Imprimir

Print Friendly and PDF

martes, 31 de mayo de 2011

Cake de te y pasas (Bara brith)/Tea raisin cake (bara brith)

La de cosas que aprende una cocinando. El cake de hoy es de origen galés, lo llaman bara brith, literalmente pan moteado. Para mí resulta novedoso porque las pasas se infusionan previamente en té durante varias horas y el aroma que esto le da al cake es totalmente exótico y diferente. Parece ser que emigrantes galeses lo llevaron a la Patagonia argentina. Allí lo llaman torta negra argentina. La cocina argentina debe ser una maravilla, tendré que pedirle a Georgina que me cuente más cosas. Si os acordáis, el vitello tonato italiano es la comida de navidad por excelencia allí. Vamos que este país es otro crisol de culturas culinarias.
Ingredientes
250 grms de pasas sultanas
100 grms de azúcar moreno
225 ml de té
un pellizco de sal
1/2 cucharadita de nuez moscada molida
1/2 cucharadita de canela molida
1 huevo batido
250 grms de harina
1 sobre de levadura royal
Como siempre, procedemos a preparar los ingredientes.
En este caso, las frutas deben macerarse en el té durante por los menos seis horas. Si se ponen a macerar la víspera incluso mejor. Debe ser un té cargadito. Yo usé Earl Grey de Twinings pero vale cualquier otro tipo. Puse 3 cucharaditas en un vaso con agua hirviendo y lo tapé con un plato. A los 10 minutos lo colé en un bol. Añadí el azúcar moreno, lo removí bien para que se disolviera e incorporé la fruta. Lo tapé y lo dejé macerar, removiendo de vez en cuando para que se empaparan bien todas las pasas.
Precalenté el horno a 160 grados. Por cierto, tengo horno nuevo y estoy encantada. Luego os pongo una foto. La verdad es que mi pobre horno anterior había llevado una vida intensa y le había llegado el momento de reposar.
Se le añade al bol con la fruta, la nuez moscada, la canela y el huevo batido.Se mezcla todo bien. Se le añade entonces la harina (a la que se habrá incorporado la levadura royal). Con una cuchara se va removiendo hasta que nos queda una masa homogénea.
Como en otras ocasiones, enmantequillamos un molde rectangular y lo forramos de papel de horno (o de papel de aluminio).
Lo rellenamos con la masa, distribuyéndola uniformemente con ayuda de una espátula.
Y al horno con el cake durante 1 hora o hasta que si le clavamos un cuchillo la hoja sale seca.
Lo sacamos del horno, lo desmoldamos dándole la vuelta y lo dejamos enfriar. Envuelto en papel de aluminio dura varios días. Es estupendo para desayunos y meriendas, con mantequilla, con queso philadelphia... ¡Mmmmm...!
Bon appétit!

viernes, 20 de mayo de 2011

Ternera guisada a la cerveza /Guinness beef mushroom casserole

Me encanta usar cerveza para guisar tanto ternera como pollo, le da un gustillo muy especial. Y eso utilizando una cerveza normal y corriente. Si se usa cerveza Guinness el resultado puede ser sublime como ya hemos visto en otras ocasiones (Cordero guisado en hojaldre). La cerveza Guinness se encuentra con facilidad en grandes superficies, hasta en Mercadona o Eroski.
La receta de hoy lleva también champis, zanahoria y cebolla. Puede ser un plato único estupendo sólo con servirla con arroz blanco, o puré de patatas, o couscous, o patatas fritas en cuadraditos.
Ingredientes (4 personas)
1kg de ternera para guisar
1 cebolla grande
3 zanahorias
400 grms de champiñones
1 bote de cerveza Guiness
50 grms de harina
sal
pimienta
aceite de oliva.
Es más cómodo pedir al carnicero que nos corte la carne en cubitos de 2 cms x 2 cms, aunque también podemos hacerlo nosotros mismos. Se enharina la carne. Para ello ponemos la carne en un bol, echamos la harina, sal y pimienta negra molida al gusto por encima encima y lo removemos todo con la mano. Otra opción es meter la carne en una bolsa de plástico limpia, añadir la harina con la sal y la pimienta y agitarlo todo. Se trata de que la carne quede bien cubierta.
A continuación se dora, por tandas en una sartén antiadherente, con como  1 cm de aceite de oliva.
Se les va dando la vuelta a los trozos para que queden uniformemente dorados. Se van sacando y reservando en un plato. Se trata de aprovechar todos los juguillos que suelta la carne.
Mientras la carne se va friendo se preparan las verduras. Se pela y pica la cebolla menudita. Se pelan y lavan las zanahorias y se cortan en cuadraditos. Se lavan bien los champiñones.
En el aceite de freír la carne se pocha la cebolla durante 10 minutos a fuego medio bajo, se añade entonces la zanahoria y se continua haciendo todo junto otros cinco minutos.

Y es el turno de los champiñones. Se echan enteros y se deja hacer todo junto, removiendo de vez en cuando, otros cinco o diez minutos (dependiendo del tamaño de los champiñones).
Se precalienta el horno a 180 grados. Vamos a necesitar una fuente honda de horno con tapadera. Yo usé mi maravillosa cocotte alemana, regalo de M. & F. Es estupenda. Las carnes se hacen en su propio jugo y apenas se evapora nada. Se puede utilizar también la típica fuente pyrex redonda con tapadera. O incluso una fuente honda bien cubierta con un par de hojas de papel de aluminio.
Se pone primero la verdura en el fondo.
Se distribuye la carne por encima.
Y llega el momento del ingrediente especial: la cerveza
Se vende en botes grandes, de 440 ml, de modo que uno es sufiente para cubrir la carne.
Se tapa la fuente y al horno precalentado con ella.
Se deja hacer dos horas. Et voilá, a disfrutar:
Bon appétit!

jueves, 19 de mayo de 2011

Restaurante Izurpi/ Eating at Izurpi's

No siempre soy yo la que cocino, jejejeje. No puedo evitar contaros las maravillas que disfrutamos en una reunión familiar hace unos días. Fuimos al Restaurante Izurpi, en Cabrerizos, a 4 kms de Salamanca. Os lo recomiendo totalmente. Tienen una cocina estupenda, un local agradabilísimo, un personal sumamente profesional y un cocinero, Elisardo, que es un primor. Fue un festival de colores y sabores.
El entrante de la casa es un chupito de salmorejo con "caramelos" de farinato. Delicioso.

A continuación nos dieron este ajo blanco con canónigos y lechuga de roble presentado de esta manera tan original. Un contraste de texturas y sabores excelente.



 Después estos papardelle con setas, jamón y parmesano.
Ya he intentado repetir la receta con menos éxito que la original. Tengo que intentar unos ajustes y ya os daré la versión moritapititona. No alcanzaré la perfección de Elisardo pero os garantizo que estará riquísima.
El último entrante fue una tortita de manitas de cerdo sobre verduras a la parrilla que me encantó. Tengo que intentar hacerla en casa también.
Luego vinieron los dos platos "fuertes". Primero una merluza a la plancha sobre arroz negré. Si el pescado era fresquísimo y justo en su punto, debo decir que el arroz negré es de los mejores que he probado nunca.
Y después solomillo de ternera sobre patatas panadera. Maravilloso, y eso que yo soy poco carnivora. Pedí que el mío estuviera muy pasado pero los demás lo tomaron en su punto y levitaron.
Y finalmente los postres, a elegir. Todos ellos, totalmente caseros, fueron un placer para la vista y los sentidos. El que veis era un tocinillo de cielo con helado de vainilla.

Éste era bizcocho de chocolate caliente y helado de chocolate blanco
Y éste, milhojas de almendra, nata y helado de toffee.
En fin, acabamos con sonrisas amplias, miradas perdidas y la intención de volver en otra ocasión. Os lo recomiendo totalmente. Ah, y la relación calidad precio, inmejorable.

Chipirones Rellenos /Stuffed baby squid

Por la tardanza en añadir posts al blog ya os imaginais que estoy en la vorágine de fin de curso. Vivo sin vivir en mí pero sigo adelante, a matacaballo, ciertamente.
Esta es otra receta de Cefe. Los chipirones rellenos son una tapa habitual en nuestros bares. Admiten infinidad de rellenos. En esta ocasión Cefe y yo, cocinando al alimón, decidimos usar bonito, cebolla y huevos duros. También están estupendos con cebolla, jamón y bacon, o con pescado blanco.

Ingredientes (6 personas)
1 kg de chipirones
1/2 cebolla picada
2 dientes de ajo picados
2 latas de bonito en aceite
3 huevos duros
2 huevos
1 plato de harina
sal
pimienta negra molida
aceite de oliva
palillos
En las pescaderías encontrareis chipirones pequeños, medianos y grandes. Yo usé los pequeños que resultan más pesados de rellenar pero quedan más aparentes. Los medianos también servirían pero son mucho más grandes que los que se dan como tapa.
Como sabéis la parte más engorrosa de cualquier receta de chipirones es su limpieza previa. Vaaale, los podéis encontrar ya limpios pero eso querrá decir que son congelados, aunque no lo parezca. En fin, vosotros mismos.
En la receta de Chipirones al ajillo ya indiqué cómo se debía hacer, sobre todo con mucha paciencia.  Para esta elaboración hay que guardar las patitas de los chipirones. En esta ocasión, y como recomiendo siempre, lo mejor es preparar primero todos los ingredientes
En una sartén grande se pochan la cebolla y el ajo en un poco de aceite, a fuego medio bajo, durante 10 minutos, o hasta que la cebolla esté transparente. Se añaden entonces las patitas de los chipirones (cortadas en trocitos pequeños). Se mezclan bien con la cebolla y se dejan hacer otros cinco o diez minutos. Se incorporan entonces el bonito escurrido y los huevos duros picados. Se prueba y se salpimenta al gusto.
Opcionalmente se puede añadir una cucharada de salsa de tomate. Se mezcla todo bien y se deja enfriar. Cuando esto está frío se procede a otra parte engorrosa: rellenar los chipirones. Para ello utilizaremos una cucharita de café. Utilizaremos un palillo para cerrarlos y asegurarnos de que no se nos escape el relleno al freírlos.
A continuación los iremos pasando por harina
Y, después por huevo batido
Y los freiremos en abundante aceite caliente. Se irán haciendo por tandas, dándoles la vuelta cuando ya estén fritos por un lado.
Según los vayamos friendo los colocaremos sobre papel de manos para que escurran el aceite sobrante.
Y ya está. Yo los serví simplemente con unas rodajitas de limón.
Bon appétit!

domingo, 8 de mayo de 2011

Solomillo de ternera asado / Roast beef sirloin

Y éste fue el plato principal de la cenona con Magda y Marta. Como siempre debo agradecer a A. el que me haya proporcionado una pieza tan excelente. En otra entrada os hablaré de A, y de A., y de A. y de B., vamos de la estupenda tienda en que adquiero todos mis productos cárnicos. Soy afortunada por tener a estos maravillosos profesionales cerca. El solomillo, hasta ahora, sólo lo había tomado a la plancha. Os lo recomiendo asado, es una delicia. Sí, sí, ya sé que es caro, pero de vez en cuando bien puede darse uno un homenaje. Supongo que este plato también se puede preparar con otros cortes de ternera para asar, con lomo de ternera, con jamón de cerdo, etc.. Lo serví acompañado de patatas asadas y de coles de Bruselas y zanahorias baby rehogadas en mantequilla.
Ingredientes (8 personas)
1 kg y medio de solomillo de ternera
Aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta
4 ramas de tomillo fresco picado (o dos cucharadas de tomillo seco)
4 ajos picados
Horno a 180 grados.
Se salpimenta el solomillo y se coloca en una fuente honda. Se riega con aceite (unas 4 ó 5 cucharadas) y, con las manos se embadurna bien toda la pieza, untándolo también con el tomillo picado y los ajos.
Se cubre con papel de aluminio y se deja macerar 3 ó 4 horas en la nevera. Cuanto más tiempo esté macerando más cogerá el aroma de las especias. Pasado este tiempo se pasa a una fuente de horno. Si se va a acompañar de patatas asadas éste es el momento de añadírlas a la fuente.
Se cubre herméticamente con papel de aluminio para que se haga en su propio jugo y al horno durante hora y media.
Pasado este tiempo se saca y se le da la vuelta a la pieza.
Se vuelve a tapar y se tiene en el horno durante otra hora. Después se quita el papel de aluminio y se deja hacer otra media hora más. A mí la carne me gusta hecha de modo que si se prefiere más al punto, con reducir en una hora el tiempo de cocción basta.
Se saca del horno.

Se deja reposar 10 minutos y se corta en lonchas de un cm o cm y medio. Se cuela la salsa que se pone en un cuenco aparte y se sirve con las patatas asadas. Para decirlo en francés: "Delicieux!"
Bon appétit!

Pimientos del piquillo rellenos de bacalao y gambas /Cod and prawn stuffed peppers

Y éste fue el entrante de la cenona con Marta y Magda: unos estupendos pimientos del piquillo rellenos de bacalo y gambas. La verdad es que quedaron riquísimos y la salsita de Philadelphia estaba para mojar pan.
Ingredientes (8 personas)
1 tarro de cristal de 1/2 kilo de pimientos del piquillo
2 lomos de bacalao fresco
1/2 kg de gambas peladas crudas
3 puerros
aceite de oliva
sal
pimienta
1/2 tarrina de queso Philadelphia
1 chorrito de leche
1 chorrito de nata
Se lava y se pica pequeñito el puerro. Se fríe en un poquito de aceite de oliva durante 10 minutos a fuego medio. Se trata de que se poche y se ablande. Mientras tanto se prepara el resto de ingredientes del relleno.

Se parte el bacalao en trozos pequeños, comprobando que no queden espinas. Si se usan gambas congeladas, se deberán descongelar previamente y se escurrirán bien en un colador. Cuando el puerro esté pochadito se añade el bacalao en trozos. Se va friendo a fuego medio durante 10 minutos, removiendo con una cuchara. Se trata de que se vaya haciendo y desmigando.
A continuación se añaden las gambas y se repite el proceso durante otros 10 minutos, o hasta que las gambas estén blancas. Se salpimenta.
A continuación se pone todo a escurrir en un colador sobre un bol. Se trata de que el relleno quede seco y poder aprovechar todos los juguillos que se hayan producido durante su elaboración.
Con este caldito se procede a preparar la salsa que acompañará a los pimientos. Se pone en una sartén a fuego medio, cuando esté caliente se añade el queso, la leche y el líquido del tarro de pimientos. Moviendo con las varillas se lleva a ebullición hasta que el queso se haya derretido. Entonces se añade el chorrito de leche y el chorrito de nata y se lleva a ebullición removiendo con una cuchara de madera.. El tamaño de los chorritos dependerá de la cantidad de salsa que haya resultado de la mezcla de caldito, juguito y queso. Necesitamos que los pimientos luego queden semicubiertos. Se aparta y se reserva.
Se precalienta el horno a 200 grados. A continuación se añade a la mezcla de bacalao, gambas y puerro un par de cucharadas de la salsa. Se rellenan los pimientos con una cucharita. Se cubre el fondo de la fuente de horno donde los vayamos a servir luego con una capa fina de salsa. Se van disponiendo los pimientos rellenos encima. Se recubre con el resto de la salsa. Y al horno con la fuente durante 20 minutos.
Bon appétit!

Foodieblogroll