Imprimir

Print Friendly and PDF

lunes, 2 de enero de 2012

Pierna de cerdo asada / Pineapple roast ham

Llevaba tiempo queriendo hacer este plato tan habitual en estas fiestas y por Pascua tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. El resultado es espectacular y riquísimo. Es ideal para reuniones multitudinarias, sencillo de preparar y apto para congelar. Aviso, habrá bofetadas por la piña asada, recomiendo aumentar la cantidad que indico. 
Ingredientes (10 personas)
1 paletilla de cerdo ( 5 kilos)
3 cucharadas de miel
2 cucharadas de mostaza à l'ancienne
3 cucharadas de azúcar moreno
1 vasito de vino dulce
1 naranja
1 piña natural
sal
pimienta
20 clavos
Lo habitual es encargar la pierna de cerdo. Las paletillas suelen pesar alrededor de cinco kilos, las piernas llegan a los ocho. A., responsable de mi carnicería/charcutería/delicatessen, me informó de todo esto. Pronto os incluiré una entrada sobre mi tienda habitual, Azorín.
El tiempo de asado varía en función del peso. Hay que calcular en torno a media hora o tres cuartos por kilo dado que se hace a una temperatura relativamente baja. En la carnicería ya os la darán limpia, apenas con un poquito de grasa que no eliminaremos.
Empezamos preparando una marinada con la miel, la mostaza, el azúcar, el zumo y la ralladura de la naranja que pondremos a hervir en un cazo.
Cuando llega a ebullición se añade el vino dulce. Usé uno riquísimo regalo de mi amiga Nila.
Dejamos hervir un par de minutos para que se evapore el alcohol y dejamos templar. Mientras tanto salpimentamos la pierna de cerdo y la colocamos en una fuente de horno grande que previamente habremos forrado de papel de aluminio.
Precalentamos el horno a 170 grados. Hacemos unos cortes horizontales y verticales no muy profundos para obtener un dibujo de celosía. Pinchamos los clavos en los cuadraditos resultantes. El clavo es una especia muy fuerte y habitualmente se utiliza en cantidades muy pequeñas. Hay que tener en cuenta que ésta es una pieza muy grande. El clavo le da un aroma y un sabor deliciosos. 
Pelamos la piña. La cortamos en rodajas y retiramos la parte central dura. Cortamos las rodajas en trocitos. Con ayuda de una brocha pintamos toda la pieza. Sobrará marinada que iremos utilizando después. Ponemos unos trocitos de piña por encima de la pieza. Reservamos los demás.
Y al horno. Pasada la primera hora se vuelve a pintar con la marinada. La mía tenía este aspecto.
Al cabo de otra hora se vuelve a pintar con el resto de la marinada y se añade el resto de la piña. Pasada una hora más se vuelve a regar con los jugos que haya ido soltando y se cubre con papel de aluminio para que no se tueste en exceso. Media hora más y listo. Se deja reposar unos 15 minutos antes de servir. Se cuela la salsa y se lleva a la mesa en salsera aparte.
Bon appétit!

2 comentarios:

  1. Doy fe de lo delicioso del plato. Lástima no valorarlo tanto debido a la acumulación de fiestas ^^

    ResponderEliminar
  2. Si es que acaba uno maltrecho con tanto banquetazo seguido por decreto. Hala, mucho ánimo que ya sólo nos queda uno más.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll