullición y lo dejamos hacer a fuego fuerte un par de minutos.
Lo dejamos templar y lo pasamos por la picadora o la batidora, con cuidado de no quemarnos. Lo reservamos.
Pelamos los langostinos y los cortamos en trocitos pequeños, reservando tres para adornar.  Ponemos los trocitos en un bol junto con las dos chalotas picadas, tres pimientos de piquillo cortados en trocitos pequeños, el queso de cabra cortado en cuadraditos y el queso de gouda y el queso de bola rallados, salpimentamos y lo mezclamos todo bien.
Cubrimos con tres cucharadas de la salsa el fondo de una fuente de horno que luego podamos sacar a la mesa.
Precalentamos el horno a 200 grados. Vamos rellenado los pimientos con una cucharita y poniéndolos en la fuente. Adornamos con los langostinos enteros que habíamos reservado. Cubrimos todo con el resto de la salsa.
Y al horno con ello durante 15 minutos para que los pimientos se calienten y el queso de dentro se funda. Y ya está.
Para los no queseros también se puede hacer eliminando el queso y añadiendo un par de cucharadas de la salsa al relleno para que queden jugosos. En casa los hay poco amantes del queso, así que les hice unos poquitos así.
 Bon appétit!

lunes, 17 de diciembre de 2012

Pastel de jamón y queso / Ham and cheese pie

Estamos en Adviento, llegan ya las navidades, las reuniones familiares, las comilonas... En casa somos bastante tradicionales el día de Navidad pero en Año Nuevo, cuando ya llevamos días de excesos es mejor un menú algo menos copioso. La receta de hoy es ideal como entrada, vistosa y no demasiado contundente. Claro que puede hacerse también para cualquier otro día de fiesta. He usado queso de sandwich Reny-Picot pero podríais probar también con cualquier otro tipo de queso fuerte. Está mejor servido caliente, pero al día siguiente, si sobra, también está estupendo a temperatura ambiente.
 Ingredientes (8 personas como entrada)
50 grms de azúcar
1 naranja
3 lonchas de jamón cocido gorditas
6 lonchas de queso de sandwich gorditas
6 rebanadas y media de pan de molde sin corteza
3 huevos
1 vaso de leche
sal
pimienta negra recién molida
1/2 cucharadita de nuez moscada
cerezas confitadas para adornar
Empezamos lavando la naranja y cortándola en rodajas finas que reservaremos. Echamos el azúcar en un molde rectangular y lo ponemos al fuego para hacer un caramelo. Cuidadito con quemarnos. El caramelo provoca quemaduras muy dolorosas.  Una vez hecho (tarda sólo unos minutos), con las manos bien protegidas con manoplas de cocina, lo distribuimos por el molde. Colocamos en el fondo tres rodajas de naranja.
Lo dejamos enfriar totalmente. Mientras tanto batimos los huevos con la leche y lo sazonamos todo con la sal, la pimienta y la nuez moscada. Una vez completamente frío el caramelo colocamos una loncha de jamón en el fondo, encima ponemos dos rebanadas de pan.
Empapamos bien el pan con la mezcla de huevos y leche. Apretando el pan suavemente con un tenedor conseguiremos que la absorba mejor. Colocamos encima dos lonchas de queso.
Precalentamos el horno a 190 grados. Ponemos otra loncha de jamón, dos rebanadas de pan y volvemos a empaparlas con la mezcla de huevo y leche. Y repetimos una tercera vez, queso, jamón, pan. Como el molde tiene forma trapezoidal necesitaremos media rebanada de pan más para que la superficie quede completamente cubierta.
Colocamos el molde en una fuente de horno honda y lo metemos al horno. Ya dentro del horno, añadimos agua caliente a la fuente para que nuestro pastel se haga al baño María. Y 40 minutos después, ya está. Tendrá un aspecto algo tostado y abombado (por eso debemos dejar un par de cms libres en el molde, para evitar que se derrame).
Lo dejamos reposar unos minutos y lo desmoldamos invirtiendo el molde con cuidado en una fuente rectangular. Lo adornamos con las cerezas confitadas y el resto de rodajas de naranja. Servimos caliente. Et voilá:
Bon appétit!

lunes, 10 de diciembre de 2012

Magdalenas de zanahoria y canela / Cinamon carrot muffins

Hace unos meses compartí con vosotros una receta americana de cake de zanahoria y la de hoy es una variante en forma de magdalena. Ambas son típicas de la repostería americana. Estas magdalenas se hacen con aceite de oliva y son muy sanas. De aspecto son bastante planitas porque llevan poquita levadura pero tienen un sabor y una textura deliciosos. Tardan más en hacerse que las magdalenas tradicionales por la humedad que le añade la zanahoria. Ah, y no se necesita la batidora para hacerlas.
Ingredientes  (20 magdalenas)
200 grms de harina
110 grms de azúcar
1 sobre de levadura royal
2 cucharaditas de canela
1/2 cucharadita de gengibre en polvo (opcional)
1/4 de cucharadita de bicarbonato
1/4 de cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar avainillado
50 grms de azúcar moreno
125 grms de aceite de oliva
2 huevos grandes
180 grms de leche
3 zanahorias peladas y ralladas
50 grms de pasas sultanas
Precalentamos el horno a 190 grados. En un bol grande mezclamos la harina, el azúcar blanco, el azúcar moreno, el azúcar avainillado, la levadura, la canela, el gengibre, el bicarbonato y la sal.
En otro bol, pequeño, ponemos los huevos, el aceite y la leche. Yo puse 3 porque los que tenía, regalados, eran pequeños.
Con la varillas batimos bien y lo añadimos al bol de ingredientes secos. Lo mezclamos todo con ayuda de las varillas o de una cuchara de madera pero sin batir demasiado.
Añadimos ahora las zanahorias ralladas.
Mezclamos con cuidado. Cubrimos la bandeja del horno con papel de aluminio. Colocamos encima los moldes de las madalenas. Los vamos rellenando con ayuda de una cuchara metálica, cuidando de dejar alrededor de un tercio del molde libre. Distribuimos las pasas en los moldes ya llenos.
Y al horno con ellas durante 30 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro de una de ellas salga seco.
Como podéis ver, al hornearlas así y no en moldes de flan o en una de esas bandejas que tienen huecos para mantener la forma, las magdalenas no tienen un aspecto tan uniforme, pero están igualmente buenas.
Bon appétit!

Foodieblogroll