Imprimir

Print Friendly and PDF

martes, 10 de julio de 2012

Mermelada de pimiento rojo / Red pepper jam

Hace muchos años, en otra galaxia..., quiero decir, siendo yo estudiante de primero de bachillerato, del que se empezaba a los 10 años, me reunía semanalmente con dos colegas para hacer un trabajo sobre la India que nos habían mandado en clase de geografía. Cada viernes ibamos a una casa, tecleábamos en una máquina de escribir y merendábamos. La mamá de Leonor G. R., actualmente compañera de trabajo (las vueltas que da la vida) nos daba a veces una maravillosa mermelada de pimiento rojo casera. Nunca la había probado ni he vuelto a tomarla tan buena. La receta de hoy, adaptada, es para mi, en cierto modo, como las madalenas de Proust. Se puede usar como una mermelada normal o en tostas con queso de cabra, de camembert, de manchego. Sirve también para acompañamiento de carnes. La mamá de Leonor dejaba los trozos de pimiento enteros pero ahora se suele pasar por la batidora y tiene más aspecto de confitura. Se le puede añadir en el último momento una cucharadita (o más) de pimienta de cayena y un chorreón de vinagre para una variante picante.
Ingredientes 
2 kgs de pimientos rojos
750 grms de azúcar
1 cucharadita de pimienta de cayena y un chorrito de vinagre (opcional)
Elegimos pimientos rojos de los grandotes.
Los lavamos, les quitamos las semillas y las venas blancas y los cortamos en trozos de unos 3 cms.
Los ponemos en una olla honda con el azúcar y mezclamos bien. El fuego ha de estar alto.
Removemos de vez en cuando y a los 20 minutos tendrán este aspecto.
El líquido que véis es el agua que han soltado los pimientos. El azúcar ya estará disuelta. Lo llevamos a ebullición.
Y 40 minutos después estará lista. Oiréis un borboteo distinto, como de líquido más espeso.
Separamos la olla del fuego, dejamos reposar 10 minutos y le pasamos la batidora. Tened cuidado, la mermelada caliente provoca quemaduras muy dolorosas. Podéis probar si os gusta más dejándola sin batir.
Los tarros de cristal en que vayamos a guardarla deben esterilizarse hirviéndolos 10 minutos en abundante agua. Si vais a añadirle cayena, éste es el momento. Yo hice dos tarros de confitura dulce y otros dos, pequeños, de confitura picante.
Se puede servir, por ejemplo, en tostas de queso de cabra.
 Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll