Imprimir

Print Friendly and PDF

jueves, 29 de noviembre de 2012

Albóndigas puercoespín / porcupine meatballs

En casa se solían hacer las albóndigas a la manera tradicional. Es decir, con carne de ternera o mezcla de cerdo y una salsa que llevaba un refrito de cebolla.  Las suelo hacer así o en salsa de tomate. He encontrado en uno de mis muchos libros de cocina éstas que llevan dentro arroz, gengibre y salsa de soja y el resultado ha sido estupendo y distinto. Después, buscando por internet, he descubierto que hay recetas similares típicas de la cocina sureña de Estados Unidos. Siempre se aprende algo nuevo.
Son sencillas de hacer y están riquísimas también al días siguiente.
 Ingredientes (6 personas)
1/2 kg de carne de cerdo picada
1/2 pimiento rojo
1 puerro
1 huevo batido
1 cucharada de salsa de soja
1 cucharadita de gengibre en polvo
1/2 vaso de arroz
4 vasos de agua
1cubito de caldo Knorr o similar
sal
pimienta de cayena
aceite de oliva
Picamos el puerro y el pimiento en trocitos pequeños. Cubrimos de aceite el fondo de una cazuela grande. Freímos el pimiento a fuego medio un par de minutos, añadimos el puerro y seguimos friendo otros tres o cuatro minutos.
Retiramos del fuego la cazuela. En un bol batimos el huevo junto con la salsa de soja, un poquito de pimienta de cayena, el gengibre en polvo y un poquito de sal. La salsa de soja es muy salada así que cuidado con pasarse con la sal. Añadimos la carne picada, el arroz en crudo y los puerros y pimiento fritos con su aceite.  Lo mezclamos todo bien con las manos limpitas.
Hacemos albóndigas pequeñas y las vamos reservando en un plato.
En la misma cazuela echamos un par de cucharadas de aceite de oliva, el agua y el cubito de caldo. Lo llevamos a ebullición.
Vamos echando las albóndigas de una en una. Es posible que tengamos que volver a darle forma a alguna. Las colocamos en una sola capa y volvemos a llevar a ebullición.
Las dejamos hacer al chup-chup, media hora, tapadas. Absorberán la mayor parte del líquido.
Servimos con un poquito de la salsa.
Bon appétit!

lunes, 26 de noviembre de 2012

Pechuga de pollo al limón /Lemon chicken breast

Y empezamos otra semana con una receta sencilla, ideal para un día con prisas. Le da un toque distinto a la pechuga a la plancha y con un poco de pasta es un plato único estupendo. Por supuesto, se puede hacer también con pechuga de pavo.
 Ingredientes (4 personas)
1/2 kg de pechuga de pollo en filetes
2 limones
2 ajos picados
2 vasos de agua
1 cucharadita de maizena
1 cubito de caldo Knorr o similar (opcional)
sal
pimienta negra molida
aceite de oliva
Con el pelapatatas cortamos unas virutas de piel de limón. Cortamos dos rodajas que guardaremos para adornar el plato y exprimimos los limones. Cubrimos generosamente de aceite el fondo de una sartén grande y freímos los filetes de pechuga salpimentados. Los reservamos en un plato.
Retiramos la mayor parte del aceite y en la misma sartén doramos los ajos picados y las virutas de piel de limón.
Disolvemos la cucharadita de maizena en un poco de agua fría y la añadimos a la sartén junto con el resto del agua y el zumo de los limones. Si vamos a usar la pastilla de caldo la echamos ahora. Lo llevamos a ebullición y lo dejamos hervir un par de minutos.
Incorporamos ahora las pechugas y le damos un hervor a todo junto durante tres o cuatro minutos.
Pasamos las pechugas a una fuente. Añadimos a la sartén las dos rodajas de limón que habíamos reservado y reducimos un poco la salsa dejándola hervir a fuego fuerte durante 1 minuto más.
Echamos la salsa sobre las pechugas y adornamos con las rodajas de limón. Con unos simples espaguetis tenemos un plato único riquísimo.
Bon appétit!

sábado, 24 de noviembre de 2012

Bundt cake de nata / Cream bundt cake

Y aquí tenéis mi segundo bundt cake. Voy cogiéndole el tranquillo y he visto que es sumamente importante  untar bien el molde antes de echar la masa. La verdad es que los cakes quedan con una forma preciosa. Además tiene la ventaja de que, al ser grande, el molde permite hacer cakes que tienden a subir bastante. Cierto es que podéis utilizar un molde rectangular, redondo, o cuadrado. El sabor será similar pero la forma queda "pofesional, pofesional" con el bundt cake pan.
Del sabor de este cake no os digo nada, sólo que es para levitar...
Ingredientes
225 grms de harina
1 sobre de levadura Royal
un pellizco de sal
2 bricks de 200 cc de nata líquida
3 huevos grandes a temperatura ambiente
1 cucharadita de azúcar avainillado
225 grms de azúcar
azúcar glas para adornar (opcional)
Empezamos untando el molde con aceite y espolvoreándolo con un poquito de harina.
Precalentamos el horno a 190 grados. En un bol montamos la nata con la batidora. Cuanto más fría esté la nata más fácil será montarla.
Batimos los huevos en un plato y vamos añadiéndoselos a la nata montada sin dejar de batir con la batidora.
Vamos añadiendo poco a poco el azúcar (mezclado con el azúcar avainillado). Seguimos batiendo con la batidora.
Mezclamos la harina con la levadura. Echamos la mitad en el bol y mezclamos todo, con una espátula, haciendo movimientos envolventes.  Rebañamos los laterales del bol porque la harina tiende a quedarse pegada ahí.
 Añadimos la otra mitad de la harina y la volvemos a mezclar con la espátula. Igual que antes, rebañamos bien los laterales del bol. Echamos la mezcla en el molde. Le damos unos golpes en la encimera, haciendo movimientos circulares suaves, para que no nos quede ninguna bolsa de aire.
Y al horno con el cake durante 40 minutos o hasta que un palillo largo insertado salga seco.
Sacamos el cake del horno y lo dejamos reposar 10 minutos. Lo invertimos en un plato y lo dejamos enfriar del todo. Lo espolvoreamos con algo de azúcar glas para adornarlo. Ya sabéis que podéis hacer azúcar glas moliendo azúcar normal en el molinillo de café.
Y ya está, un estupendo desayuno o merienda. Envuelto en papel de aluminio, o en una bolsa, dura varios días.
Bon appétit!

jueves, 22 de noviembre de 2012

Carrilleras en salsa de naranja / Orange pork cheeks

Van bajando las temperaturas y se va acercando el invierno. Esta noche hemos llegado a los tres bajo cero aunque supongo que durante el día llegaremos a los diez sobre cero. Los árboles están ya casi peladitos del todo. Entramos en la temporada de gripes y catarros así que, qué viva la vitamina C. Y vitamina C es lo que lleva esta receta de carrilleras maceradas en zumo de naranja y de limón. Con una patatas fritas o algo de arroz están riquísimas. Ah, y si sobra salsa puede usarse al día siguiente para una pasta.
 Ingredientes (4 personas)
8 carrilleras limpias
2 naranjas
1 limón
1 vasito de vino blanco
2 cebollas
4 ciruelas pasas sin hueso (opcional)
sal
pimienta negra
aceite de oliva
La víspera ponemos a macerar las carrilleras salpimentadas en una marinada hecha con el zumo de las naranjas y del limón, el vino blanco y las cebollas picadas. No es necesario que las cebollas estén picadas finamente. Usad un vino blanco decente. Recordad que cuanto mejor sea el vino, mejor saldrá el guiso.
Al día siguiente, cubrimos de aceite el fondo de la olla rápida. También pueden hacerse en una olla normal o en una cazuela pero variará el tiempo de cocción. Freímos las carrilleras, escurridas, en el aceite y las reservamos en un plato.
Escurrimos la cebolla, reservando el líquido de la marinada. Añadimos la cebolla a la olla y freímos a fuego medio bajo, durante diez minutos, en el aceite en que hemos dorado las carrilleras. Removemos de vez en cuando, rascando el fondo de la olla con una cuchara de madera para desprender los trocitos que se pudieran haber pegado.
Añadimos las carrilleras y la marinada. Rectificamos de sal y llevamos a ebullición.
Tapamos la olla y dejamos hacer 30 minutos con dos rayitas de la válvula fuera. En olla normal las tendríamos por lo menos media hora. En cazuela las haríamos al chup-chup durante, por lo menos tres horas.
Sacamos las carrilleras y pasamos la salsa por la batidora. Servimos acompañadas de patatas fritas, de arroz blanco, de puré de patatas...
Bon appétit!

martes, 20 de noviembre de 2012

Canelones de carne de cocido / Veal cannelloni

A mi padre le encantaban los canelones (y mi sobrino ha heredado su pasión). Por el tiempo que se tarda en rellenarlos, en casa eramos más de lasaña aunque por aquello del engorde se hicieran, tanto la una como los otros, de Pascuas a Ramos. Yo solía hacerlos con la receta tradicional de carne picada que ya compartiré con vosotros. En esta ocasión he utilizado un resto de carne de cocido con unos puerros y zanahoria rallada y no he puesto salsa de tomate. Evidentemente, es una versión más light pero igualmente riquísima. Ay, qué tendrá la pasta...
Ingredientes (4 personas)
200 grms de carne de morcillo cocida
3 zanahorias
2 puerros picados
2 cucharadas soperas de harina
3/4 de litro de leche
sal
nuez moscada
aceite de oliva
75 grms de queso gouda (o similar) rallado
20 canelones
Cubrimos de aceite el fondo de una sartén y freímos a fuego medio el puerro (lavado y picado).
Mientras tanto pelamos y lavamos las zanahorias y las rallamos en la picadora.
Las añadimos a la sartén, lo mezclamos todo bien y lo dejamos hacer junto otros cinco minutos.
Añadimos la carne desmenuzada, un pellizco de sal y medio vaso de agua. 
Lo dejamos hacer todo junto, removiendo de vez en cuando, a fuego medio/alto hasta que se evapore el agua (alrededor de un cuarto de hora). Lo dejamos enfriar.
Mientras tanto preparamos la bechamel con aceite, la harina, la leche, una pizquita de nuez moscada y un pellizquito de sal. Si pincháis aquí podéis ver el paso a paso de cómo se hace.
Añadimos tres cucharadas de la bechamel a la carne y lo mezclamos todo bien. Rectificamos de sal.
Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. La escurrimos y la refrescamos en un colador bajo un chorro de agua fría. Colocamos los canalones sobre un paño limpio para eliminar el resto de agua.
Precalentamos el horno a 200 grados. Cubrimos de bechamel el fondo de una fuente de horno que podamos sacar luego a la mesa.
Rellenamos los canalones con una cucharita y los vamos colocando en la fuente. Echamos encima el resto de la bechamel y espolvoreamos el queso rallado.
Y al horno durante 10 minutos hasta que se ve borbotear a la bechamel, ponemos entonces el grill para que se dore el queso y ya está.
Bon appétit!

viernes, 16 de noviembre de 2012

Arroz con pollo / Rice chicken

Pili, la madre de mi amiga Begoña, nos hacía a veces un arroz con pollo espectacular. Yo lo llamaba "arroz a la Pili". Siempre conseguía que quedara en su punto justo y tenía un sabor sublime. Ya ha llovido de aquello, treinta años, pero sigo recordándolo entrañablemente. En homenaje a Pili, aquí está mi humilde intento.
 Ingredientes (6 personas)
2 muslos y contramuslos partidos en trozos
1/4 de cebolla picada
1 tomate grande
1 lata de pimientos morrones
1 latita de guisantes
2 vasos (de los de agua) de arroz redondo
5 vasos de agua
sal
unas hebras de azafrán o 2 cucharaditas de paellero "Carmencita"
aceite de oliva
Empezamos dorando el pollo en la sartén en la que vayamos a hacer el arroz.
Mientras tanto ponemos el agua a hervir en una cazuela. Le añadimos el azafrán y un buen pellizco de sal. Echamos también el líquido que haya en la lata de pimientos. Según se vaya dorando el pollo lo vamos añadiendo a la cazuela.
En la misma sartén (o paellera) doramos la cebolla durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
Añadimos entonces el tomate cortado en trozos. Lo dejamos hacer, deshaciéndolo con el canto de una cuchara de madera durante 10 minutos.
Añadimos entonces el arroz y lo rehogamos todo bien durante dos o tres minutos. Se trata de que el arroz se empape bien del sofrito.
Echamos ahora el agua y lo mezclamos bien. Rectificamos de sal. Añadimos los guisantes escurridos y volvemos a mezclarlo. Colocamos los trozos de pollos y adornamos con el pimiento morrón cortado en tiras.
Llevamos a ebullición y lo dejamos hacer, sin remover, pero girando la sartén de vez en cuando durante 15 minutos.
Lo retiramos del fuego, lo tapamos con un paño de cocina y lo dejamos reposar durante cinco minutos. Y ya está.
Bon appétit!

Foodieblogroll