Imprimir

Print Friendly and PDF

jueves, 16 de junio de 2011

Sopa de pollo y puerro / Spanish Cock-a-leekie soup

La receta de hoy es una adaptación de la tradicional sopa escocesa de nombre Cock-a-leekie. Literalmente, en escocés, se llama sopa de pollo (cock = gallo) y puerros. La suelen tomar, especialmente, durante lo que se denomina Burns' Supper, esto es, una fiesta que se celebra en el mes de enero para conmemorar el nacimiento del poeta Robert  Burns.  Él popularizó, añadiendo y corrigiendo, una canción tradicional que se ha convertido en la que todos cantan, en países de habla inglesa, la noche del 31 de diciembre, al entrar el nuevo año. La canción es "For  auld lang syne" que en español es "Llegado ya el momento de nuestra separación...."
Se trata de una sopa nutritiva, sabrosa y apetecible. Debo decir que guarda muchas similaridades con la vichiyssoise en lo que se refiere a los ingredientes básicos, pero no lleva nata y es menos calórica. En la sopa original las verduras no se trituran.
Ingredientes (6 personas)
2 puerros grandes, pelados, limpios y picados
1 ramita de apio, lavada y cortada en cuatro
1 cebolla mediana, limpia, pelada y picada
1 zanahoria grande, limpia, pelada ycortada en dos
6 muslos de pollo
Agua
sal
pimienta negra molida
Empezamos, como siempre, preparando los ingredientes.
Se pueden utilizar otras partes del pollo, incluso un pollo entero. Acabo de descubir las bolsas de pollo congelado de Mercadona, superbaratas, y el pollo estupendo. Ponemos todo en la olla a presión. Se puede añadir ahora, dependiendo de que estemos a dieta o no, una patata, pequeña, pelada y cortada en cuatro. Se cubre de agua.
Se cuece todo 30 minutos. Se abre la olla, se retira el pollo y la zanahoria. Se trituran las verduras. Se prueba y se rectifica de sal y pimienta. Se trocea el pollo, eliminando los huesos.Se sirve caliente, en plato o en taza, con el pollo, picadito, como tropezón.
Bon appétit!

lunes, 13 de junio de 2011

Tarta de bizcocho y crema de limón/Lemon layered pudding

Recomiendo totalmente la tarta de hoy. Es sencilla de hacer y absolutamente deliciosa. Ah, además no es tan calórica como otros postres. Resulta excelente tomada fría y se puede servir templada. También se le llama tarta sorpresa de limón (Lemon surprise pudding),  postre delicioso (delicious pudding), postre de suflé de limón (lemon souffle pudding), etc., etc. He encontrado referencias en libros de los años cuarenta del siglo pasado, todos ellos británicos. Parece ser que era un postre muy popular para dárselo a niños y a personas delicadas. Pues que viva la santa infancia aunque cronológicamente ya me quede algo lejos.
Yo la adorné con algo de nata montada y unas frambuesas pero, echad a volar la imaginación. Creo que la próxima vez la haré en un molde distinto, una de esas fuentes rectangulares de pyrex y duplicaré las cantidades. Es un postre para repetir.
Ingredientes (6 personas)
50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
125 gramos de azúcar glas
la ralladura y el zumo de 2 limones hermosos
2 huevos
50 grms de harina con levadura
300 ml de leche
Precalentar el horno a 190 grados. Preparar los ingredientes.
Ya he dicho en otras ocasiones que podéis hacer azúcar glas fácilmente en casa usando el molinillo de café (previamente bien limpiado para no mezclar sabores). La harina con levadura se encuentra fácilmente ahora, es el equivalente de la raising flour de muchas recetas inglesas y americanas. Un consejillo sobre el rallador. Si lo limpiamos inmediatamente después de usarlo resulta mucho más sencillo eliminar los trocitos rebeldes.
En un bol batimos la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón durante 3 minutos. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente
Separamos las yemas de las claras. Batimos las claras a punto de nieve
Añadimos las yemas a la mezcla de mantequilla, ralladura y azúcar
Volvemos a usar la batidora para que quede todo bien mezclado
Incorporamos entonces la harina y volvemos a batir
Y le llega el turno a la leche y al zumo de los limones. Se mezcla todo bien
Y es el momento de incorporar las claras a punto de nieve con ayuda de un cucharón.
Se prepara el molde enmantequillándolo. Se echa en él la mezcla y se coloca en una bandeja de horno honda. Se trata de hornearlo al baño maría. En la foto véis a qué altura quedo el agua, que debe estar fría.
Resulta más fácil poner la bandeja vacía en el horno, meter dentro el molde y añadir entonces el agua. Se hornea a 190 grados durante unos 45 minutos. Se cubre el molde con papel de aluminio durante los últimos 10 minutos para evitar que se tueste demasiado la superficie. El resultado es una tarta con una capa de bizcocho de unos 2 cms que cubre una crema de limón deliciosa.
Como este molde era opaco la adorné como véis en la primera foto. La próxima vez que la haga, en ese otro tipo de molde, creo que no será necesario por que se verán las capas de bizcocho y de crema de limón.
Bon appétit!

domingo, 5 de junio de 2011

Bollos de Bath /Bath buns

El blog de Mercado Calabajío es una fuente constante de inspiración y tentación. Su receta de estos bollos ingleses me sedujo totalmente. Son parte de la repostería tradicional inglesa y deben su nombre a la ciudad sinónimo de balneario de lujo en los siglos XVIII y XIX. Según la Wikipedia, parece que fueron una invención de un médico del área, el Doctor Oliver,  para los pacientes que iban a tomar las aguas. Nada hay nuevo bajo el sol, pronto se dio cuenta de que no eran recomendables, por su alto contenido calórico, para aquéllos que tenían problemas de reúma e inventó una receta más light de galletitas. A veces se confunden con los bollos de Sally Lunn. Se diferencian, entre otras cosas, en que los bollos de Bath pueden llevar pasas mientras que los de Sally Lunn llevan sólo masa, a veces aromatizada con limón. La leyenda dice que los inventó una emigrante francesa hugonota que se asentó en la ciudad allá por el siglo XVII pero no hay una base histórica que lo demuestre. También se dice que su nombre puede ser una corrupción del francés "soleil et lune", en referencia a su forma y color. Pero también puede ser simplemente un ejemplo del argot rimado (rhyming slang) que tanto gusta a los ingleses (Sally Lunn rima con bun, "bollo" en inglés.). Se pueden comer simplemente mojados en el café o abriéndolos y untándolos con mantequilla y mermelada (dignos de Homer Simpson, "bollos, aaaaahhhhhh...."). En fin, a la receta.
Ingredientes ( 6 bollos grandes)
70 grms de harina de fuerza
70 ml de agua tibia
3 grms de levadura fresca
200 grms de harina de fuerza
5 grms de levadura fresca
70 grms de mantequilla a temperatura ambiente
30 grms de azúcar
75 ml de leche tibia
1 huevo a temperatura ambiente
1 pellizco de sal
50 ml de leche
35 grms de azúcar
Debo decir que la masa de estos bollos es de las de amasar y dejar subir varias veces. O sea que hay que empezar a hacerlos tempranito. En sí, el tiempo que lleva mezclar y amasar los ingredientes y hornearlos es corto pero los periodos de leva (de espera para que suba la masa) sí son largos. El resultado merece la pena y además, guardados en una bolsa o en un recipiente hermético, duran varios días, y también se pueden congelar.
Se empieza, como siempre, reuniendo los ingredientes.
Necesitamos levadura fresca. Se encuentra en Mercadona, o en tahonas. Preparamos primero lo que se denomina leva o fermento. es decir una masa pequeñita que dejaremos fermentar para que luego se encargue de actuar sobre el resto ingredientes. Disolvemos los 3 gramos de levadura en los 70 ml de agua tibia, añadimos la harina y hacemos una bola.
La ponemos en un bol, lo tapamos con un paño y lo guardamos en un sitio cálido, al abrigo de las corrientes. Yo la puse en un armario en la cocina por el que pasan los tubos de la caldera. La dejé allí 3 horas y esto fue lo que encontré al destapar el bol.
Y aquí viene la razón por la que decía al principio de los autores de Mercado Calabajío son una tentación: usan a veces. y usaron para esta receta. una Kitchen Aid, o sea una batidora/amasadora que todos habréis visto  desde siempre en películas americanas. Hacía años que tenía unas ganas tremendas de comprármela y por fin pequé:
Estoy feliz, feliz, feliz con ella. Ya no va a haber masa que se me resista. Estoy deseando probarla para la masa de hornazo. En lugar de acabar con los brazos tetanizados de amasar, hala, se pone en mi Kitchen Aid y a otra cosa, mariposa.
En fin, que mezclé el fermento con  5 grms de levadura disueltos en 75 grms de leche tibia, 200grms de harina, 30 grms de azúcar, un pellizco de sal, 75 grms de mantequilla y un huevo, e hice una bola. Lo puse en mi aparatito y dejé que lo amasara durante 15 minutos. Si se hace a mano, se trata de amasar en una superficie enharinada durante media hora. Ojito, no añadirle más harina, sólo la necesaria para que no se pegue a la mesa.
Puse la bola resultante en un bol
Lo tapé con un paño y la dejé subir en mi armario levador durante una hora
La volqué en la encimera enharinada, la aplasté un poco, la doblé sobre sí misma
y otra vez al bol y a dejarla reposar tapada en el armario durante otra hora
Preparé la bandeja de horno cubriéndola con papel de aluminio que enmantequillé. Volqué la masa sobre la encimera enharinada y la dividí en seis bolas
Hay que tener cuidado con el tamaño y la forma. A mí me quedaron 3 más grandes y 3 más chicos. Otra vez a tapar y a meter en el armario durante otra hora.
Se precalienta el horno a 180 grados. Antes de sacar los bollos del armario, se mezclan 50 ml de leche con 35 grms de azúcar. Utilizaremos esto para pintarlos con ayuda de una brocha. Ojito, hay que hacerlo suavemente para no deformarlos.
Y al horno con ellos durante 20 minutos
El resultado es maravilloso. Cuando los sacamos del horno, los volvemos a glasear y espolvoreamos azúcar por encima. Se dejan enfriar y a comerrrr.
Bon appétit!

Foodieblogroll