Imprimir

Print Friendly and PDF

miércoles, 31 de agosto de 2011

Patatas escabechadas de la abuela de Bea/ Bea's Granny's marinated potatoes

Nunca deja de asombrarme el desconocimiento que tengo de platos tradicionales de zonas muy próximas a la mía. En esta ocasión se trata de un plato extremeño que suele tomarse en cuaresma pero que resulta excelente también en verano: las patatas escabechadas. La receta procede de la abuela de Bea que actualmente vive en Béjar pero que tiene mucho contacto con Extremadura. Son una especie de patatas a la importancia pero con un aliño que contiene vinagre y se comen frías.
Ingredientes (8 personas)
1 kgm de patatas (cuanto más pequeñas mejor)
2 huevos
harina
1 cebolla picadita
2 ajos
un manojo de perejil
3 hojas de laurel
sal
aceite de oliva
1 tacita de vinagre
agua
Lavamos las patatas y las cocemos en abundante agua hirviendo salada durante media hora o hasta que estén hechas.
Las dejamos enfriar un poco y las pelamos.
Batimos los huevos y en otro plato ponemos harina. Ahora viene la parte divertida. Cuanto más pequeñas sean las patatas mejor. Si son algo más grandes las partimos en 3 ó 4 rodajas según el tamaño. Necesitaremos un trapo de cocina limpio. Cogemos la patata y la cubrimos con el paño, sujetando por abajo.
Con la otra mano, le damos varios golpecitos para aplastarla.
Las vamos pasando por harina y rebozando en huevo.
Las freímos en abundante aceite caliente por tandas y las reservamos.
Ya en esta fase están riquísimas. Retiramos casi todo el aceite de la sartén y freímos la cebolla picada, a fuego medio, durante 10 minutos, moviendo de vez en cuando. Mientras tanto, hacemos un majado con los ajos, el perejil, algo de sal y el azafrán. Añadimos a la sartén cuando la cebolla esté hecha, junto con el laurel, el vinagre y tres vasos de agua. Llevamos a ebullición y dejamos hervir durante 10 minutos. La abuela de Bea sugiere que si ha sobrado algo del huevo de rebozar las patatas se incorpore también a esta salsa mientras hierve. Ponemos las patatas en una fuente plana y honda. Echamos la salsa por encima. Es importante que las patatas queden bien cubiertas. Dejamos enfriar y metemos en la nevera por lo menos dos horas o desde la víspera. Las patatas se "chuparan" la mayor parte de la salsa.
Creo que quedarían estupendas también sin añadir vinagre a la salsa y comidas en caliente.
Bon appétit!

2 comentarios:

  1. Riquísimas como acompañamiento! En tu casa las tomamos frías, aunque por la noche calentamos las que nos trajimos y también estaban buenísimas ;)

    ResponderEliminar
  2. Encantada de que os gustaran. La verdad es que han sido un buen descubrimiento.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll