Imprimir

Print Friendly and PDF

sábado, 6 de agosto de 2011

Pastel de rape y gambas/ Monk fish and prawn pie

Hace unas semanas, en plena vorágine de fin de curso, decidí mimarme y me merqué un libro de cocina muy tentador, con unas fotografías divinas, y basado en las recetas de un blog maravilloso, webos fritos. Os lo recomiendo totalmente. Y no, ni me pagan por hacer publicidad ni son conocidos míos. Simplemente me gusta compartir con vosotros lo bueno que voy encontrando.
Se trata de un pastel con un relleno, contundente pero delicioso, de gambas, rape y nata. He adaptado la receta a los ingredientes que yo tenía y he elaborado mi propia masa quebrada. Ellos indicaban que también se podía hacer con masa quebrada congelada, que ahora se encuentra fácilmente, o con masa de hojaldre congelada.
Ingredientes
Masa quebrada
250 grms de harina
una cucharadita de sal
150 grms de mantequilla fría
6 cucharadas de agua fría
Relleno
250 grms de rape
200 grms de gambas peladas
1 cebolla
3 dientes de ajo
200 grms de nata líquida
1 cucharada de maizena
sal
pimienta negra
aceite de oliva
1 huevo batido para pintar el pastel
La masa quebrada se prepara como ya hemos visto en otras ocasiones (por ejemplo en tarta de fresas). Es decir, mezclamos la harina y la sal. Añadimos la mantequilla cortada en cuadraditos y, sea en el robot de cocina o con dos cuchillos, conseguimos que la mezcla de harina y mantequilla tenga un aspecto arenoso. A continuación vamos añadiendo el agua, muy fría a cucharadas, hasta obtener una bola que no se nos pegue a las manos. La metemos en la nevera y la dejamos enfriar durante media hora.
Mientras tanto, pelamos y picamos la cebolla y los ajos. Cortamos el rape en tacos. Yo compré rape congelado y salió muy bueno. Por supuesto, debemos eliminar la espina. Usé gambas peladas congeladas que había descongelado y escurrido bien previamente.
Freímos la cebolla y el ajo picado en un poquito de aceite, a fuego medio, hasta que la cebolla esté transparente. Añadimos el rape y las gambas y lo dejamos hacer todo junto, a fuego medio, removiendo de vez en cuando durante 3 minutos.
Escurrimos en un colador. Volvemos a poner en la sartén y añadimos la nata, sal y pimienta negra molida. Le añadimos la maizena previamente diluida en un poquitín de agua fría, mezclamos bien y llevamos a ebullición. Lo dejamos hacer, moviendo de vez en cuando, durante otros tres minutos. El conjunto se espesara un poco.
Dejamos enfriar el relleno totalmente. Esto es importante.Tanto si utilizamos masa quebrada casera como si se trata de masa quebrada congelada, es necesario que el relleno esté totalmente frío.
Precalentamos el horno a 200 grados. Forramos un molde redondo con papel de aluminio. Lo pintamos un poco de aceite. Sacamos la masa quebrada de la nevera. Dividimos la bola en dos. En una superficie enharinada, con ayuda de un rodillo, estiramos una de las dos mitades. Forramos con ella la base del molde, debe quedar como 1 cm de masa colgando. Incorporamos el relleno que, insisto, debe estar frío. Repetimos la operación anterior con la otra bola de masa. La estiramos y cubrimos con ella el el relleno. Doblamos hacia dentro la parte de abajo del pastel, que habíamos dejado colgando y lo sellamos haciendo unas ondas. Podéis ver esta técnica en la receta del hornazo de Salamanca. Pintamos con el huevo batido.
Y al horno con el pastel durante 40 minutos o hasta que la superficie esté dorada.
Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y trataré de darte una respuesta pronto.
He activado la moderación de comentarios para evitar que personas con poco que hacer traten de remediar su aburrimiento descargando aquí su mal humor.
Disculpad las molestias.

Foodieblogroll